La batasunización de Pedro Sánchez

Si para algo está sirviendo el periodo de reflexión de Sánchez es para visualizar cuánta gente en la izquierda odia la democracia. Al parecer, hay muchas más personas en la izquierda de las que pensábamos que no entienden que lo normal en una democracia es que se pueda criticar al gobierno, y que lo anormal es que la mujer del presidente del gobierno se dedique a ser una captadora de fondos del gobierno para terceros. Si esto es legal o no lo dirán los tribunales, pero desde luego no es ético ni estético. Como poco, aparte de feo, es una práctica muy peligrosa con la que habría que acabar de inmediato.

En las últimas horas estamos asistiendo a una avalancha declarativa que en su parte menos relevante es de adhesión y devoción al líder supremo, pero que en la parte más trascendente es un mero volcado de odio a todo el que se encuentra fuera del sanchismo y una apología sin complejos del totalitarismo. Ya hasta en las tertulias de TVE se habla sin tapujos de represaliar a jueces, periodistas y políticos que osen cuestionar todo lo que tenga a bien hacer el sanchismo.

Nos encontramos por tanto con que el período de reflexión de Sánchez evidencia que hay mucha más gente de la que pensamos deseando una dictadura. Pero no la ultraderecha tramontana real o imaginaria, sino la izquierda concreta, la España sanchista, la izquierda que manda. Toda esta oleada de llamadas a favor de instaurar una especie de dictadura izquierdista, ¿es lo que Sánchez pretendía con su amenaza de dimisión y su victimismo? ¿Era su plan utilizar esa oleada para asestar el último golpe de gracia al estado de derecho e implantar un régimen autoritario?

De algún modo a lo que asistimos es a la batasunizacion del PSOE. El PSOE está imitando la forma de ver el mundo y el discurso de Batasuna. Todo el que no piensa como nosotros es un fascista. O estas con nuestro bloque, a este lado del muro, o eres un fascista. Todo lo que suena a esta lado del muro es verdad, todo lo que se dice al otro lado del muro es un bulo y hay que perseguirlo. El próximo paso es que como eres un fascista hay que perseguirte. El PSOE está ahora mismo entre un paso y otro.

Curiosa manera de defender la democracia es acallar a todo el que ose criticar al poder, blindar al gobierno dotándole de impunidad ante la justicia, colonizar el poder judicial, criminalizar a la oposición y señalar a los medios que no practiquen el seguidismo y la sumisión. Claro que ya no se sabe cuánta gente queda en este gobierno o entre sus socios que piense que Cuba o Venezuela son dictaduras. Alguien que no piensa que Cuba o Venezuela son dictaduras, es alguien que puede intentar implantar en España el modelo cubano o venezolano y llamarlo democracia. No son pocos los que consideraban exageradas las advertencias sobre un gobierno dependiente de Bildu y basado en partidos afines al chavismo, pero lo que estamos viendo estas horas en la izquierda, demandando limitaciones totalitarias a la justicia, la oposición y los medios, es puro chavismo. No son Bildu o Podemos los que se están moderando al mezclarse con el PSOE, es el PSOE el que se está radicalizando al mezclarse con Bildu o Podemos. Asistimos a un peligro real de involución de la libertad en España.

Obviamente para Pedro Sánchez tiene que ser duro andar amnistiando a todos sus socios para mantenerse en el poder y encontrarse ahora con que todos sus socios gozan de impunidad menos él y su mujer. Volviendo al principio habrá que insistir en lo obvio y en que poder criticar al gobierno o que la justicia pueda pedir explicaciones a la mujer del presidente no es lo malo de la democracia, sino lo bueno, de hecho lo característico de la democracia. Es en una dictadura donde nadie puede tocar al presidente. Es en un régimen totalitario en el que el gobierno está absolutamente blindado y la oposición absolutamente desprotegida. Si cuando estás en el gobierno no puedes soportar que se te critique o se cuestionen tus actos, no te llames a ti mismo demócrata. ¿Con qué va a volver el lunes Pedro Sánchez? ¿Con una carta de dimisión o con un programa de medidas represivas para perseguir a la oposición como le demandan sus seguidores?

El proceso de radicalización de la izquierda española, o acaso de regreso a sus orígenes, nos ha llevado a bromear alguna vez en el pasado con la idea de que, al final, todo lo que no fuera ETA iba a ser fascismo. El hecho es que ahora mismo la ETA forma parte del sanchismo y el sanchismo ha levantado un muro fuera del cual pretende que sólo hay fascismo. O sea, que en realidad ya casi estamos en ese punto en que todo lo que no es ETA es fascismo. Como quien no quiere la cosa, el PSOE está dividiendo a la sociedad española entre sanchistas y antidemócratas. La experiencia de las últimas décadas nos dice que llamar a alguien fascista es el paso previo a agredirle. Estamos en ese punto. El PSOE nos ha vuelto a llevar a ese punto.

X

 

 

Compartir este artículo

Un comentario

  1. Las directrices del gobierno “sanchista” siguen las pautas populistas: 1) Victimismo: la culpa es de los demás (la derecha, la extrema derecha, los medios de comunicación no afines). 2) Utilización de la semántica para engañar a los ciudadanos, al estilo de “Rebelión de la granja”. 3) Obsesión igualitaria, pero generando desigualdades para hacer continuar su poder. 4) Pretensión democrática para cargarse el sistema judicial, la libertad de expresión y la crítica de los opositores.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Navarra Confidencial no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores. Cada usuario es único responsable de sus comentarios
  • Los comentarios serán bienvenidos mientras no atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos o calumniadores ,infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros , empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan contenidos de mal gusto.
  • Se procurará evitar en lo posible los comentarios no acordes a la temática publicada
  • Navarra Confidencial se reserva el derecho de eliminarlos

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Navarra Confidencial
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@navarraconfidencial.com.

NOTICIAS MÁS leídas

OPINIÓN

MULTIMEDIA

ANUNCIOS

HAZTE DEL CLUB AMIGOS DE NAVARRA CONFIDENCIAL

Con tu contribución, apostarás por un proyecto de análisis e información que defiende las causas justas, en pro del BIEN, la BELLEZA, la VERDAD y la LIBERTAD

Suscríbete a nuestro boletín