La enfermedad del poder y el síndrome de Hubris

A raíz de los últimos acontecimientos políticos, muchos españoles se preguntan si los políticos de altas responsabilidades deberían pasar un test neurológico para averiguar si sufren o padecen de alguno de esos síndromes con extraños nombres a los que nos tienen acostumbrados los expertos. Llevábamos tiempo preguntándonos cuál podría encajar en la fantástica personalidad de nuestro amado líder. Hemos buceado en internet hasta dar con la revista Kranion, especializada en Neurología y Neurohumanidades y fundada en 2001. El editorial de junio de 2022 nos ha parecido revelador, y  aunque fue escrito hace dos años, nos ha parecido de la mayor actualidad.  Quizá hemos dado con la respuesta que tantos españoles llevan seis años haciéndose. No, no es el síndrome de la Moncloa, sino el Síndrome de Hubris. Lean hasta el final.

La enfermedad del poder *

La soberbia es el principal pecado capital, a la cabeza con diferencia del resto. Del latín, superbia, deriva de super,  estar por encima. Es pecado (en el sentido moral, ético, psicológico, fuera de toda connotación religiosa) al ser una acción humana libre que causa daño por motivaciones egocéntricas y que conlleva responsabilidad. Aplicado a uno, es  un amor desordenado de sí mismo, de la propia excelencia y de las propias decisiones. Es un pecado intencional e  interpersonal y relacional: necesita de la otredad. No hay soberbia sin testigos, a quienes desprecia. La soberbia puede  tener conciencia de culpa, pero no tiene sentimiento de vergüenza o arrepentimiento, pues es afectivamente anempática. Tampoco tiene conciencia de ser soberbia, pues es anosognósica. Además, es ubicua, y al igual que la necedad,  es amnésica.

La soberbia no debe confundirse con la altanería, la jactancia, la petulancia ni la vanidad, aunque puede servirse  de ellas. Tampoco con el orgullo, la ambición ni la pertinacia, a su manera virtudes. Por el contrario, puede esconderse tras la modestia impostada y la adulación, sus caras más ladinas, cobardes y perversas, habituales disfraces de la  traición.

Carlo María Cipolla, en su ensayo sobre la estupidez Allegro ma non tropo, simplifica la condición humana con  humor y genialidad. Usa para ello un plano cartesiano de dos dimensiones. Una acción determinada puede situarse  en el eje horizontal según sea el grado de beneficio o perjuicio que tiene para quien la ejecuta y, en el eje vertical, para  el otro, los demás, la sociedad. Surgen así cuatro categorías principales: inteligentes, ingenuos, malvados y necios.  El modelo sirve para catalogar un acto concreto, una persona o un grupo de personas. Cipolla invita al lector a que  ubique acciones o personas en su diagrama. La maldad se sitúa en el plano inferior. Si se añade una nueva capa, la  soberbia, surgen dos nuevas categorías: los soberbios malvados, maquiavélicos, y los soberbios necios, los más peligrosos. «El malvado descansa algunas veces; el necio, jamás», sentenció José Ortega y Gasset.

Todos nosotros, a lo largo de la vida, pasamos más o menos tiempo en la inteligencia, la ingenuidad, la maldad, la  necedad, sus posibles combinaciones virtuosas y sus contrarios. Depende de las decisiones que tomamos y de su al cance; de la necesidad, la casualidad, la coyuntura y la obligación; de nuestro egoísmo o altruismo; de nuestras comi siones y omisiones. En definitiva, de nosotros y nuestras circunstancias, volviendo a Ortega.

Se ha propuesto que los rasgos psicopáticos son más frecuentes en las personas que alcanzan altos cargos, sea  en la política, la empresa u otros estamentos sociales, y probablemente sea cierto. Es más, se habla de una «tríada  oscura» cuando en alguien se conjuran la psicopatía, el narcisismo y el maquiavelismo. ¿Quién no conoce a uno? El  DSM-5 (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 5th edition) clasifica la psicopatía como trastorno antisocial de la personalidad. Sin embargo, sus criterios diagnósticos no parecen cumplirse en quien es capaz de planificar  una guerra como la de Ucrania. No sucede lo mismo con el trastorno narcisista de la personalidad, cuyos criterios  diagnósticos, menos incapacitantes que en el trastorno antisocial, irradian muchos dirigentes políticos. En 2009, Owen  y Davidson publicaron en Brain un singular estudio haciendo converger todos estos conceptos y proponiendo una entidad específica, el síndrome de Hubris, la enfermedad del poder.

La hibris (en griego antiguo: υ´βρις hýbris) es un concepto griego que puede traducirse como desmesura del orgullo y arrogancia. No hace referencia a un impulso irracional y desequilibrado, sino a un intento de transgresión de los límites impuestos por los dioses a los hombres mortales y terrenales. Era un castigo de los dioses, una forma de locura.

La diosa Hibris (o Hybris) era la personificación de dicho concepto. Su contrapartida era Némesis, diosa de la justicia  retributiva, la solidaridad, la venganza, el equilibrio y la fortuna. Hablamos de Hubris seguramente por un préstamo del  inglés, cuyo término hubris significa: soberbia, arrogancia, orgullo desmedido, presunción.

El médico Rafael Fernández-Samos publicó el 28 de diciembre de 2015 (quizá con intención, a modo de recuerdo  por quienes sufren las consecuencias del hubrismo) una magnífica tribuna en el Diario de León sobre el trabajo de  Owen y Davidson. Transcribimos textualmente uno de sus párrafos:

«Owen propone una mezcla de personalidad  narcisista, histriónica y antisocial para diagnosticar a una persona poderosa con el síndrome de Hubris. Usa el poder  para autoglorificarse y se preocupa exageradamente por la imagen (lujos y excentricidades). Se rodea de mediocres.  Adopta posturas mesiánicas con tendencia a la exaltación, se autoidentifica con el país o la nación hablando en tercera persona (usando la forma regia de “nosotros”), demuestra autoconfianza excesiva y un manifiesto desprecio por los  demás con un enfoque personal exagerado, tendente a la omnipotencia, creyendo que antes de rendir cuentas a la  sociedad, debe responder ante la historia o ante Dios (será siempre absuelto). Con su comportamiento, el hubrístico  pierde contacto con la realidad, con un aislamiento paulatino, imprudente e impulsivo, tendente a privilegiar su “amplia  visión” sin contemplar los costes y los resultados de sus decisiones, incluso desafiando la ley, cambiando constituciones  o manipulando los poderes del Estado». No se puede explicar mejor.

La némesis del síndrome de Hubris es la humildad vía pérdida del poder.

 

*Artículo completo en https://www.kranion.es/files/kranion_22_17_2_041-043.pdf

Compartir este artículo

CLAVES EN OPINIÓN

Un comentario

  1. Efectivamente. No puede estar mejor traído este artículo que por desgracia sigue teniendo actualidad, porque el síndrome de hubris habría que rebautizarlo y españolizarlo como el síndrome Sánchez. De hecho cualquier psiquiatra a estas alturas podría hacer ya el diagnóstico de un presidente ególatra incapcitado para gobernar un pais democrático porque busca su ego personal y no el bien común.
    No sólo síndrome, también posesión y malos espíritus. Un exorcista es lo que hace falta.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Navarra Confidencial no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores. Cada usuario es único responsable de sus comentarios
  • Los comentarios serán bienvenidos mientras no atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos o calumniadores ,infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros , empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan contenidos de mal gusto.
  • Se procurará evitar en lo posible los comentarios no acordes a la temática publicada
  • Navarra Confidencial se reserva el derecho de eliminarlos

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Navarra Confidencial
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@navarraconfidencial.com.

Suscríbete a nuestro boletín