La Agenda 2030 gana las elecciones vascas con el 98% de los votos

Seguramente hay muchas formas de enfocar y valorar el resultado de las elecciones vascas del domingo pero, curiosamente, una muy importante y por otro lado muy evidente, y sin embargo casi por completo desapercibida, es la clamorosa victoria de la Agenda 2030. Las fuerzas partidarias de la Agenda 2030 aglutinaron el voto del 98% de los vascos. En realidad se trata por tanto de una sociedad extraordinariamente unida, dispuesta acaso a matarse por pequeñas menudencias pero solidamente unida en lo ahora establecido por el nuevo orden mundial como fundamental y relevante.

Muchos observadores han contemplado con preocupación los resultados electorales del País Vasco, que prometen una acentuación de los conflictos y las tensiones con el resto de España. Sin embargo en Davos no cabe duda de que los 3 segundos que puede haber merecido Euskadi de su atención han sido para producir una ligera satisfacción. Ligera porque la CAV en Davos no es particular motivo de atención, y más aún cuando para Davos todo va tan bien en la CAV.

x

No nos engañemos, hasta Bildu es un partido davosiano seguidista de la Agenda 2030. En las movilizaciones que hace unas semanas protagonizaron los agricultores y ganaderos de toda España y de media Europa, incluyendo por supuesto País Vasco y Navarra, el silencio de Bildu resultó más que llamativo. Ni una palabra de apoyo a los agricultores y ganaderos, ni cuando la Ertzaina o la Policía Foral cargaron contra ellos. Es la primera vez que la policía carga contra alguien y Bildu no dice ni Pamplona.

X

Hablando de Pamplona, precisamente, el alcalde de Bildu, Joseba Asirón, lo que hizo fue lanzar un ataque despiadado de multas racimo en defensa de la Agenda 2030 y contra los agricultores que se estaban manifestando por la capital navarra con sus tractores. Bildu es represión a tope contra el pueblo para defender la Agenda 2030. Irónicamente, Bildu arrasa en multitud de localidades vascas y navarras en las que la ganadería o la agricultura son la forma de vida de sus votantes, una forma de vida que la Agenda 2030 pretende erradicar con su restauración de la naturaleza y con su dieta de carne sintética. ¿Cuántos votantes de Bildu están votando con entusiasmo su propia liquidación sin saberlo?

Podríamos hablar también de todas las personas cuyo empleo depende directa o indirectamente del sector del automóvil, que también se quiere cargar la Agenda 2030, no obstante lo cual votan entusiásticamente a partidos que propugnan la Agenda 2030. En realidad sería más exacto decir que se someten al dictado de la Agenda 2030, porque la Agenda 2030 no es el resultado de una promulgación popular sino de una imposición elitista y vertical.

X

En este sentido otro colectivo notablemente engañado es el de los antisistema, que votan precisamente a fuerzas como Bildu en busca de un cambio. ¿Y no les llama la atención que la postura de Bildu respecto a la Agenda 2030 sea indistinguible de la del PNV, de la del PP o de la del PSOE? ¿Cómo vas a ser antisistema si estás en la misma defensa de la agenda de las élites globalistas que todos los demás partidos del sistema? En realidad esto tiene mucho que ver también con el blanqueamiento de Bildu, que se tolera o incluso se incentiva precisamente al no ser percibido Bildu como una amenaza para el sistema. Bildu es un partido antiespañol, no un partido antisistema. A Davos le da igual el ascenso del separatismo vasco o catalán porque a Davos le da igual España, Cataluña o la CAV, siempre que los separatistas sean devotos de la Agenda. Por eso entre otras cosas España no puede albergar muchas esperanzas de recibir apoyos contra el separatismo del orden internacional. El separatismo no le molesta al orden internacional. En realidad al globalismo le interesa la división y la debilidad de los estados históricos nacionales.

X

x

El separatismo no molesta al globalismo porque el credo separatista es el credo globalista. La separación para los globalistas es entre los devotos de la Agenda 2030 y los que la discuten. Cuestionar las fronteras es algo que les da igual a los globalistas siempre que todos los estados apliquen su programa. Si todo el cambio es quitar una bandera para poner otra a los davosianos les da lo mismo. Lo importante para ellos no es la bandera sino la agenda. A los globalistas, como su propio nombre indica, no les gustan las fuerzas soberanistas ni los estados nacionales porque fragmentan su capacidad de imponer globalmente una decisión. Lo que pasa es que Bildu no es realmente una fuerza soberanista, como tampoco lo es el PNV o Junts. ¿Cómo van a ser soberanistas si llevan todos el mismo PIN en la solapa? Todos sus pequeños mandarinatos sólo son territorios sometidos a la bandera multicolor de la Agenda con un mismo modelo de gobierno y un mismo programa. El derecho a decidir excluye el derecho a decidir todo menos ser antiespañol. Ni soberanismo, ni derecho a decidir, si todo está decidido desde Davos por ti. El 98% del electorado vasco ha votado en el fondo globalismo y sumisión a una agenda omnicomprensiva de gobierno exterior. Que alguien reniegue de España en nombre del soberanismo y el derecho a decidir con un PIN de la Agenda 2030 en la solapa es no haber entendido nada. Abrazar la Agenda 2030 es la renuncia a una política nacional. La Agenda 2030 es el partido único mundial. Por eso la victoria del nacionalismo vasco en la CAV es sólo aparente. El domingo ganó las elecciones vascas con el 98% de los votos el partido único mundial.

X

 

Compartir este artículo

2 respuestas

  1. En mi opinión, todos los partidos políticos están gobernados por la agencia 2030.
    Al menos los que tienen la prensa y la información de su parte.
    Una cosa va con la otra.
    Sin pertenecer al “grupo” están fichados. Son fachas, xenófobos, machistas, retrógrados etc. y se les desacredita desde todos los ángulos en todos los medios.
    Cada cual que analice cuales son.

  2. En cuanto a la agricultura o la ganadería, pensar que se puede gestionar a nivel nacional es una ilusión. El braván (arado de vertedera) que introdujo mi bisabuelo en el pueblo era francés. El Rioja lo mejoraron los bordeleses cuando la filoxera. La patata (y sus plagas) vinieron de América. Los mejores toros vienen de Norte América. La oveja merino (sí, la de la lana de la Mesta) vino del norte de Africa y sus tejidos se elaboraban en Flandes (más listos ellos para comercializarla). Ahora, si queremos comer solo habas cultivadas con layas y abonadas con fiemo …

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Navarra Confidencial no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores. Cada usuario es único responsable de sus comentarios
  • Los comentarios serán bienvenidos mientras no atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos o calumniadores ,infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros , empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan contenidos de mal gusto.
  • Se procurará evitar en lo posible los comentarios no acordes a la temática publicada
  • Navarra Confidencial se reserva el derecho de eliminarlos

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Navarra Confidencial
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@navarraconfidencial.com.

NOTICIAS MÁS leídas

OPINIÓN

MULTIMEDIA

ANUNCIOS

HAZTE DEL CLUB AMIGOS DE NAVARRA CONFIDENCIAL

Con tu contribución, apostarás por un proyecto de análisis e información que defiende las causas justas, en pro del BIEN, la BELLEZA, la VERDAD y la LIBERTAD

Suscríbete a nuestro boletín