¿Cuál es la diferencia entre segregar y diferenciar?

Redacción 17 septiembre 2015 Noticias
Imagen de ¿Cuál es la diferencia entre segregar y diferenciar?

Imaginemos una cafetería en la que hay baños de mujeres y baños de hombres. Esto es diferenciar. Si en cambio las mujeres negras no pudieran entrar a los baños de mujeres, eso sería segregar.

Si alguien entra en una tienda de ropa encontrará ropa de hombre y ropa de mujer, seguramente en secciones diferentes. Podríamos decir que se diferencia la ropa por sexo. Si a usted no le dejan entrar en la tienda por ser cristiano eso es segregación.

Cuando alguien va a comprarse unos zapatos espera que estén diferenciados por tallas, para comprarse los que se adapten a sus pies. Si en vez de darle zapatos de su talla le vendieran unos zapatos distintos y peores para extranjeros, eso seria segregar.

En cualquier deporte existen competiciones diferenciadas por sexos. Hay una explicación para ello. Si sólo hubiera carreras de 100 metros para los dos sexos, las mujeres nunca ganarían medallas y ni siquiera estarían en las finales. La marca de Usain Bolt es de 9,58 segundos, mientras que la de Florence Griffith es de 10,49. Griffith no podría entrar en ninguna final masculina con ese tiempo.

Evidentemente esta diferenciación responde a una realidad previa: que los hombres y las mujeres son diferentes, lo cual o no requiere mayor demostración o no habrá manera de persuadir a alguien de lo contrario. Lo llamativo es que algunos políticos, no atreviéndose a utilizar la palabra “discriminar”, por no poder sostenerla o argumentar su utilización, escojan en cambio la palabra “segregar” en vez de “diferenciar”. Porque no nos equivoquemos. Si los colegios diferenciados discriminaran a las chicas o a los chicos, ofreciendo una educación inferior a unos que a otros, la cuestión no sería retirarles el concierto sino cerrarlos.

Respecto a la cuestión académica, es un hecho que el fracaso y el abandono escolar es una problemática fundamentalmente masculina. Sólo un 8% de las chicas abandona los estudios al acabar la ESO, frente al 24% de los chicos. Es decir, el 75% del abandono es masculino. A la universidad sólo acceden 1 de cada 3 varones, frente a 2 de cada 3 chicas. A nadie se le escapa que, si los hombres y la mujeres fuéramos indistinguibles e idénticos, lógicamente las tasas deberían estar al 50%.

La UNESCO, en el artículo 2 de la Convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza, considera totalmente aceptable la educación diferenciada por sexos; entendiendo que no se realice para perjudicar a uno de los dos sexos, como es lógico.

A partir de este punto, parece razonable que muchos padres, viendo que chicos y chicas son diferentes y obtienen resultados diferentes, piensen que para igualar los resultados haga falta una forma de educarles diferenciada. Como se obtienen resultados diferentes parece que es no diferenciando.

Obviamente puede usted no compartir este planteamiento. O puede usted conjugar este planteamiento con otros factores y otros planteamientos. De hecho la mayoría de padres escoge la educación mixta. Lo que no parece muy democrático ni muy tolerante es que usted le imponga su criterio a los hijos de los demás. Seguro que usted no quiere que los demás le impongan sus puntos de vista sobre la educación a sus hijos.

Y luego está el asunto de los resultados.

Si el 25% de las quemas de contenedores en Navarra estuviera cometido por alumnos de colegios diferenciados, pongamos por caso, sería lógico que hubiera una gran preocupación con la educación diferenciada. Si, por el contrario, los colegios diferenciados siempre están entre los que obtienen mejores resultados en la Selectividad o en PISA, no parece que haya un problema extraordinariamente grave con ellos.

Podemos elegir entre libertad educativa para todos siempre o imposición educativa por turnos. ¿O alguien se cree que va poder imponer su educación a los demás cuando manda y elegir libremente cuando ganan los de enfrente? Con la libertad educativa ganamos todos, aunque sólo sea por egoísmo inteligente.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (28 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (23)
  1. clarete 2011 says:

    Por lo visto, el día que explicaron en la ikastola el concepto de ironía, Hemengo hizo “borota”. Lo mismo puede decirse sobre comprensión lectora.

    No se entera de que, lo que estamos defendiendo es la LIBERTAD, si, ese concepto al que la izquierda (sobre todo si es nacionalista) le tiene tanta fobia.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 22 Thumb down 3

  2. Hemengo says:

    Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Baja puntuación. ¿Te gusta? Thumb up 3 Thumb down 21

  3. Hemengo says:

    Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Baja puntuación. ¿Te gusta? Thumb up 2 Thumb down 20

  4. clarete 2011 says:

    Hablando de colegios, Hemengo, en cual aprendió Vd. eso de “sabisteis”?.
    Venga hombre, póngase a estudiar un poco más, que no le vendrá mal.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 17 Thumb down 5

  5. La Ribera says:

    Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Baja puntuación. ¿Te gusta? Thumb up 3 Thumb down 18

  6. Lekunberri says:

    Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Baja puntuación. ¿Te gusta? Thumb up 2 Thumb down 5

  7. La Ribera says:

    Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Baja puntuación. ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 4

  8. Eso dígaselo a esa izquierda o ese nazinalismo que comulga con ruedas de molino o de mezquita, que tanto adoran al islamismo y a sus adeptos, tanto, que quieren traer muchos a España, igual para pactar con ellos en los ayuntamientos, como la experiencia catalana nos enseň y nos advierte.

    ¿Te gusta? Thumb up 1 Thumb down 1

Encuestas

¿Cuál es su postura respecto a la moción de censura?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 24 de agosto de 2012