Una tsunami viene precedida por un terremoto. Un terremoto, por ejemplo, es que un banco importante no pueda obtener capital más que a un interés del 11%. Esto ya está pasando a fecha de hoy. La cuestión es, sin caer en el catastrofismo ni en la molicie, si realmente nos enfrentamos a la posibilidad de que se produzca un tsunami financiero.

Leer más

   Dar de baja