No existe la extrema derecha

Decir que la ultraderecha no existe puede resultar un poco excesivo. Alguien habrá al que podamos denominar justifcadamente como ultraderechista, ¿pero cuántas realmente serían esas personas? ¿Hay algún partido realmente ultraderechista con representación en el Parlamento? ¿Qué es ser ultraderechista? ¿O ser ultraderechista es simplemente llevarle la contraria a la izquierda?

X

Cuando se habla del peligro del ascenso de la ultraderecha en Europa o en otras partes del mundo, sería bueno aclarar de qué hablamos y qué temores están o no están justificados. Así, tradicionalmente, se venía a entender que la ultraderecha se encontraba encarnada por los partidos neonazis. Literalmente los ultraderechistas eran sujetos que defendían el régimen nazi, la vuelta del régimen nazi, la figura de Adolfo Hitler, el ideario nazi y las políticas nazis. ¿A cuántas personas o partidos podemos llamar realmente nazis en España bajo estas premisas?

El problema de extender la etiqueta de nazi o fascista más allá de sus términos estrictos y rigurosos es que podemos acabar llamando nazi o fascista a todo el que le lleve la contraria al más ultraizquierdista o al que se declare más antifascista. Irónicamente, estos mismos suelen ser entusiastas imitadores de las prácticas fascistas, como el uso de la violencia o el señalamiento y la represión contra todo aquel que cuestione su discurso. Ultraderechista es un campo tan amplio que comprende ya a todo aquel que le lleva la contraria a la izquierda. Bulo es toda noticia que no conviene a la izquierda cuando gobierna. Los predicadores del antifascismo practican frecuentemente el fascismo contra todos aquellos que no comparten sus ideas, lo cual una vez más vuelve a ser otra característica del fascismo.

En los últimos tiempos, fascista ha sido denominado todo aquel que se encuentra a la derecha del PSOE. O sea, todo el que no sea izquierdista, esto ya de mucho antes de la labor como captadora de fondos de doña Begoña.  Y cuando no fascista, aliado de los fascistas. No se puede estar a la derecha del PSOE sin encontrarse manchado por el fascismo. De hecho, ¿hay alguien que bo apoye al sanchismo al que no se le etiquete como fascista? ¿Hay alguien que lo consiga? ¿Y cómo llamamos a no poder criticar al gobierno sin ser acusado de fascista?

Hasta hace no tanto tiempo, curiosamente, también el PSOE era considerado como un partido fascista por parte de quienes ahora son sus más sólidos socios. Se justificaba el asesinato de Ernest Lluch o de Fernando Buesa igual que se justificaba el de Miguel Angel Blanco o Gregorio Ordóñez, porque eran todos unos fascistas. Los etarras no eran asesinos sino luchadores contra el fascismo. Los presos de ETA no eran criminales sino presos políticos. Hoy en día Bildu sigue llamando presos políticos a los asesinos de socialistas, los socialistas se apoyan en Bildu sin que haya necesidad de que Bildu deje de llamar presos políticos a los asesinos de sus compañeros, y gracias a esto Bildu ha movido la raya del fascismo hasta la frontera del PSOE. Ahora el PSOE ya no es fascista sino que sólo son fascistas todos los que están a la derecha del PSOE. El PSOE está abrazando también este discurso, que por supuesto es asimismo el de ERC o Podemos.

Llamar fascista a todo el que no piensa como tú por lo visto no es embarrar la política. Llamar fascista a alguien es tan grave que prácticamente justifca toda agresión que esa persona o ese partido pueda sufrir. Ya no sólo es fascista todo partido que se encuentra a la derecha del PSOE, son fascistas también todos los jueces que osen abrir una causa contra alguien de Podemos o del PSOE. Lo que hacen los jueces se divide entre perseguir los delitos de la derecha y lawfare. Todos los periodistas que critican alguna vez al gobierno son también fascistas.

X

Sin embargo aquí no aparece por ningún lado una bandera nazi ni una foto de Hitler. Al peligro evidente al que estamos asistiendo no es al ascenso de la extrema derecha, sino al peligro de que la izquierda, como supuesta defensa a un supuesto ascenso de la extrema derecha, liquide la democracia implantando un régimen en el que sea imposible criticar a la izquierda, sacar del poder a la izquierda o aplicar políticas que no sean de izquierda.

X

Como prueba de todo ello lo que actualmente convierte a alguien en fascista no es defender a Hitler, sino defender la biología frente a la autodeterminación de género, la estabilidad presupuestaria frente al gasticidio, el control de fronteras frente a la delincuencia importada, la vida frente al aborto, la libertad educativa frente al adoctrinamiento estatal, la espiritualidad frente al materialismo, la propiedad frente a la ocupación, el libre mercado frente al estatalismo, la unidad nacional frente al golpismo secesionista, la libertad frente al colectivismo despersonalizador, la familia frente a la nada. Si alguien a fecha de hoy odia fervientemente a los judíos, lo más probable es que sea un militante de extrema izquierda. Si analizamos el contenido en vez del etiquetado, el ideario y las prácticas del NSDAP suelen parecerse mucho más al de quien tilda a sus rivales de fascistas que al generalmente señalado como tal.

X

 

Compartir este artículo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Navarra Confidencial no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores. Cada usuario es único responsable de sus comentarios
  • Los comentarios serán bienvenidos mientras no atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos o calumniadores ,infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros , empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan contenidos de mal gusto.
  • Se procurará evitar en lo posible los comentarios no acordes a la temática publicada
  • Navarra Confidencial se reserva el derecho de eliminarlos

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Navarra Confidencial
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@navarraconfidencial.com.

NOTICIAS MÁS leídas

OPINIÓN

MULTIMEDIA

ANUNCIOS

HAZTE DEL CLUB AMIGOS DE NAVARRA CONFIDENCIAL

Con tu contribución, apostarás por un proyecto de análisis e información que defiende las causas justas, en pro del BIEN, la BELLEZA, la VERDAD y la LIBERTAD

Suscríbete a nuestro boletín