Indignado contra quién

Hace tres meses, bastante antes del 15M, concretamente el 23 de febrero, -¡vaya fecha!- hacía desde estas líneas un llamamiento a la rebelión cívica, al estilo africano-árabe pero en plan constructivo. Entonces no se me pasaba por la cabeza que  pudiera surgir un movimiento callejero indignado contra todo menos contra el gobierno. ¡Quién lo iba a decir! Un motín que ignora al capitán. Una revolución domesticada. Una indignación que previene indignaciones más indignadas. Como cuando hacen los bomberos una quema controlada para evitar que el fuego salvaje se extienda a su antojo.

Me parece a mí que esta indignación de juguete para lo único que ha servido es para bajar la guardia, para que cunda el desánimo entre los verdaderos indignados, para dificultar futuros conatos de indignación. Ha sido un fuego artificial, una explosión preventiva, un simulacro de tiranicidio, dudo mucho que vaya a conseguir alguna de las mejoras más sensatas que proponen especialmente en el campo electoral partitocrático.  Algunas de ellas están bien, realmente, pero ya perdonarán que no salgamos por ahí a la plaza para defenderlas. Estamos trabajando.

Compartir este artículo

CLAVES EN OPINIÓN

2 comentarios

  1. Que es una revolución un poco domesticada, es cierto.

    Pero que precisamente porque está sólo “algo” domesticada, y no del todo, como pretende el artículo, es falso que no hayan apuntado al Gobierno.

    No sé quién habrá distribuido esa especie, o más bien sí, pero un breve ejercicio de información desmiente tal cosa (como resulta que no puedo incluir más de dos enlaces, me dejo bastantes):

    https://lh5.googleusercontent.com/_1mj0adrqkws/TdQpHNbQ7VI/AAAAAAAAP44/v2FEIaUEcSQ/s800/IMG_6372.JPG

    http://img1.imagehousing.com/43/b69d0f976706d719c26dfcb2e1c5d491.jpg

  2. Os equivocáis gravemente al mirar los toros desde la barrera considerando a todos los que acuden a las plazas de España como perroflautas sin trabajo.

    Luego no digáis que al final se hicieron los radicales de izquierda con el movimiento porque estábais demasiado ocupados trabajando.

  • Navarra Confidencial no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores. Cada usuario es único responsable de sus comentarios
  • Los comentarios serán bienvenidos mientras no atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos o calumniadores ,infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros , empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan contenidos de mal gusto.
  • Se procurará evitar en lo posible los comentarios no acordes a la temática publicada
  • Navarra Confidencial se reserva el derecho de eliminarlos

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Navarra Confidencial
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@navarraconfidencial.com.

Suscríbete a nuestro boletín