El 5% de los declarantes pagan el 40% del IRPF

Hay una dato que interesa recordar con cierta frecuencia. Por lo menos con tanta frecuencia como aquella con la que se nos intenta engañar con el dato contrario. Al menos si no queremos vivir con una visión totalmente distorsionada, y con las consecuencias derivadas de vivir con una visión del mundo totalmente distorsionada. Por no mencionar los engaños de los que podemos ser víctimas por no ver la realidad como es sino como a menudo la pintan. Este dato, que a primera vista pudiera parecer inocente, es que el 5% de los declarantes pagan el 40% del IRPF

Que el 5% de los declarantes paguen el 40% no es un titular irrelevante. Es el desmentido de que vivamos en una sociedad en la que los “ricos” no pagan impuestos. Es la revocación de la idea de que si los ricos pagaran lo que deben, como si no pagaran ya lo que deben, podría subirse muchísimo sin consecuencias para los demás el gasto público del estado. Es más, frecuentemente se sube el gasto público con el pretexto de que ya lo pagarán más tarde los ricos, cuando la verdad es que ese aumento del gasto público en lo que se traduce después es en endeudamiento, inflación y empobrecimiento general equitativo.

Otra conclusión relevante de los datos es la de que hay un 35% de los declarantes, que en realidad son un porcentaje mucho mayor en términos de población, que a la hora de la verdad prácticamente no pagan nada en concepto de IRPF. Estamos ante la teoría de que hay unos pocos ricos que no pagan nada pero dada la vuelta por completo. Y esto tampoco es del todo inocente ni deja de tener consecuencias.

Que hubiera unos señores muy ricos que no pagaran nada sería algo indignante e injusto, aunque ya vemos que no es una situación que se corresponda con los datos, pero existe en cambio una parte muy importante de la población que no paga nada y esto sí se corresponde con los datos, y esto sí que genera un problema. Porque por un lado existe una parte significativa de la población que vive en una especie de irresponsabilidad absoluta, pudiendo dedicarse a demandar más y más gasto público echando la carga de ese gasto sobre los hombros de otros, llevando al límite los hombros de otros. Y por otro lado, una población que no aporta nada al gasto del gobierno se puede convertir fácilmente en una población dependiente del dinero que recibe del gobierno. Evidentemente o eres dependiente o eres libre. ¿Cómo nos quiere el gobierno?

Compartir este artículo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Navarra Confidencial no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores. Cada usuario es único responsable de sus comentarios
  • Los comentarios serán bienvenidos mientras no atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos o calumniadores ,infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros , empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan contenidos de mal gusto.
  • Se procurará evitar en lo posible los comentarios no acordes a la temática publicada
  • Navarra Confidencial se reserva el derecho de eliminarlos

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Navarra Confidencial
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@navarraconfidencial.com.

NOTICIAS MÁS leídas

OPINIÓN

MULTIMEDIA

ANUNCIOS

HAZTE DEL CLUB AMIGOS DE NAVARRA CONFIDENCIAL

Con tu contribución, apostarás por un proyecto de análisis e información que defiende las causas justas, en pro del BIEN, la BELLEZA, la VERDAD y la LIBERTAD

Suscríbete a nuestro boletín