Navidad… Reyno de diversidad

 

Tras el navideño arranque pobretón (pero honrado) de Olentzero, autónomo de pro, y de Papanoel, fiel asalariado de la cocacola, comienzan los días de la auténtica magia: el reinado de Sus Majestades los Reyes de Oriente. Podéis elegir niños, pero hacedlo con cuidado: Olentzero, Papanoel, Melchor, Gaspar o Baltasar. Elegid uno de los cinco, ¡no seais acaparadores!
Yo, -que no soy ni republicano ni liberal como Santiago Cervera sino más bien monárquico y tradicional-, hace muchos años que hice mi elección, o mejor dicho, mi pacto foral, con el rey Gaspar. Y lo recomiendo porque me sirve a las mil maravillas.
Al fin y al cabo las cosas que mejor funcionan en esta vida suelen ser las que conservan siquiera algunos rasgos y elementos de la monarquía ideal de los cuentos. Los políticos electos, por ejemplo, cuando quieren ser buenos y eficaces, se rodean de un séquito, y hasta de bufones; se distancian un poco de la gente utilizando carrozas propias de su rango; juran respetar las leyes y privilegios; dejan preparada la sucesión antes de abdicar de sus funciones regentes; reparten regalos y dádivas, visitan e inauguran, fundan y otorgan, decretan y sentencian. En el fondo no es tan diferente nuestro nuevo reyno turístico de Navarra de aquel viejo reino que fue. El hecho de que la magistratura real ya no sea hereditaria ni siquiera vitalicia es un detalle menor que se compensa con el incremento del poder del poderoso. Ya le hubiera gustado a Carlos III el Noble salir tantas veces y tan sonriente en el Diario de Navarra. Pero no, en aquella época la vida útil de los reyes apenas duraba un par de legislaturas de las de ahora. Y lo que es más importante, tenían menos poder porque no podían saltarse a la torera, como hacen ahora, ni los avisos del Obispo de Pamplona, ni los de las Cortes.
La monarquía, en fin, ya sea mágica o real (real-real) es un tatuaje indeleble en esta tierra de reyes. Costará  mucho borrar su impronta.

 

Compartir este artículo

CLAVES EN OPINIÓN

  • Navarra Confidencial no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores. Cada usuario es único responsable de sus comentarios
  • Los comentarios serán bienvenidos mientras no atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos o calumniadores ,infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros , empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan contenidos de mal gusto.
  • Se procurará evitar en lo posible los comentarios no acordes a la temática publicada
  • Navarra Confidencial se reserva el derecho de eliminarlos

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Navarra Confidencial
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@navarraconfidencial.com.

Suscríbete a nuestro boletín