Chivite pacta con Podemos y Geroa, pero pide la abstención de UPN

La jugada del quesito de momento no funciona. Pese a que efectivamente Pedro Sánchez ha recibido el castigo electoral esperado, e incluso mayor del esperado, parece que el líder del PSOE no contempla una rectificación de su estrategia. Siguiendo esa deriva, el PSN ya ha comenzado a fraguar la reedición del modelo de la legislatura anterior con Geroa Bai y Podemos (o Contigo-Zurekin). Tampoco ha cambiado por tanto la política de tratar a UPN a zapatazos.

A la par que el PSN apuesta por Bildu y manda a UPN a la oposición, les indica a los regionalistas que se abstengan en la investidura para que Chivite pueda gobernar con Bildu pero sin que parezca que gobierna con Bildu. Ni siquiera lo hace con buenas maneras. Ante la disposición de Esparza de llamar al PSN para hablar, el PSN le contesta que “nosotros ya le hemos dicho a Javier Esparza que vamos a liderar un gobierno progresista con nuestros actuales socios y que pretendemos dejar a la derecha y a la ultraderecha en la oposición. Por lo tanto, se puede ahorrar la llamada.  Ni cortesía, ni educación, pero abstente en la votación.

Lo cierto es que el empecinamiento del PSOE en su estrategia de pactos vuelve inoperante una vez más la teoría del quesito. No ya es que UPN no pueda esperar el apoyo del PSN, es que el PSN tampoco querría gobernar con el apoyo de UPN. El PSN prefiere gobernar de la mano de Bildu. En el momento en que comienza a preparar un programa con Geroa y Podemos salta a la vista que renuncia a un acuerdo con UPN, porque el apoyo de UPN ya no sería al programa del PSN, sino a un programa con los postulados de Geroa y Podemos. ¿A quién se enfoca ese acuerdo? Hacia Bildu.

La única duda es el precio de Bildu. Si encima se le pide a Bildu que renuncie a Pamplona, el precio puede llegar a ser astronómico, pero los socialistas tendrán que concederle a Bildu lo que pidan, y más si públicamente se les humilla en Pamplona.

X

El único obstáculo con el que se puede encontrar Chivite es que en las generales se reafirme la debacle de Pedro Sánchez, que el PSOE quede destrozado y relegado a la oposición, y que el liderazgo de Sánchez sea sustituido por otro con otra política de pactos y otra orientación. En cualquier caso para entonces Chivite podría ser la presidenta y que le quiten lo danzado. Si por otro lado Pedro Sánchez está haciendo bueno a Zapatero, estremece pensar en quién podría hacer bueno a Sánchez como sucesor. Quizá es el que del PSOE nunca se pueda esperar que forme parte de la solución.

X

 

Compartir este artículo
  • Navarra Confidencial no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores. Cada usuario es único responsable de sus comentarios
  • Los comentarios serán bienvenidos mientras no atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos o calumniadores ,infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros , empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan contenidos de mal gusto.
  • Se procurará evitar en lo posible los comentarios no acordes a la temática publicada
  • Navarra Confidencial se reserva el derecho de eliminarlos

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Navarra Confidencial
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@navarraconfidencial.com.

NOTICIAS MÁS leídas

OPINIÓN

MULTIMEDIA

ANUNCIOS

HAZTE DEL CLUB AMIGOS DE NAVARRA CONFIDENCIAL

Con tu contribución, apostarás por un proyecto de análisis e información que defiende las causas justas, en pro del BIEN, la BELLEZA, la VERDAD y la LIBERTAD

Suscríbete a nuestro boletín