ETA, la organización nacionalista vasca asesina de vascos

Ha muerto Julen Madariaga, uno de los nacionalistones que fundaron la ETA. Ayer recibió las condolencias correspondientes por parte de todo el mundillo abertzale:

x

x

Junto con la Fundación Villacisneros cabría preguntarse efectivamente qué es eso de que Madariaga estuvo comprometido con la libertad del pueblo vasco. ¿En serio nos quiere vender Otegui que la ETA luchaba por el pueblo vasco? ¿Hasta ese punto esperan pervertir el relato?

X

Ciertamente la épica abertzale presenta a la ETA como una organización dedicada a la liberación del pueblo vasco, víctimas de una opresión exterior, pero lo cierto es que la izquierda abertzale se ha dedicado durante décadas a matar a todos los vascos que no eran abertzales, lo que de hecho es una forma muy extraña de luchar por el pueblo vasco. La izquierda abertzale ha considerado exterminables a todos los vascos que no pensaban como la izquierda abertzale.

X

x

x

x

x

Podrían ponerse multitud de ejemplos de vascos y navarros asesinados por ETA. La izquierda abertzale, por tanto, no mataba para liberar a los vascos, sino para obligarlos a pensar como ella. Todos los vascos que no pensaban como la izquierda abertzale eran “objetivo militar”. Otegui no ama a los vascos sino a los que piensan como él. A los vascos que no piensan como él los secuestra o los mata. A la ETA le sobran la mitad de los vascos. Amar al pueblo vasco y estar dispuesto a exterminar a la mitad del pueblo vasco son términos excluyentes.

X

Por supuesto los asesinatos de todas personas que no eran vascas es igual de execrable que el de personas vascas, pero no se puede tolerar la mentira de que la ETA mataba para defender o para liberar al pueblo vasco.

X

No hay ninguna épica en el terrorismo de ETA. ETA mataba a gente desarmada con un tiro en la nuca. Incluso en una guerra hacer eso es un crimen de guerra. La izquierda abertzale ha bendecido todo eso durante décadas. A los que hacían eso ahora les organiza ongi etorris para expresarles su “cariño”. Un cariño que sólo brota de la dedicación a asesinar a las personas que los que les aplauden odiaban.

X

x

El relato de Otegui repugna a la realidad de los hechos porque ETA no ha matado por el pueblo vasco. Y eso no sólo porque ha matado a todos los vascos que no pensaban como ETA respecto a la autodeterminación o la territorialidad, sino porque ETA ha matado a cualquiera que le llevara la contraria en cualquier asunto, como buena organización marxista y totalitaria. Ha matado por discutir con ella sobre la energía nuclear, sobre los trenes de alta velocidad o sobre por dónde debía pasar una autovía. El drama es que Otegui, el secuestrador, tiene secuestrado al Gobierno de España, pero ETA ha sido una organización de matavascos y hay una cosa que Otegui no puede secuestrar en un zulo: la verdad. Una verdad de la cual un pequeño pedazo le pertenece a Luis Abaitua Palacios, vitoriano, director de la fábrica Michelín de Vitoria, que en 1979 fue víctima de un secuestrador de vascos llamado Arnaldo Otegui, el hombre  del que ahora dependen para sostener su silla María Chivite o el presidente del gobierno español.

X

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

   Dar de baja