Las naciones pequeñas

Después del fuerte y prolongado desarrollo económico, el mundo que disfrutamos en los últimos años, no volverá. La crisis económica ha golpeado al viejo continente, no sólo en lo económico, sino también en lo político, Europa hoy carece de un rumbo claro, es muy lenta en la toma de decisiones y hay una profunda brecha entre el norte y el sur, lo que nos dificulta la salida de la crisis.

La nuevas potencias, China, India, Brasil, que tan sólo hace unos años apenas contaban, ahora son determinantes en el nuevo orden mundial, y su desarrollo está relacionado con las potencias occidentales. No deberíamos quejarnos, es más justo que lo países mas poblados, tengan mayor reconocimiento, y que la riqueza mundial esté mejor repartida. Tenemos que acepar la perdida de peso específico, y solamente como conjunto Europa será viable, el centro de decisión del mundo se desplaza hacia el Pacífico y está mucho más interrelacionado que antes. El futuro pasará por compartir, de menos a más, distintos círculos concéntricos de afinidades y de descentralización de poder. Para mantener nuestra influencia, deberíamos recuperar los mejores valores de nuestra civilización occidental. Hoy, las concepciones políticas de naciones estado, valen muy poco.

La dureza de la crisis y su globalización, ha desconcertado a muchos de nosotros, y hoy impera un fuerte pesimismo, sobre nuestro futuro, ya que a la fuerte crisis económica se le superponen la desconfianza en la política y la falta de referentes morales. La cosa no es nueva, viene de lejos, nuestra clase política es mediocre, y la derecha económica piensa mucho en sus oportunidades económicas, y muy poco en el interés general. Nuestra joven democracia, lleva treinta años consistiendo con los nacionalistas, que acentúan lo que nos desune, y ridiculizan lo que nos une. El ser condescendientes, nos ha llevado a debilitar nuestra posición, y a fortalecer la de nuestros pequeños nacionalistas periféricos, que constantemente intentan y en muchos casos consiguen saltarse las leyes, a la torera.

Hoy, aprovechando las actuales dificultades de España, se ponen estupendos, y pretenden que aplaudamos su intento de partición de la nación común, España. Quieren que les apoyemos en un supuesto y unilateral “derecho a decidir”. No solo quieren que les facilitemos sus ensoñaciones, sino que pretenden que se las paguemos, y les posibilitemos su engarce con la Europa común. Van de estupendos, queriendo que el resto les paguemos la cuenta, y sino seríamos unos ¡horribles opresores y reaccionarios! (sic).

¡Hasta aquí hemos llegado! por nuestra claudicación, una y otra vez, ante sus continuas deslealtades. Hoy toca que apliquemos la Ley, seamos conscientes hacia donde camina el mundo, fortalezcamos la Unión Europea, no seamos lloricas sobre nuestro futuro, sabemos que hay que trabajar mas, ganar menos, vivir mas ajustados para salir adelante, ya que el estado social que conocimos, hoy no se puede pagar. Hay que explicarlo bien a la ciudadanía que está desconcertada, y no facilita que desde el poder, no se den buenos ejemplos.

Parece que esta vez el PP lo tiene claro, hoy toca enfrentarse a los independentismos, aplicando estrictamente las leyes. El PSOE tiene un pasado mas dudoso, pues su responsabilidad es grande en la actual disgregación española y en el fortalecimiento de los independentismos. La inmensa mayoría, queremos que colaboren los dos grandes partidos españoles, en la salida de la actual crisis. Hoy el descrédito, con todo merecimiento, de la clase política es muy alto, pero no debemos dar más oportunidades a las fuerzas disgregadoras, ni mas concesiones, ya que nos equivocamos pensando que dar más competencias en una única dirección, sin retorno posible, era la solución.

Decir obviedades, puede sonar un poco rudo, pero ya por el año 1835, lo escribió Alexis de Tocqueville en La Democracia en América.

Las naciones pequeñas son siempre miserables, no por pequeñas, sino por débiles.

Las naciones grandes prosperan no por ser grandes, sino por ser fuertes.

Compartir este artículo

CLAVES EN OPINIÓN

  • Navarra Confidencial no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores. Cada usuario es único responsable de sus comentarios
  • Los comentarios serán bienvenidos mientras no atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos o calumniadores ,infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros , empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan contenidos de mal gusto.
  • Se procurará evitar en lo posible los comentarios no acordes a la temática publicada
  • Navarra Confidencial se reserva el derecho de eliminarlos

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Navarra Confidencial
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@navarraconfidencial.com.

Suscríbete a nuestro boletín