Animalario de San Jerónimo: Sin faldas y a lo loco

Las sesiones en el animalario están a veces más determinadas por las declaraciones que sus miembros han hecho fuera del mismo, en los días previos a reunirse, que por el contenido previsto que figura en el orden del día. Luego el desarrollo de la sesión, por mor de las intervenciones, descarrila con frecuencia del itinerario esperado.

Esta semana había expectación. El único miembro motorizado del animalario había hecho unas manifestaciones cuanto menos inquietantes: no llevaba calzoncillos. Intentaban sus palabras sonar a sororidad con la viuda negra de mirada inquietante (recuerden que ya era viuda antes de conocer varón) que, recientemente, compareció en público sin el debido sostén gubernamental. Sostén que era necesario, a juicio de la opinión pública más partidaria de la estética y menos de los excesos del normativismo.

El caso es que la viuda negra no encontró apoyo a su actitud estética y el motorizado acudió en su auxilio, como si en jamelgo cabalgase. Llegado al micrófono de un plumilla, asestó con la lanza de su verbo la declaración anterior, y dejó consternados a los que habrían de compartir con él espacio en el animalario. ¿Sería verdad que asistía en tales condiciones a las sesiones? La interrogación sembró la duda, pero dado que nunca el motorizado abandonaba su cabalgadura, las miradas que intentaban ver en los pliegues de su ropa si eran verdad sus palabras no conseguían disiparla. Así casi pasó el martes en el animalario: entre miradas escudriñadoras del fin de la espalda del motorizado sin éxito.

Sin embargo, el charnego impertinente, que llevaba mucho tiempo sin dar el espectáculo, le recordó al boina verde que, desde que abandonó a nado de Isla Tortuga, los bucaneros le han puesto precio a su cabeza. El boina verde rompió su orden de detención, arrojada sobre su asiento por el charnego impertinente, en otro rasgo de contención propio de él desde que probó las mieles del tálamo nupcial, hace poco más de un año. Y es que ha descubierto nuevos usos para su machete más placenteros.

Los miércoles circo con los artistas habituales. El director llegó con el tumbao que tien los guapos al caminar, como es habitual en él, pero no dijo nada especial. La que le lleva las cuentas quiso mostrar porque es la más en todo, en su particular duelo semanal con el rey del monólogo de humor, aunque las cuentas no le cuadren. Y la moja tucán estuvo más monja que nunca, porque tucán está siempre.

El jueves, día intenso, en el que el circo se trasladó a las puertas del animalario. Se debatían esas cosas que tanto gustan a las viudas negras, que ya eran viudas antes de conocer varón. Grupos enfrentados de feministas a cuenta de la menos ecológica de las leyes, la de transición sexual que nos va a dejar sin capacidad reproductora, coreaban eufónicos versos como “sacad los cojones de las competiciones”. Esto último a cuenta de la posibilidad de un aizkolari de inscribirse en la categoría damisela para competir. La viuda negra más delgada, cada vez más delgada, arrancó las risas del público con su utilización del lenguaje exclusivo de la inanidad, a la par que defendía la madurez de los menores para tomar decisiones irreversibles cuando no les reconoce la misma para la decisión más reversible del mundo: mañana dejo de fumar, porque no tienen madurez para fumar.

Todo un despropósito. Y mientras, el viejo economista comunista parece que prepara un programa de gobierno para los treinta años que espera gobernar.

Compartir este artículo

CLAVES EN OPINIÓN

Un comentario

  1. ESto se pone interesante. Es jugoso y muy muy real 🙂 ¿sacad los cojones de las competiciones? ¿decían eso de verdad? es bueno.
    Muy interesnte esta nueva columna.. de nc.

  • Navarra Confidencial no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores. Cada usuario es único responsable de sus comentarios
  • Los comentarios serán bienvenidos mientras no atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos o calumniadores ,infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros , empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan contenidos de mal gusto.
  • Se procurará evitar en lo posible los comentarios no acordes a la temática publicada
  • Navarra Confidencial se reserva el derecho de eliminarlos

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Navarra Confidencial
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@navarraconfidencial.com.

Suscríbete a nuestro boletín