¿Y en qué consiste el ataque antidemocrático de la derecha contra Sánchez? ¿En presentar denuncias? ¿En publicar noticias?

La izquierda y los socios del sanchismo tienen un largo historial liberticida. El que no ha pegado un tiro en la rodilla ha hecho un escrache, el que no ha hecho un escrache lanza piedras, el que no ha lanzado una piedra revienta un mitin, el que no revienta los mítines es un secuesrador, el que no es un secuestrador ha dado un golpe de estado… pero lo preocupante por lo visto es lo de la derecha, y sólo lo de la derecha. ¿Pero qué ha hecho la derecha contra Pedro Sánchez, contra su mujer o contra el gobierno que ahora justifique medidas extremas?

A poco que nos demos cuenta, se está preparando una gran ofensiva contra la libertad bajo el pretexto de que la derecha está llevando a cabo un ataque intolerable contra la democracia, ¿pero en qué ha consistido ese ataque? No en agresiones ni en violencia, sino en presentar denuncias ante la Justicia, escribir artículos, realizar críticas, publicar noticias… ¿dónde están las líneas rojas? ¿Dónde está el ataque inusitado contra la democracia?

Si alguien cree que la mujer del presidente ha hecho algo ilegal y presenta una denuncia, será la Justicia la que determine si esa denuncia tiene fundamento, no el gobierno, y si hay que estudiar las pruebas presentadas o si la mujer del presidente es inocente o culpable. De momento Begoña Gómez ni siquiera ha sido imputada. Si lo fuera, tiene derecho a la defensa, a la presunción de inocencia, a recurrir… igual que alguien tiene derecho a denunciarla. ¿Qué ataque a la democracia o fuera de la ley han sufrido el gobierno o la mujer del presidente? Por el contrario, lo normal en una democracia es que ni el presidente ni su mujer estén por encima de la ley. En una democracia un demócrata no le pega un puñetazo al presidente, como a Rajoy, o no le pone una bomba en el coche, como a Aznar: le pone una denuncia. Ese es el camino democrático y civilizado cuando alguien cree que el presidente o su mujer han hecho algo mal. La respuesta democrática del presidente o de su mujer es defenderse en los tribunales o recurrir, no destruir la separación de poderes o intentar nombrar a los jueces que les puedan tener que juzgar.

En una democracia, cuando a alguien no le gusta lo que hace el gobierno, lo critica. Naturalmente otros lo alaban con la misma libertad. Si el gobierno cree que se ha excedido la barrera de la crítica pasando al terreno del insulto, o si cree que se ha publicado algo falso, tiene derecho a la rectificación, o a acudir a los tribunales. Eso es lo democrático. Nada de eso ha hecho Pedro Sánchez. Nada de eso proponen sus socios. El gobierno no es quién para decidir lo que es o no es un bulo. El gobierno no puede autorizar o no autorizar lo que le parece que son críticas acertadas y las que no. Tratar de limitar las opiniones o las noticias a lo que al gobierno le parece bien o verdad, es justo lo contrario de la democracia. En una democracia son los ciudadanos, los jueces y los medios los que vigilan y limitan al gobierno, no el gobierno el que controla a los jueces, limita lo que pueden decir los ciudadanos o dedice lo que publican los medios.

Por lo que ha dicho Sánchez, lo que llevan diciendo sus socios desde que comenzó su período de reflexión, y lo que le exigen a Sánchez sus terminales mediáticos, a lo que nos enfrentamos es a una redefinición total de la democracia, la pluralidad y la información.

La única pluralidad y las únicas diferencias aceptables no pueden ser las que se dan dentro del sanchismo y entre los socios del propio gobierno. Al menos mientras todavía podamos llamar democracia al sistema en que vivimos.

Democracia es poder criticar al gobierno, que el gobierno se encuentre sometido a las leyes, que los gobernantes puedan ser juzgados por una justicia independiente, no que el gobierno controle a los jueces y los medios. El gobierno no puede decir que va a controlar a los medios y a los jueces para defender la democracia porque la defensa de la democracia se basa precisamente en que los jueces y los medios no estén controlados por el gobierno.

No hay ni una medida de la oposición contra el sanchismo que no sea pacífica y democrática. No hay ni una condena contra ningún medio por haber publicado nada falso en relación al presidente o su mujer. No hay ni una medida legítima que el presidente o su mujer puedan tomar que se les haya impedido tomar para defenderse. Por el contrario, el gobierno tiene una enorme cantidad de recursos y medios para defenderse de las críticas de la oposición. No son las críticas al sanchismo por tanto las que están fuera de la democracia, lo que está por ver si está dentro o fuera de la democracia es la respuesta del sanchismo a las publicaciones, críticas y denuncias contra el gobierno que se llevan a cabo en el marco del estado de derecho y la libertad de expresión. O si el gobierno y sus socios quieren cambiar ese marco para que sea mucho más estrecho, para que no quepan más que los elogios al gobierno, y para que se parezca más al marco de algunos de los regímenes autoritarios de los que dentro del gobierno no faltan devotos. La prueba de que la derecha no ha llevado a cabo ningún ataque al gobierno fuera del marco democrático es que el gobierno quiere frenar las críticas cambiando ese marco. Eso es lo realmente preocupante y lo que tensiona la libertad.

X

Compartir este artículo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Navarra Confidencial no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores. Cada usuario es único responsable de sus comentarios
  • Los comentarios serán bienvenidos mientras no atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos o calumniadores ,infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros , empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan contenidos de mal gusto.
  • Se procurará evitar en lo posible los comentarios no acordes a la temática publicada
  • Navarra Confidencial se reserva el derecho de eliminarlos

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Navarra Confidencial
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@navarraconfidencial.com.

NOTICIAS MÁS leídas

OPINIÓN

MULTIMEDIA

ANUNCIOS

PUBLICIDAD

Suscríbete a nuestro boletín