Un amable ciudadano en Tafalla a gente de VOX: “¡Fachas de mierda! Asesinos! ¡Hijos de Puta! ¡Fascistas! ¡Pum! ¡Pum!”

Eso del fango y el discurso de odio es algo muy raro. Lo denuncia la izquierda pero lo sufre la derecha. Quien es más acusado de practicar el discurso del odio, o sea VOX, es en realidad el que más sufre la violencia y el discurso del odio. ¿No será entonces que es la izquierda la que alimenta el discurso del odio? ¿Quiénes son los que sufren el odio en España? ¿Quiénes son los que tienen más problemas para poner una mesa en una calle o celebrar un mitin en cualquier localidad española? ¿Los simpatizantes de VOX o los que odian a VOX? ¿Los nacionalistas o los no nacionalistas? ¿Te haces de VOX para que nadie te pegue o nadie te insulte o todo lo contrario, cuando corres un riesgo de que te peguen o te insulten es cuando te muestras simpatizante de VOX? ¿Quién es entonces el que alimenta el odio? ¿Quién es el que lo practica? ¿El que lo sufre?

Lo que en cualquier caso está claro es que esta persona escasamente cabal que aparece en la grabación resulta ahora fácilmente identificable. ¿Actuara contra ella la policía con la misma diligencia que contra los agricultores que osaron insultar a Chivite? El articulado del Código Penal contras las injurias, las amenazas y los delitos de odio, ¿es sólo para proteger a Chivite? ¿O nos protege a todos el mismo Código Penal que a Chivite? ¿Nos protege a todos menos a VOX?

Sería bueno también ver la reacción a estas imágenes del resto de partidos navarros. La cosa está clara cuando por ejemplo aparece una pintada en una sede del PSOE. Si se insulta o amenaza a una persona de izquierdas, la condena es general, ¿será general la condena cuando los amenazados son unos simpatizantes de VOX? ¿Cuántos partidos guardarán silencio ante esta situación por ser los amenazados e insultados simpatizantes de VOX? ¿Dirá algo la propia Chivite, tan preocupada que dice estar por el aumento de la crispación y los discursos de odio? ¿O hay que distinguir entre un odio malo y un odio bueno?

Finalmente, cabe preguntarse si el propio sujeto que insulta a los simpatizantes de VOX realmente se piensa que son un grupo de fascistas. O sea, en el mundo real es peligroso acercarse a insultar a unos fascistas de verdad. Ese hombre no se hubiera atrevido seguramente a insultar a un grupo de fascistas de verdad, y si efectivamente hubiera insultado a unos fascistas de los de verdad, a esta hora se encontraría en el hospital. En este sentido no cabe sino aplaudir la reacción y el buen talante de la gente allí presente de VOX.

Compartir este artículo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Navarra Confidencial no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores. Cada usuario es único responsable de sus comentarios
  • Los comentarios serán bienvenidos mientras no atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos o calumniadores ,infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros , empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan contenidos de mal gusto.
  • Se procurará evitar en lo posible los comentarios no acordes a la temática publicada
  • Navarra Confidencial se reserva el derecho de eliminarlos

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Navarra Confidencial
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@navarraconfidencial.com.

NOTICIAS MÁS leídas

OPINIÓN

MULTIMEDIA

ANUNCIOS

HAZTE DEL CLUB AMIGOS DE NAVARRA CONFIDENCIAL

Con tu contribución, apostarás por un proyecto de análisis e información que defiende las causas justas, en pro del BIEN, la BELLEZA, la VERDAD y la LIBERTAD

Suscríbete a nuestro boletín