Museos de la melancolía

Javier Horno 8 octubre 2018
Imagen de Museos de la melancolía

Hace unos días visitaba la ciudad de Oviedo queriendo encontrar, sabiendo cuán inútil era mi búsqueda -por fantasiosa-, la Vetusta de La Regenta. Es difícil imaginar a Leopoldo Alas paseando por las calles, mirando la catedral ya sin verla, acaso rebullendo en su interior la obra magistral que escribió por entregas, con la precisión del genio que es consciente de la magnitud de su creación. Oviedo ha crecido, evidentemente, y su cara decimonónica está muy camuflada. Oviedo, para quien se enamoró de la Regenta será siempre un pálido recuerdo de la experiencia literaria; Vetusta se queda en el corazón de los lectores. Pero Oviedo es, históricamente hablando, la ciudad que inspiró la que para mí es la mejor novela escrita en lengua española: es la más redonda en su planteamiento, poética en su prosa de cabo a rabo, y argumentalmente hablando no le sobra nada.

x

Decíamos, y es mucho decir, que la considero la mejor novela en España, opinión discutible, por supuesto. Pero ningún lector profesional negará que es lo que se dice un monumento creativo en lengua española de primer orden. El amante lector, si va a Oviedo, visitará su catedral, y se imaginará a Fermín de Pas asomándose en lo alto de la torre.

x

Visitar la catedral cuesta siete euros. No se me ocurrirá despotricar por el hecho de que me hagan pagar la visita a una catedral. Lo que tengo claro es que los siete euros dan para varias horas. La catedral de Oviedo ofrece mucho que ver, como cualquier catedral europea. Poco después me acerqué al Museo Arqueológico de Asturias, a pocos metros según se sale de la catedral a la derecha. La entrada era gratis. Y me encontré con un edificio noble y magnífico por fuera, espacioso y moderno por dentro, de austeras líneas en su concepción. La planta baja está dedicada a la lengua asturiana. La primera a la prehistoria, la segunda a los castros y la tercera a la Edad Media, si mi memoria no falla.

x

Yo estudié en la carrera que existía un dialecto astur-leonés, no una lengua. Para entendernos, la diferencia estriba en que el dialecto no llega a cimentar un aparato lingüístico bien diferenciado de otras lenguas; a ello le acompaña, con toda lógica, la escasa creación literaria, científica o artística, de manera regular y habitual; los dialectos, en España, se van castellanizando de tal modo que solo en zonas muy rurales presentan llamativos rasgos diferenciales. Naturalmente, uno siempre encontrará una Iliada traducida al asturiano. Pero esto no son más que excepciones.

x

El Museo era un despliegue de paneles informativos y de maquetas en todos sus pisos. Me tomé la molestia de leer algunos de los que trataban del “asturiano”, y enseguida desistí, aburrido de esa retórica vana de querer revestir lo que no tiene por qué ni para qué. El resto de pisos lo llenaban vídeos, paneles, maquetas, y los típicos objetos que interesan a un arqueólogo: hachas de mano, adminículos variados, huesos, fragmentos de vasijas, monedas, lápidas con inscripciones… En el vídeo sobre el origen del Reino de Asturias se hablaba de la batalla de Covadonga como una “revuelta” causada por el descontento hacia los impuestos que imponían los musulmanes, creí entender; naturalmente, antes de los pueblos visigodos había una población local que habría pactado con ellos. Es decir, los asturianos estaban allí mucho antes de todo, mucho antes de España: esa es la idea. Todo dicho de manera que sugiera que España es una imposición sobre una Asturias originaria.

x

En conclusión, no pude evitar la sensación de que con la excusa de la arqueología se ha creado un museo como escaparate -con tintes nacionalistas- de una comunidad autónoma. No estamos diciendo que no deban hacerse museos de arqueología. Nos preguntamos dónde hay que hacerlos, y con qué contenidos. En el Museo de Arqueología de Asturias, lo que es ver, hay muy poco que ver que realmente interese a un público de cultura media.

x

España está plagada de museos en los lugares más recónditos, una muestra más de generosidad de los gobiernos autónomos, que son profusos en poner paneles allá donde sea; no hablemos de la cantidad de casas de cultura y auditorios construidos de nueva planta sin una demanda real. En Asturias se está poniendo de moda reivindicar el “hecho diferencial”. Lo que se ha hecho allí no es más que seguir la estela de lo que, por ejemplo, se ha hecho con el batúa en Navarra y en el País Vasco. Los hechos lingüísticos son diferentes, por supuesto, pero el rumbo es magnificar lo que puede parecer diferente de lo español, manipulando la historia si es preciso, que suele serlo. Nada de eso nos sale gratis, pero la entrada no se cobra. No se cobra ahí, por supuesto, pero claro que se cobra.

x

La moda de los paneles, extendida a todas las comunidades autónomas, no deja de ser una moda y, lo más probable, pasará. Es, al fin y al cabo, una manifestación provinciana en el peor sentido de la palabra. A mí, sinceramente, me ofende el bolsillo mucho más que tener que pagar siete euros por entrar en una catedral. A la salida, por cierto, vi como unos papeles se perseguían en remolino, junto a una verja lateral y recordé el comienzo de la gran Regenta, con ese “viento Sur, caliente y perezoso” que empuja “polvo, trapos, pajas y papeles”. ¡Qué ironía memorable! Unos pocos papeles olvidados hoy hacen su homenaje a Clarín.

x

x

Javier Horno Gracia

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

Libros amigos por Javier Horno

De profundis, de Oscar Wilde

Termino de leer conmovido las que fueron las últimas obras de Oscar Wilde, escritas tras una experiencia fundamental en su vida, que fue la pena de dos años de cárcel en la prisión de Reading. Como prólogo a esta recomendación, empezaré diciendo que, una vez más, he descubierto la relevancia…
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Publicidad
Encuestas

¿Cree que tras 3 años de gobierno de Uxue Barcos hay más libertad en Navarra?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 23 de marzo de 2011