José Pardines, primer asesinato de ETA

Redacción 3 junio 2018
Imagen de José Pardines, primer asesinato de ETA
La moto de Pardines después de su asesinato
La batalla por el relato comenzó hace 50 años, con el primer asesinato de ETA, convirtiendo en héroe al asesino -cargado de anfetaminas- de un guardia civil de tráfico, cuya pistola estaba en la funda.
Un libro recoge la biografía y el contexto en el que se produjo el primer asesinado de ETA: un guardia civil de Galicia que regulaba el tráfico en Villabona (Guipúzcoa). “Llegamos tarde, pero ha llegado el momento de devolverle a la memoria”

Pardines, el primer asesinato de ETA
GABRIEL GONZÁLEZ Pamplona
Una de las preguntas del Euskobarometro del año pasado fue si los ciudadanos vascos conocían quién había sido el primer asesinado por ETA. Solo el 1,2% de los encuestados supo responder que fue el guardia civil José Antonio Pardines, un agente de Tráfico que murió de cinco balazos en Villabona (Guipúzcoa) el 7 de junio de 1968. Eso hizo reflexionar al Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo, que fue la que sugirió que se incluyera esa pregunta en la encuesta, para impulsar un libro con el fin de “recuperar la individualidad de la primera víctima de ETA, “la más olvidada de todas”. 
Dos etarras, Pardines y camionero en Villabona
Máxime cuando uno de los dos etarras que lo mataron, Txabi Etxebarrieta, ha sido objeto de documentales, libros y homenajes [Desolvidar: y canciones famosas: “Lehengo batean” (ver traducción en comentario de Aritza). Se la hizo el ingenuo de Imanol quien, acosado luego por ETA, tuvo que abandonar el País Vasco]. “Se ha mitificado y glorificado al victimario y no a la víctima. Llegamos 50 años más tarde, pero ha llegado el momento de devolver a la memoria y humanizar a la primera víctima”, valoró ayer Gaizka Fernández Soldevilla, responsable del área de Archivo, Investigación y Documentación del Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo y coordinador de la obra que ayer se presentó en Pamplona.
Pilar Aramburu, Florencio Domínguez,
Javier Marrodán y Gaizka Fernández
Le acompañaban en el Civivox de Iturrama Florencio Domínguez, director del centro y también coordinador del libro; el profesor de Periodismo de la Universidad de Navarra Javier Marrodán, coordinador de la serie Relatos de Plomo, y Pilar Aramburu, miembro de Sociedad Civil Navarra, organizadora de la presentación.
Pardines, relató Gaizka Fernández , nació en Malpica de Bergantiños (La Coruña) el 1 de junio de 1943. Su madre se dedicaba a reparar las redes de pesca pero murió muy joven, por lo que sus tres hijos fueron a vivir con su tía en aquellos años “de miseria”. Así que el hijo mayor, José Antonio, tuvo que renunciar a su sueño, “que era ser futbolista profesional”, para empezar a trabajo y llevar dinero a casa. 
José Antonio Pardines
“Su abuelo había sido guardia civil y su padre se encontraba en activo. Así que entendemos que entró por tradición”. Apasionado de las motos, fue destinado a Tráfico. Primero a Barcelona, después a Asturias y finalmente a San Sebastián. “Pidió dos veces volver a Asturias, pero en enero de 1968 pidió quedarse, quizá porque se había echado novia, Emilia”.
Tenían planes de boda cuando el 1 de junio de 1968 cumplió 25 años. “Pero cinco días antes, en Ondarroa, ETA había decidido empezar a matar”. El 7 de junio se encontraba de turno de tarde regulando el tráfico de la N-1, que se encontraba en obras, cundo decidió seguir, no se sabe por qué, a un turismo en el que viajaban Iñaki Sarasketa y Txabi Etxebarrieta, que se dirigían a por los explosivos con los que ETA tenía pensado cometer su primer asesinato planificado, el del responsable de la policía en San Sebastián, Melitón Manzanas. 
Fermín Garcés cumplirá 87 años el próximo 7 de julio
Pardines les pidió la documentación. “Esto no coincide”, contó Fernández que fueron sus últimas palabras antes de recibir cinco balazos. Los etarras fueron perseguidos tras el aviso de un camionero de Valtierra (Fermín Garcés): Etxebarrieta murió en el enfrentamiento con la Guardia Civil y Sarasketa fue detenido al día siguiente.
Y ya entonces empezó la batalla por el relato. Gaizka Fernández afirmó que es “muy enriquecedor” que ahora se reconstruya “desde distintas perspectivas”, “pero siempre con respeto a los hechos”. ETA, entonces, difundió que sus miembros se habían defendido porque el guardia civil cogió la pistola. “No es cierto, cuando le encontraron tenía la pistola en la funda. Sarasketa dijo después que intentó que Etxebarrieta, que había consumido una especie de anfetaminas, no lo matara, y que no lo pudo evitar.
Las pistolas de Etxebarrieta y Sarasketa
Pero en el análisis de balística hay dos calibres distintos, así que hubo dos tiradores. También se ha mitificado la pistola que llevaba Etxebarrieta: decían que pertenecía a un gudari de la Guerra Civil. Pero según su número de serie, fue fabricada en 1943 por la fábrica de armas de Guernica para un encargo de los nazis”.
***
Cincuenta años después, aunque saben que Etxebarrieta no fue ningún héroe sino un asesino a traición, tienen que seguir alimentando el mito para consumo propio. Esperemos que no sean tan cenizos de poner la canción de Imanol.
Cake Minuesa, jugándose el físico (y la camisa) denuncia que se consientan estos homenajes, estas apologías del terrorismo:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando…

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

Libros amigos por Javier Horno

Los hermanos Álvarez Quintero

Serafín y Joaquín Álvarez Quintero (1871-1938 y 1873-1944) son dos autores de teatro, muy exitosos en su momento, cuya fama ha menguado en no muchos años. Eran nombrados con letra pequeña en los manuales de literatura, que en la época de la Educación General Básica eran, casi invariablemente, los de…
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Publicidad
Encuestas

¿Qué opinión le merece el fenómeno de VOX?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 6 de mayo de 2016