Es lunes, pero la izquierda ha sufrido una severa derrotiña en Galicia. Podría añadirse que Pedro Sánchez ha sufrido una severa derrotiña, pero no es cierto. Es decir, Sánchez es el responsable del descalabro socialista, pero no el perjudicado. Sánchez sigue en Moncloa y eso es lo único que le importa, le da igual ir destruyendo al PSOE en toda España por fascículos. El hecho sin embargo es que el PSOE ha pasado de 14 a 9 diputados. En Galicia el PSOE es tercera fuerza, pero es que además la segunda fuerza lo duplica y la primera lo triplica en porcentaje de voto. Si de todas formas a los socialistas en general no les importa su autodestrucción, a nosotros tampoco.

El resultado en Galicia viene a desmentir por completo el discurso de que el PSOE y sus políticas de “concordia” son el freno del nacionalismo. Por el contrario, el freno del nacionalismo es la derecha no nacionalista. Las políticas del PSOE no sólo no frenan al nacionalismo, que sube de 19 a 25, sino que además el nacionalismo sube a costa del PSOE. El PSOE no sólo no es el freno del nacionalismo sino que es el combustible del nacionalismo.

X

El ascenso del BNG es la consecuencia lógica del marco político que ha creado el PSOE, aunque no sólo el PSOE. Hemos creado un marco en Galicia, en Cataluña, en la CAV, en Navarra y en media España que incentiva el nacionalismo. Viendo los pagos, las cesiones y los privilegios que reciben los nacionalistas en todas las comunidades donde tienen el poder, lo que estamos incentivando es que todo el mundo quiera tener también esas cesiones, esos pagos y esos privilegios, y por tanto que los nacionalistas tengan el poder. El ascenso del BNG no puede ser por consiguiente una sorpresa sino una consecuencia inevitable del marco que hemos creado, y el nacionalismo seguirá creciendo hasta que los incentivos no se inviertan y ese marco sea desmantelado.

Otro mantra de la izquierda que la realidad ha hecho saltar por los aires en las elecciones gallegas es el de que la participación favorece a la izquierda. Frente a una participación del 48,9% en 2020, ayer hubo una participación del 67,3% sin que la derecha perdiera un milímetro.

En el cómputo general, Democracia Ourensana obtuvo un diputado con sólo el 1% de los votos, pero con el 8,8% de los votos en Orense. Este partido se podía haber convertido en el gran beneficiado de la noche en un escenario de empate entre bloques, aunque finalmente no fue el caso. El flamante diputado de Democracia Ourensana, Armando Ojea, adquirió notoriedad en 2019 cuando, siendo concejal de esta formación, se burló de la propuesta socialista de que los menores que no se sintieran ni hombres ni mujeres pudieran marcar su género con una “x” en el DNI. Ojea, que es calvo, ironizó a este respecto declarando que “claro, lo que importa es lo que uno se sienta. Yo, por ejemplo, me siento melenudo”, a lo que además añadió: “Y con la casilla de la edad, igual. Lo que hay que poner en el DNI es la edad con la que uno se sienta”. Ojea, ahora flamante diputado, fue inmediatamente señalado por la izquierda como transfobo. Políticamente, sin embargo, Democracia Ourensana es un tanto transpolítico, dependiendo de la puja del solecito más cálido, aunque ese sol hasta ahora ha sido el astro popular.

Por lo que se refiere a VOX, sigue siendo una fuerza extraparlamentaria en Galicia aunque duplica los votos de Democracia Ourensana. Por otro lado, pese al discurso de que es una fuerza en descomposición, lo cierto es que no ha perdido votos respecto a las elecciones gallegas de 2020, de hecho los ha ganado: de 26.797 votos a 32.493 y del 2,05% al 2,19%. En lo que ha fracasado VOX es en la conservación de sus electores en las generales a la hora de celebrarse las elecciones gallegas. El constante machaque al que es sometido VOX en nombre del voto útil le lleva a ostentar en Galicia el doble de votos en las generales que en las autonómicas. Con el porcentaje de voto de las generales, VOX estaría en las autonómicas a las puertas de conseguir al menos un diputado por cada provincia gallega.

X

Fracaso resonante es lo que han cosechado en Galicia Sumar y Podemos. No sólo es que no han obtenido representación sino que entre ambas fuerzas suman menos votos que VOX. Y eso que en este caso todo lo que ha sido un machaque mediático a VOX ha sido en cambio un apoyo y una visibilidad desmedida para Yolanda Díaz y Sumar. Obviamente todo lo que era de aplicación al PSOE lo es también para Sumar. ¿Qué sentido tiene votar a Sumar pudiendo votar al BNG? No sólo es que el marco político general favorece al nacionalismo, es que el PSOE y Sumar casi han hecho campaña estas elecciones para el BNG. El resultado es que el bloque nacional-socialista no ha crecido, pero el BNG se ha convertido en una fuerza que duplica al PSG y que ha dejado fuera del parlamento a Sumar.

Más allá de la satisfacción por un resultado que indudablemente significa una dura derrota para el sanchismo, una cierta dosis de autocrítica no debería sobrar. Quien guasonamente afirma que la izquierda ha ganado las elecciones gallegas con el 100% de los diputados no carece de cierta razón. Con VOX fuera del parlamento gallego, ¿quién cuestiona asuntos fundamentales como la Agenda 2030, las normas de género, la memoria histórica, la política de inmigración, la libertad lingüística o la defensa de la vida? En nombre del voto útil, una parte significativa de los gallegos se quedan sin voz y el parlamento gallego presenta en torno a todos estos asuntos una falsa unanimidad que no existe en la sociedad.

X

Al margen de todo lo dicho, el resultado es bueno para Feijóo en particular, evitando el debate sobre su liderazgo que hubiera significado la pérdida de Galicia. Damos por hecho que Feijóo ha trabajado bien porque ha mantenido la mayoría, ¿pero pueden haber afectado al resultado cuestiones como las negociaciones sobre la amnistía con Junts? ¿Hubiera sido aún mejor el resultado del PP sin los errores en el último tramo de la campaña de Feijóo?

X

Lo que sin duda no va a significar el resultado en Galicia es un giro de timón en la política de Pedro Sánchez. En primer lugar porque Sánchez a lo mejor no es capaz de hacer una lectura crítica del resultado. En segundo lugar porque a Sánchez le da igual todo lo que no sea su permanencia en el poder. Y en tercer lugar porque ya no tiene alternativa, habiéndose convertido en un rehén de los socios que le mantienen en el poder.

X

 

Comentarios (1)
  1. Alcibíades06 says:

    Parece ser que el elemento central identitario y distintivo de Galicia es el idioma gallego. La candidata nacional-comunista del BNG, Ana Pontón, se jacta de no hablar en castellano desde los 15 años. Ayer escuché a los distintos candidatos, incluida la señora Pontón, Su valoración de los resultados electorales y lo hicieron, al parecer, en gallego.
    ¡ Milagro ! A todos, hasta a la señora Pontón, los entendí perfectamente. Y sería prematuro considerar que el Espíritu Santo me ha concedido el “don de lenguas “, porque Pentecostés todavía no ha llegado.Su peculiaridad lingüística más los asemeja que los distingue del resto de los españoles.
    ¡ El narcisismo de las pequeñas diferencias! No es inusual querer ser
    cabeza de ratón en vez de de cola de león.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 12 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja