Almodóvar multiplica tu dinero… por 0,5

La Gala de los Goya volvió a no decepcionar. Una Gala de los Goya es lo que se espera de una Gala de los Goya. ¿Por qué el gobierno inunda de dinero al mundo del cine? ¿Por qué el mundo del cine es un cuasi-monopolio de la izquierda? ¿Por que el cine español es 1% cine y 99% ideología? ¿Por qué de lo que vive el cine español no es del cine sino de la ideología? Cualquiera que vea una vez una Gala de los Goya, escuchando al personal, encuentra respuesta inmediata y evidente a toda esta batería de preguntas.

X

La Gala de los Goya es una versión descafeinada y cateta de la gala de los Oscar. Esta condición resulta especialmente lamentable porque ya la gala de los Oscar es bastante lamentable y decadente en la actualidad. Los Goya son un quiero y no puedo, un quiero ser comunista pero millonario, un igualitario radical pero estrella, una feminista liberada pero operada,y en casi todos los casos un esperpento puesto sobre una  alfombra, como si pudiera hacer algo al respecto la alfombra.

Sin duda sería injusto descalificar totalmente al cine español. Alguna vez se hacen películas interesantes, o por lo menos se hace bien el mal, pero esto no sucede el 95% de las veces y el 99% del dinero público no va a ese 5% que es la excepción. El sistema está pensado de tal modo que si hay un 5% de películas interesantes es a pesar del sistema implantado y no gracias a él. A fin de cuentas se trata de adoctrinar y cobrar. Pasado el suficiente tiempo con este sistema simplemente cada vez está más podrido y todo es más chusco y penoso. El gobierno actual sólo ha venido a llevar la vergüenza ajena a su máxima expresión. Cuando se cobra sólo por arrastrarse ante los líderes de la izquierda, en un ambiente de abierta competencia por ver quién se arrastra más, los resultados no pueden ser otros que los que son.

Al margen de lo que fue mal gusto y adoctrinamiento, o sea casi todo, o incluso dentro de este capítulo, Almodóvar aprovechó la tribuna para arremeter contra quienes cuestionan la financiación del cine español a cuenta del contribuyente, o incluso que el cine español se dedique a insultar y denigrar sistemáticamente a la mitad de los españoles que lo financian.

Desde luego no es el más apto Almodóvar para hablar de lo que vuelve al estado de lo que el estado regala al cine, pero en todo caso nos encontraríamos ante un ejemplo de teoría del cristal roto de libro.

La Teoría del Cristal Roto es que todo gasto público es productivo casi por definición. Se trata de una reducción al absurdo de ese keynesiasmo radical en virtud del cual para salir de una crisis basta que el gobierno de dinero a la mitad del país por abrir agujeros con una pala y a la otra mitad por ir con una pala a taparlos. En el caso del cristal roto, el que tira una piedra a un escaparate puede alegar que con ello ha ganado dinero el cristalero, y que por tanto no es un vándalo sino un benefactor porque ha generado gasto y estimulado la economía. El problema es que el dueño de la tienda, por culpa de este “benefactor”, se tiene que gastar en el cristalero el dinero que a lo mejor tenía para montar una web de su negocio, la cual hubiera multiplicado sus ventas. De este modo, una inversión productiva se convierte en un gasto improductivo y en pagar dos veces el mismo cristal, asiganando ineficientemente los recursos disponibles.

En el caso que nos ocupa, además, resulta que el cine devuelve mucho menos de lo que recibe, siendo muy superior lo que recibe en subvenciones a lo que recauda, y desde luego a lo que devuelve al estado de lo que recauda. Todo eso dinero que recibe el cine sería mucho más productivo y le generaría al estado muchos más beneficios invertido en otros sectores, o sería mucho mejor para el crecimiento económico simplemente en el bolsillo de los contribuyentes, gastado o invertido en lo que demanden los contribuyentes, cine si es el caso, pero de la película y el tipo de cine de su elección. Por tanto no se puede pretender como Almodóvar que el cine español devuelva multiplicado el dinero que recibe del estado, salvo que entendamos que lo que recibe lo multiplica por 0,5 o por 0,1, que obviamente no es aumentar pero sí que es también multiplicar.

X

 

Comentarios (1)
  1. anacleto says:

    Almodovar, sus películas son espantosas, y quizá muchos tontos se crean eso de que el dinero vuelve con creces. Mantengo que efectivamente son los señoritos del cine.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 6 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja