Puede parecer que en este confidencial nos volvemos malhablados por momentos pero, con alguna excepción puntual, nada más lejos de la realidad. Lo que pasa es que la realidad nos impone a menudo su propio lenguaje, como en el caso de la canción ganadora del Festival de Benidorm o ahora Benidorm Fest, que se llama “Zorra”, con la que España concursará en Eurovisión.

Cabe señalar que “Zorra” ha sido la canción ganadora en un proceso de elección ya de por sí polémico, al margen del nombre de la canción. En la última votación, entre 4 candidatos finales, Zorra ganó la votación popular por sólo 2 votos, pero es que previamente el jurado decidió excluir de los 4 clasificados finales a la canción que había tenido en la fase anterior el 57% de los votos populares. O sea, que no estamos ante una canción ganadora realmente elegida por el público.

El problema con el Benidorm Fest es que da la impresión de que ha sido totalmente politizado y abducido por TVE. Lo que importa ya no es la canción sino el mensaje. El mensaje político, por supuesto. Ya en 2022 hubo polémica con la elección de Chanel porque la izquierda y el feminismo apostaron por otra canción. Este año se presenta la designación de Zorra como una victoria en segunda vuelta respecto a Slomo y Chanel. Ahora “zorra” es una reivindicación feminista, pero en 2022 sólo les faltó llamar zorra a Chanel.

Resulta llamativo que el PSOE arremetiera en 2022 contra Chanel acusando a su canción nada menos que de inducir a la prostitución, para en 2024 jalear una canción que se llama “Zorra”. La letra de la canción viene a expresar la rebelde disposición de la cantante dispuesta a hacer lo que le parezca al margen de que por ello se la pueda llamar “zorra”. Pero claro, si lo que antes era ser puta ahora es una liberación, a lo mejor la prostitución es la máxima expresión progresista de la liberación de la mujer. Vaya usted a saber. La verdad es que ahora a una mujer que se sale del carril no la llaman zorra, la llaman facha, por lo que lo mismo dentro de unos años la canción de Eurovisión es una denuncia de la dictadura woke, se titula “Facha” y la canta una mujer mostrando su desprecio a los que para dominarla ahora la llaman así. ¿Y por qué a la zorra empoderada la rodean hombres afeminados o gays durante la actuación? Es el nuevo paradigma masculino. Hay que feminizar al hombre y masculinizar a la mujer, ahora que el género es  una cosa de quita y pon.

Por lo demás, ya que Pedro Sánchez también se ha metido en este fregado sacando a relucir el Cara al Sol, recordemos que el Festival de Benidorm, del que deriva el Benidorm Fest, nace en 1959, en pleno franquismo, inspirado en el Festival de San Remo, impulsado por la Secretaría General del Movimiento y organizado y difundido desde la sala de fiestas Manila Park por la Red de Emisoras del Movimiento. En el fondo, salvo el color del gobierno, parece que tampoco ha cambiado la cosa tanto como cabría pensar.

X

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (13 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja