Supongamos que un día vencemos al sanchismo, ¿nos dejaran derogarlo?

Como era de esperar, la victoria electoral de Milei no era el final sino el comienzo de un camino de cambio. Todo estaba por hacer y habría importantes resistencias para hacerlo. Unas resistencias serían violentas y a pie de calle, y otras podrían venir de la colonización de la justicia y del aparato del estado que dejan como herencia décadas de socialismo kirchnerista.

Desde luego Milei, que ya es libertario hasta en el apellido, no está por encima de la ley, pero cabe sospechar hasta qué punto los tribunales que deja atrás el régimen kirchnerista son independientes, y si sus trabas a Milei son objetivas, o son un mero apéndice judicial del poder político kirchnerista, y sus resoluciones una perversión de la democracia y la justicia.

X

La cuestión resulta pertinente observando la situación desde España, porque la colonización de la justicia que ha llevado a cabo el PSOE no es discutible. Por consiguiente, si ahora mismo o dentro de un tiempo cayera el sanchismo seguiría habiendo un Tribunal Constitucional de claro signo sanchista y dotado, o autodotado, de un poder casi ilimitado.

X

La faceta que el pumpidismo judicial está dejando ver hasta ahora es la de que todo lo que hace el gobierno de Sánchez, haga lo que haga, está dentro de la Constitución. La Constitución ha dejado de ser por tanto un límite al poder absoluto del gobierno, y lo ha dejado de ser de la mano de quien precisamente tendría que ser el garante de la defensa de la Constitución frente al gobierno. Pero claro, malamente un tribunal va a ser el garante de la defensa de la ley frente a los partidos del poder cuando los que nombran a la mayoría de los miembros de ese tribunal son precisamente los partidos que están en el poder.

X

Lo que nos queda por ver, sin embargo, es cuál sería la faceta de este tribunal de mayoría sanchista el día que cayera el sanchismo. ¿Le pasaría a un futuro gobierno alternativo en España lo mismo que le está pasando a Milei en Argentina? Igual que ahora todo lo que hace el gobierno al TC le parece constitucional, el día de mañana el TC podría decidir que todo lo que hiciera un gobierno no sanchista es inconstitucional. Lo mismo que ahora se pueden retorcer las cosas para que sean constitucionales, en otro momento se pueden retorcer para que sean inconstitucionales, según convenga. Una nueva mayoría parlamentaria alternativa a la actual podría quedarse apenas sin capacidad para legislar. ¿Y de qué serviría entonces haber sacado del gobierno al sanchismo en las urnas? ¿Arderán las calles el día que caiga el sanchismo y verán legitimidas sus acciones quienes las hagan arder por constantes sentencias del TC declarando inconstitucional todo lo que haga el futuro gobierno? Como en el caso de Argentina, hacer caer al sanchismo en las urnas aquí también será el principio y no el final del camino. Y el camino, más vale tenerlo claro desde ahora y estar preparado, será previsiblemente largo y duro de recorrer.

X

 

Comentarios (2)
  1. Alcibíades06 says:

    El Presidente del Tribunal Constitucional (TC ) ha sido un prominente representante de la doctrina denominada “uso alternativo del Derecho”.Según esta teoría , los jueces y fiscales han de interpretar la Ley superando su literalidad, para hacerle decir lo que reclaman los auténticos principios de la justicia material, que naturalmente son los que ellos mismos establecen.En definitiva, la ley no dice lo que sus palabras expresan , sino lo que – segun ellos -debiera decir.Esto es ,ni más ni menos, lo que Pumpido explicaba con su metáfora acerca de que ” el vuelo de las togas no impediría que se pringasen con el polvo del camino”.Se trataba de la negociación con ETA y los jueces debían permitir cualquier cualquier adulteración gubernamental de la ley en aras del supremo valor de la justicia “socialista”.
    Así es Pumpido y así son sus seis adlateres.La justicia constitucional es totalmente predecible hoy en día: todo lo que sea del gusto del contubernio “progresista” será constitucional y viceversa.Por eso recurrir ante el TC -si,desde luego,un cáncer auténtico en estos momentos – es una solemne pérdida de tiempo,que solo hace validar el trampantojo en que se ha convertido la justicia constitucional.
    Recapacitemos y contemplemos en serio la posibilidad de renunciar al recurso ante el TC en tanto no deje de ser solo un siniestro simulacro de justicia constitucional.Pues sería bueno para todos que muriera de inanición , sellando así esa sobrecogedora y torticera sonrisa de su augusto Presidente.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 11 Thumb down 0

  2. Cándido es una versión cutre del pro nazi Carl Schmitt, que limó las leyes de Weimar lo suficiente para que los nazis se pudieran hacer con el control absoluto de todos los resortes de poder en Alemania, alfombrando la dictadura, la guerra y el genocidio.
    ¿Qué imaginan ustedes que será el resultado de las andanzas de un corrupto socialista arrastrador de togas por el suelo? Llámenlo Guerra Civil II, aunque tal vez los historiadores futuros le pongan otro nombre.

    ¿Te gusta? Thumb up 1 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja