Otra “anecdótica” agresión sexual de un inmigrante magrebí en la zona de Pamplona

Vamos a puntualizarlo ya de entrada, porque se están repitiendo tantas agresiones sexuales cortadas por el mismo patrón en Pamplona que podría percibirse una impresión equivocada: aclaremos por tanto que no se trata de una misma agresión sexual sobre la que algunos medios estamos volviendo una y otra vez, sino que todas ellas son agresiones sexuales distintas. El problema es que casi cada fin de semana tenemos ya una agresión sexual de este tipo en el entorno de Pamplona.

Los hechos que se conocen ahora se produjeron el jueves y vuelven a tener como víctima a una mujer y como acusado a un hombre de origen magrebí y con antencedentes. Es decir, asistimos una vez más no sólo a un caso de violencia sexual importada, sino protagonizado por alguien que ya acumula un historial delictivo a sus espaldas, por tanto  alguien que ya no debería estar aquí. Se trata por consiguiente de otra agresión perfectamente evitable con sólo haber aplicado un poco de sentido común. El problema es que el negacionismo de la izquierda se ha impuesto al sentido común.

No hace ni 15 días que la vicepresidenta tercera del Gobierno de Navarra y consejera de Políticas Migratorias, la podemita Begoña Alfaro, preguntada por esta cuestión calificaba de “anecdóticas” todas estas agresiones sexuales a mujeres que se están sucediendo en cascada en los últimos tiempos en la zona de Pamplona.

Si alguna seguridad tenemos por tanto respecto a este problema es que el gobierno de Chivite no va a arreglar este problema. No lo va a arreglar porque tiene que negarlo. No lo va a arreglar porque llama racismo a no cerrar los ojos ante el problema. No lo va a arreglar porque las agresiones sexuales a mujeres en la zona de Pamplona son para este gobierno meras anécdotas. ¿Es este el gobierno más feminista del mundo? ¿Es este gobierno el que va a defender a las mujeres navarras? ¿Qué tiene que votar una mujer navarra para sentirse más segura en la calles?

X

Esto va a ir a más. No hay que ser un genio para saber lo que va a ocurrir porque lo estamos viendo en todos los países de alrededor. No sólo es que la izquierda no vaya a solucionar este problema, sino que el problema es consecuencia de la política de inmigración de la izquierda. Que la izquierda cierre los ojos ante la realidad es un problema, pero en definitiva son los votantes de la izquierda los que tienen que decidir si ellos tampoco quieren mirar. Eso sí, sin mirar el problema no hay solución.

x

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (14 votos, media: 4,86 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja