Siguiendo la reflexión de este año de la Asociación Católica de Propagandistas, es una gran pregunta la de si la Navidad es verdad. También es una gran reflexión la de qué queda si la Navidad es mentira. O la Navidad es mentira, o es lo más importante del mundo. La pregunta es si Dios vino al mundo o no. Y ya si quieren, a un nivel incluso más básico, si hay algo más o no.

x

El ser humano es un bicho peculiar. Frente a todos los animales, el ser humano es el único capaz de no darse por satisfecho con la existencia del mundo material. No sólo es que los animales no se pueden plantear la existencia de algo más allá del mundo material, sino que mucho menos pueden sentirse insatisfechos o incompletos sólo con comida, sexo o calor. El humano que puede sentirse completo, satisfecho y feliz con sólo lo que ofrece el mundo material es, de algún modo y sin querer ofender, un poco animal.

X

La pregunta entonces es si los humanos sufrimos algo así como un fallo de fabricación. Si es que tenemos un anhelo o una necesidad para sentirnos completos y realizados que pertenece a un plano que resulta que no existe. Tenemos un hueco en forma de estrella pero no existen las estrellas, sólo los huecos en forma de estrella. Tenemos la funda del iPad pero no tenemos el iPad. No existen los iPad. Estamos destinados a sobrellevar nuestro anhelo de un destino inexistente que nos complete. De hecho nos pasamos la vida tratando de llenar ese hueco con cosas que no encajan bien en el hueco, que no lo completan y que no nos dejan satisfechos. Nuestro hueco sin embargo dice algo de nosotros mismos y de nuestros anhelos. La forma del hueco dice algo de lo que buscamos y echamos de menos igual que la forma de la funda del iPad ya nos dice algo de la forma del iPad. Tenemos un hueco que nos dice algo de la forma y las cualidades de Dios. Porque seamos claros, o existe Dios o ese hueco no se puede llenar. Viviremos siempre con esa oquedad. Todo es mentira, si la Navidad no es verdad.

¿Pero y si es verdad? Lo cierto es que el sentido de nuestra vida cambia totalmente según pensemos que hay algo más o no, que lo existente se reduce a lo material o que existe además algo espiritual. Si hay algo más, entonces nunca nos podemos sentir solos, por ejemplo. Si hay algo más, entonces puede existir la libertad. Si hay algo más, la muerte puede no ser el final. Si hay algo más, puede que la justicia no dependa sólo de la policía. Si hay algo más, puede que las luces y los adornos de la Navidad no sean lo único que es la Navidad. Si hay algo más… el hueco que tenemos quizá se pueda llenar.

X

Es osado en estos tiempos pensar que pueda haber algo más que lo material. La modernidad exige reducir lo existente a lo científicamente observable. Se nos exigen pruebas materiales para demostrar la existencia de cosas inmateriales. La ciencia funciona muy bien explicando lo observable cuando reducimos lo existente a sólo lo observable. Lo que pasa es que una cosa es observar un crimen y otra horrorizarse y pedir justicia. Horrorizarse y pedir justicia no es una exigencia científica. En la ciencia hay un sujeto y un objeto, pero preguntarse por qué hay un sujeto y un objeto en vez de sólo objetos, o nada, esa no es una pregunta que pueda responder la ciencia. Por tanto no tiene sentido hacérsela. Para muchas personas es sin embargo LA pregunta. Hay que reducir lo existente a lo que ilumina la linterna, para ser políticamente correcto. Y desde luego no preguntarse quién es el tipo de la linterna o por qué existe una linterna. Si sólo te haces las preguntas que la ciencia puede responder, la ciencia será satisfactoria para responder todas tus preguntas. Los antiguos griegos tenían un mito sobre esto, lo llamaban el lecho de Procusto.

X

Hay gente que no cree en la Navidad pero cree que el socialismo funciona, y es gente muy segura de que es muy racional y que no cree en supercherías. En este confidencial, en este sentido, tenemos que confesar que no somos neutrales respecto a la Navidad. Creemos en la Navidad. Creemos que hay algo más. Creemos que Dios vino al mundo para hacernos saber algo más. Creemos que hay esperanza. Creemos que hay algo que puede rellenar nuestro hueco. Creemos que hay algo que celebrar. Creemos que hay algo que felicitar. Total, que para todos ustedes… feliz Navidad.

X

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (14 votos, media: 4,79 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja