Navarra y el progresismo sin techo

Pese a las bondades del calentamiento global hoy es un día muy frio en Pamplona para pasar la noche durmiendo en la calle, con temperaturas nocturnas en torno a los cero grados. Sin embargo, Cáritas Navarra informa de que el número de personas sin hogar en la comunidad foral aumenta sin parar, que han aumentado un 25% en los últimos 10 años y que somos la tercera comunidad española con mayor proporción de personas viviendo en la calle sin techo.

Todo lo anterior debería ser causa tanto de preocupación como de sorpresa. ¿Cómo son posibles esos datos tras 9 años de gobiernos de “progreso”? Lo sorprendente no es sólo que el número de personas sin techo crezca sin parar bajo el hiperprogresismo político foral, y bajo el continuo aumento del gasto gubernamental y de los impuestos, sino que quien tenga que hacer un esfuerzo cada vez mayor para atender estas personas tenga que ser Cáritas, una institución privada y de la Iglesia Católica.

X

Para empezar, se supone que los partidos “progresistas” se presentan a las elecciones prometiendo acabar con este tipo de situaciones, y la gente les vota por ello. ¿Pero dónde están los resultados? ¿Y qué sentido tiene votar unas políticas que, en el mundo real, obtienen lo contrario de lo que prometen? ¿Cuánta gente seguiría votando lo mismo si en vez de votar en función de las promesas votara en función de los resultados?

X

Por otro lado, el discurso de estos partidos “progresistas” no era sólo que iban a acabar con el problema, sino que quien tenía que hacer frente a la atención de los sin techo tenía que ser el gobierno. Tener un techo no tenía que ser un acto de caridad, sino un derecho. Lo tenía que garantizar el gobierno. Y para eso nos iban a cobrar más impuestos. Al parecer, lo único que garantiza el gobierno es un empeoramiento de casi todos los problemas que trata de solucionar, eso sí a un coste creciente y estéril. Al final, como siempre, es Cáritas el verdadero escudo social.

Irónicamente, Navarra ha sido la única comunidad española en la que disminuyó el número de contribuyentes que el año pasado marcaron la casilla de la Iglesia. O sea, que cada vez hinchamos más a un gobierno que cada vez es más incapaz de hacer frente al problema de la pobreza, y al mismo tiempo cada vez quitamos más recursos al que realmente hace frente a ese problema a pie de calle y suple la incompetencia del gobierno. Para marcar las casillas del IRPF, como para votar, a lo mejor también habría que atender más a los resultados reales que a los discursos. A fin de cuentas cualquier discurso separado de sus resultados es maravilloso. El problema es que si lo separamos de sus resultados el queso del cepo también es estupendo para el ratón.

X

 

Comentarios (1)
  1. Alcibíades06 says:

    Admitiendo todo lo que Navarra confidencial señala, aún puede añadirse un matiz que espero que no suene a frívolo. Pablo SOLABRE, director municipal de atención a personas sin hogar, señalaba hace unos días que en Pamplona se está produciendo un evidente efecto llamada a esta clase de personas. Y ello parece deberse a los servicios de calidad que aquí se prestan. No sé qué quería decir exactamente SOLABRE cuando afirmaba que nos sorprendería el perfil de las personas que acuden al albergue municipal… Sería bueno conocerlo.

    ¿Te gusta? Thumb up 2 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja