Pirritx, Porrotx y la coulrofobia

Pirritx y Porrotx vuelven a la carga en apoyo a los presos de ETA. En realidad esto no es noticia, noticia sería que Pirritx y Porrotx codenaran el terrorismo, dijeran que los etarras son criminales y señalaran que por tanto es justo que paguen una pena de cárcel por ello. Pero si Pîrritx y Porrotx hicieran tal cosa tendrían que decir adiós al negocio. ¿Cuántos ayuntamientos de la izquierda abertzale contratarían a Prritx y Porrotx si empezaran a hablar en contra de ETA y a llamar a los terroristas de ETA por su nombre? De hecho, Pirritx y Porrotx existen y son contratados para difundir el mensaje de que los presos de ETA no son verdugos sino víctimas. O sea, que no pueden hacer otra cosa que lo que hacen. El frente infantil de la izquierda abertzale no puede hacer otra cosa que propagar el mensaje de la izquierda abertzale. Si no propagara el mensaje de la izquierda abertzale, no existiría el frente infantil de la izquierda abertzale. El punto es, ¿alguien se cree que Pirritx y Porrotx no son el frente infantil de la izquierda abertzale? Desde luego si alguien tiene claro que lo son es la propia izquierda abertzale. El dinero que gestiona la izquierda abertzale no va a otra cosa que no sean los diversos frentes de la izquierda abertzale.

Por lo demás apenas merece la pena detenerse mucho en el mensaje a los niños de Pirritx y Porrotx. En esta última campañita no son ni más ni menos abominables que en todas las anteriores. El mensaje, sazonado con las oportunas ikurriñas y banderas aberchalizadas de Navarra, es tan simple como presos a casa, presos a casa, bai, bai, bai. Digamos a su favor que tampoco es que los abertzales de 50 años manejen esquemas mucho más complicados que los que esgrimen para las mentes infantiles Pirritx y Porrotx.

El mensaje en todo caso resulta inequívoco. Ahora que ya todos los presos de ETA están en su tierra el mensaje de que tienen que irse a su casa significa literalmente, como en realidad siempre significó, que tienen que ser excarcelados. O sea, no ya que tienen que cumplir pena en cárceles cercanas a sus casas, sino que hay que abrirles la puerta de la celda para que se vayan a su casa. La impunidad. ¿Y por qué la impunidad? Porque no merecen un castigo. ¿Y porque no merecen un castigo? Porque lo que hicieron, como pegar un tiro en la nuca a guardia civil o a un concejal del PP no fue algo malo, no es algo que merezca un castigo. Los no abertzales al hoyo, pum, pum, pum. Los etarras a casa, bai, bai, bai. El complejo pensamiento filoetarra y su moral no dan para más.

X

En nuestro titular hablábamos de la coulrofobia, que es el terror que algunas personas experimentan ante los payasos. Pero en su caso ese es un miedo irracional. En el caso de Pirritx y Porrotx el miedo, el rechazo y la nausea son un sentimiento sano y natural.

X

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,78 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja