Por más que suban los impuestos o el gasto público, cada vez hacen más falta Cáritas o el Paris 365

Paris 365 fue una iniciativa nacida en Pamplona en 2009 para crear un comedor que atendiera a personas sin techo o en estado de grave necesidad. Esta iniciativa fue saludada en aquel momento con particular entusiasmo por los partidos de “progreso” de la época, ya que por un lado venía a poner en evidencia una serie de carencias sociales en aquellos tiempos de crisis en que gobernaba UPN y por otro nacía con un cierto sello jurrutu en su ADN, que siempre se ha visto reflejado en las ikurriñas, consignas contra el AVE o proclamas antinucleares propias de su cartelería. Paris 365 venía a ser una alternativa de ese mundillo a Cáritas. Por otro lado tampoco pasa nada si algo como el Paris 365 es lo peor que hacen los jurrutus.

X

El caso es que estos días el Paris 365 vuelve a ser noticia por el servicio que sigue prestando, por sus problemas para contar con los recursos necesarios para prestar ese servicio, y por la delicada situación económica que volvemos a estar atravesando.

x

Una vez más no podemos sino sorprendernos de que Paris 365 siga existiendo o de que con datos de 2019 (evitaremos 2020 por el efecto pandemia) se atendiera a 292 personas frente a las 283 de 2015, o que en 2019 se repartieran 2.875 cestas solidarias frente a las 928 de 2015. Es decir, dando un poco la vuelta al entusiasmo progresista con el que se recibió el nacimiento de Paris 365, tras dos legislaturas de gobiernos progresistas lo que se aprecia con sorpresa es primero que el comedor sigue existiendo, o sea que no ha habido que cerrarlo por haberlo hecho innecesario dos legislaturas de políticas de progreso, y segundo que sigue funcionando a mayor ritmo que nunca, y esto con datos de 2019, que en 2022 probablemente serán peores y todavía empeorando. O sea, ¿no había que votar a la izquierda precisamente para que iniciativas como Paris 365 no fueran necesarias? Pues parece que las políticas de la izquierda no han servido para erradicar la pobreza, ni siquiera para disminuirla, ni desde luego para hacer el comedor innecesario. Si en 2009 el Paris 365 era -supuestamente- un exponente de las políticas antisociales e inhumanas de UPN, ¿qué hay que deducir de la persistencia de Paris 365 y del aumento de atenciones a personas desfavorecidas?

X

X

Cabe añadir a la reflexión que en todos estos años se nos han ido subiendo y subiendo los impuestos a los navarros, precisamente bajo el pretexto de que era para financiar políticas sociales chulísimas, pero vemos que no hay una relación entre las subidas de impuestos y que organizaciones como Cáritas y Paris 365 se queden sin labor. La pregunta casi podría llegar a ser la inversa. ¿Para qué pagamos tantos impuestos y un estado tan caro si al final de los más desfavorecidos se tienen que seguir haciendo cargo Cáritas o Paris 365? Es decir, si el estado no consigue hacer superfluas a organizaciones como Cáritas o Paris 365, a los mejor organizaciones como Cáritas o Paris 365 podrían hacer superfluo al estado. Se ve mejor el dinero que les llega a Cáritas o Paris 365 que el el que le llega al estado. Más Cáritas y Paris 365 y menos estado. Más donaciones y menos impuestos. Más implicación personal en los problemas de los demás y menos delegar por sistema en el gobierno la ayuda al prójimo.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja