Si el Foro de Davos tiene previsto imponernos a todos los mortales sin consultarnos una Agenda 2030, el PSOE ha decidido que no puede ser menos que ese grupo de plutócratas y que nos va a imponer una Agenda 2050. En realidad no es que la agenda del PSOE sea algo opuesto o alternativo a la Agenda 2030, sino una especie exacerbación de la Agenda 2030. Donde la Agenda 2030 dice cualquier cosa, al estilo Groucho Marx el PSOE añade en su agenda al lado de cada ítem de la Agenda 2030 “y dos huevos duros”, para poder decir que es un poco más progresista, un poco más ambiciosa y que va todavía un poco más allá. Pues ya esta la Agenda 2050 del PSOE: la Agenda 2030 más dos huevos duros. No hay quien de más.

X

En cuando los detalles de la Agenda, se nos dice por ejemplo que tendremos que acoger anualmente a 191.000 inmigrantes para compensar nuestra escasa y languideciente natalidad. O que el paro será del 7%. Que sólo trabajaremos 35 horas pero que pagaremos más impuestos porque no se reducirá el gasto público. Y que habrá un 38% de universitarios.

X

Para empezar resulta significativo que un gobierno, sin consenso con todas las fuerzas políticas (cosa que por otro lado daría un poco de miedo), presente una agenda para el año 2030, como si pensara que no va a haber cambios de gobierno o de política hasta el año 2050. El primer punto de la agenda, por tanto, aunque no explícitamente, es que hasta 2050 no habrá cambios de gobierno, o al menos no habrá cambios de política. Otra forma de decirlo es que no habrá democracia.

X

Merece la pena detenerse también en la idea de acoger cada año en España a 191 .000 inmigrantes. O sea, que si en septiembre del año que viene ya hemos acogido a 191.000 habrá que construir un muro con ametralladoras. En realidad ya no se sabe si pensar que marcar un cupo de 191.000 inmigrantes es una idea desasosegante o tranquilizadora, ya que seguro que son muchos más de 191.000 los que querrían venir cada año a España. ¿Cómo se limitará a 191.000 ese número?

X

Por el lado inquietante, acoger anualmente a 191.000 inmigrantes puede resultar un plan desastroso. Obviamente no es lo mismo que nazcan 191.000 niños en el seno de una familia española, con unos cuidados, dentro de una cultura, a los que se va a proporcionar durante años una formación y una educación, que meter de golpe a 191.000 inmigrantes ya adultos de otras culturas, con otra mentalidad, sin ninguna formación, sin ningún recurso, que sólo pueden hacer trabajos manuales o de escaso valor añadido.

X

Desde luego hay países que no es que hayan crecido con la inmigración, sino que como estaban experimentando un desarrollo explosivo (como los EEUU en los siglos XIX y XX), demandaban esa inmigración. Obviamente no es la situación actual de Europa en general, que tiene una economía catatónica, ni la de España e particular. De hecho en España hay un paro juvenil del 40%, no somos capaces de generar empleo ni para la población que tenemos, por lo que parece una idea dudosa añadir cada año 191.000 personas de fuera todavía menos cualificadas que las que tenemos y que llegan en calidad de parados. Hablando en plata de lo que estamos hablando como de una especie de negocio para enriquecernos en realidad es de importar 191.000 pobres al año.

X

Si con un 40% de paro importamos además 191.000 pobres al año, sin ninguna cualificación, aumentado la oferta de mano de obra laboral poco cualificada, parece bastante obvio que los salarios de los trabajos poco cualificados experimentarán una presión brutal a la baja. Los que se coloquen cobrarán poco, pagarán pocos impuestos y realizarán trabajos de poco valor añadido. ¿Y encima trabajarán sólo 35 horas semanales? Todos los que no coloquemos significarán un gasto. A todos aporten o no al presupuesto habrá que ofrecerles sanidad, seguridad, subsidios, carreteras, alumbrado, educación…

x

Importando todos los años 191.000 pobres sin cualificación tampoco se entiende bien cómo va a subir el porcentaje de universitarios hasta casi el 40%. ¿Cómo se come todo eso junto? Por otro lado, ¿significa algo tener un 40% de universitarios? España ya tiene más universitarios que Alemania, lo que automáticamente es obvio que no significa que seamos mejores que Alemania, simplemente que tenemos más dependientas o repartidores de pizzas titulados que Alemania. Sobrecualificar sin ton ni son a la población no es ninguna inversión, sino un despilfarro como otro cualquiera. Si hace falta un 1% de abogados y convertimos al 100% de la población en licenciados en derecho no estamos aportando nada a la generación de valor del país, simplemente tendremos un excedente de abogados del 99%, un déficit de médicos o ingenieros, un montón de camareros o parados sobrecualificados y una asignación desastrosa de los recursos.

X

La gran mayoría de los alrededor de 15 millones de españoles que ahora tienen más de 55 años en el año 2050 habrán muerto. O sea, que en 2050 habrá hasta 15 millones de españoles menos. Lógicamente no morirán todos, pero los españoles que ahora tienen 55 años en el 2050 tendrán 84. Ahora mismo sólo hay 2,8 millones españoles mayores de 84 años. Por otro lado, en 2019 (evitamos 2020 por la pandemia) nacieron en España sólo 393.000 niños, el 19% de ellos, unos 78.600, de madre extranjera. O sea, cada año tendremos 584.000 nuevos españoles de los que 269.000 serán inmigrantes o hijos de inmigrantes. Así es como se mantendría el nivel de población, aunque cambiando drásticamente su composición. Podría pensarse que ir incorporando 191.000 votantes anuales al censo puede ser también la respuesta al punto 1 de la Agenda 2050, que es mantener hasta esa fecha al mismo gobierno o las mismas políticas socialistas.

X

Puesto que por un lado se prevé que vamos a tener una incorporación brutal de mano de obra no cualificada foránea, y la población de origen español cada vez va a ser más escasa y va a estar más envejecida, en lo que la economía española va a haber demanda de trabajo, caso de poder crearlo, va a ser en empleos de cuidadores de ancianos, repartidores, empleadas del hogar… previsiblemente ese vendrá a ser nuestro modelo productivo estelar para todo el que no esté parado o subvencionado aunque tenga un título improductivo.

X

Quitando en definitiva de la Agenda 2050 todo lo que resulta absurdo, totalmente voluntarista o escasamente viable, nos queda sólo lo de que en vez de carne comeremos gusanos. En realidad seguramente el gobierno sabe que su Agenda 2050 no es más que una fabulosa colección de disparates. O sea, de lo que se trata es de hacerse más popular hoy haciendo como que se tiene un plan y prometiendo el oro y el moro, más lo segundo que lo primero. A decir verdad de lo que a lo mejor simplemente se trata es de una hábil manera de mantenernos ocupados hablando de esto en vez de los desbarajustes presentes. Desde luego nosotros ya hemos picado en el cebo.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja