Tenemos Otegui para otros cuatro años. El histórico líder abertzale ha sido reelegido una vez más por aclamación como secretario general de Bildu, con el 88,5% de los votos, al estilo comunista, con candidatura única. Lo que podría esperarse de Bildu. Pero entonces, ¿dónde está la noticia?

X

x

Lo cierto es que la reelección de Otegui es un hecho significativo. En el caso de Bildu no cambiar es noticia. Para empezar porque, para justificar los pactos con Bildu, uno de los argumentos recurrentes es que Bildu “ha cambiado”. Por el contrario, cuando Bildu reelige a Otegui en este momento el mensaje claro y diáfano que emite al exterior es que nada ha cambiado. Como prueba de que nada ha cambiado, en vez de a otro candidato, se reelige a Otegui, que no sólo es un histórico de Batasuna y la izquierda abertzale sino un condenado por secuestro y por formar parte de ETA. ¿En cuántos países democráticamente homologables el gobierno se sostiene sobre un partido dirigido por un secuestrador? Podría ser peor, podría ser que los dirigentes del resto de partidos coaligados estuvieran en la cárcel o en fuga por sedición. Afortunadamente no puede existir en el mundo real ningún país tan desquiciado y por tanto es imposible ese mundo de pesadilla y que nosotros vivamos en él. Quizá, por desgracia, sea pre-cierto que un país tan desquiciado no puede existir en el mundo real.  

X

Lejos de avergonzarse de sus macabras credenciales, sin embargo, el monocandidato Otegui se dedica a otorgar o denegar carnés de demócrata en el discurso triunfal de su reelección: “EH Bildu es un movimiento abertzale, independentista, que reclama la plena soberanía para este país porque permite a los vascos construir una democracia real que huya de los autoritarismos y recorte de libertades”. ¿En qué clase de sociedad se elige a un secuestrador para que hable de libertad?

X

x

Hace unos días, sin ir más lejos, Otegui escribía un tuit diciendo que libertad no es poder ir a una terraza a tomar una cerveza, que eso ya pasaba con Franco, y que “aquí la gente dio la vida para que hubiera partidos y sindicatos”. Que libertad es tener garantizada la educación y la sanidad.

X

Lo cierto es que, remedando a Otegui, también con Franco había sanidad y educación, libertad es otra cosa, libertad es poder no estar de acuerdo con los etarras de la rama política sin que los etarras de la rama pistolera te metan un tiro en la cabeza. En cualquier caso resulta llamativo ver a Otegui explicando al resto del mundo la libertad y la democracia. Un sujeto que no condenó el asesinato de ni uno de sus rivales políticos.

X

x

¿Es casualidad que Bildu tenga al frente como portavoz al mismo nauseabundo sujeto que, cuando asesinaron a José Luis López de Lacalle, columnista de El Mundo, “explicó” su ejecución señalando que ETA ponía sobre la mesa la actuación de determinados profesionales de la comunicación que planteaban una “estrategia informativa de manipulación y de guerra en el conflicto entre Euskal Herria y España?” Evidentemente no. La izquierda abertzale quiere que el tipo que dirige el partido que sostiene a Pedro Sánchez y María Chivite sea el mismo secuestrador que se negaba a condenar y se dedicaba a explicar en la ETB los asesinatos de los rivales de la izquierda abertzale. Lo increíble es que la izquierda en bloque se pueda tragar este erizo moral. O a lo mejor siempre sobrestimamos las virtudes democráticas de la izquierda y tampoco es tan increíble. La persistencia de Otegui es la prueba de que la izquierda abertzale nunca sobrestimó los estándares éticos de la izquierda española, ni infravaloró las dimensiones de todo lo que estaba capacitada para tragar.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja