Majdanek, otro escenario de inhumanidad nazi

Durante la II Guera Mundial, varios campos de concentración y exterminio fueron creados en Polonia, siendo el más conocido el de Auschwitz-Birkenau. Pero hay más, como el de Majdanek, cuyo nombre oficial es, desde febrero de 1943, Konzentrationslager Lublin.

Este campo estaba ubicado en el voivodato polaco de Lublin, siendo realmente Majdanek el campo del Comisionado de Asuntos Internos ya existente en tiempos de la República Popular de Polonia, aunque en este artículo solo nos centraremos en el periodo bélico comprendido entre 1941 y 1944.

Más concretamente, para comenzar, este campo fue creado por decisión del Reichsführer Heinrich Himmler durante su visita a Lublin en 1941. Inicialmente, se construyó con decenas de miles de prisioneros soviéticos de guerra en mente, que habrían sido empleados para un duro trabajo físico. Este también llegó a denominarse Kriegsgefangenenlager der Waffen SS Lublin.

Desde los comienzos, muchos presos murieron debido a las muy primitivas condiciones de vida o a la epidemia del tifus. Majdanek fue uno de los campos más estrictos hasta 1943. Los boscosos barracones no protegían realmente de nada a los presos. Hasta entonces, estaban sin terminar (no había cristales en las ventanas, ni equipación básica, ni colchones, ni recursos sanitarios ni un sistema de aguas residuales).

Era muy fácil fallecer, considerando la constante falta de prendas de vestir, alimentos, medicinas y aguas así como la infección causada por insectos por no mencionar el caso extremo: a veces, incluso barracones con una masificación multiplicada por cinco. La situación no era mejor “en el exterior”.

El personal del campo, formado por hasta 1200 personas, trató a los presos con una brutalidad extrema que no cambió hasta los últimos momentos de operación del Majdanek. La humillación, el ahorcamiento y los golpes hasta la muerte así como las ejecuciones eran comunes. Y su capacidad para trabajar a duras penas decidía sobre su supervivencia.

A finales de 1941, los judíos y los polacos sustituyeron a los presos de guerra soviéticos. En 1924, casi la mitad de todos los prisioneros fue empleada en la construcción del campo, mientras que el resto fue enviado, principalmente, a varias plantas de producción que pertenecían a las Schutzstaffel (SS).

En el mismo año, la exterminación masiva de presos, especialmente judíos, había comenzado, en las cámaras de gas, con el uso del monóxido de carbono y el zyklon B. Por tanto, el campo fue renombrado, pasando a llamarse Konzentrationslager Lublin, y formó parte de la llamada “Solución Final de la Cuestión Judía“.

Durante el periodo entero de la operación Majdanek, alrededor de 150.000 presos de 30 países habían pasado por el centro, perdiendo unos 80.000 sus vidas. Empero, el gran grupo de víctimas estaba compuesto por judíos y polacos. La creación de cámaras de gas estaba acompañada por ejecuciones más y más frecuentes, teniendo lugar la más sangrienta el 3 de noviembre de 1943, con unas 20.000 víctimas.

Los alemanes encubrían los crímenes en los crematorios o las piras de combustión. Además, en ese año, había nuevos grupos de asesinados, incluyendo a los intelectuales polacos arrestados y al movimiento de resistencia, en el que estaban los presos del castillo de Lublin o los judíos de los guetos liquidados.

En la primavera de 1944, la guerra estaba aproximándose a la ciudad, siendo por este motivo por el que los alemanes decidieron tomar el “último recurso”, demoliendo los barracones y quemando los documentos. Eso sí, desafortunadamente, muchos presos fueron asesinados mientras que una gran parte del resto fue enviada a otros campos. Los cuerpos también fueron quemados en masa.

Así es cómo este periodo de tiempo y el día de la liberación del campo (22 de julio de 1944) se desarrollaron, según estas palabras de uno de los presos:

En ese tiempo tenía 14 años. He estado en el campo por tres meses. En la última semana, antes de que todo empezase, los alemanes empezaron, un lunes por la mañana, a tomar a los prisioneros del castillo, diariamente, para dispararlos, enviando sus cuerpos a los crematorios. Los hornos operaban día y noche, habiendo también un fuerte hedor. No sé cuántos presos fueron tiroteados hasta entonces, pero los camiones continuaron en marcha hasta el sábado.

Cuando el campo pasó a manos soviéticas, otra terrible verdad fue revelada. Los despojos mortales fueron mezclados con residuos y tierra, para que sirviesen como fertilizador. 1300 metros cuadrados de compost con restos humanos fueron encontrados en este sitio.

Es terrible pensar qué habría ocurrido si los planes de expansión de Majdanek hubieran sido implementados, provistos de un campo para 150.000 prisioneros y presos de guerra. Por tanto, habría sido el mayor campo de concentración en la Europa ocupada por Alemania.

Por Rafal Kepski

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

   Dar de baja