Durante el día de ayer volvieron a reproducirse las acciones violentas de la extrema izquierda en apoyo de Pablo Hasel, el rapero que no se puede decir a la vista de los hechos que haya sido injustamente condenado por enaltecer la violencia. Lo inusitado es que todas esas protestas que sistemáticamente han degenerado en violencia vandálica fueron explícitamente apoyadas por una parte del Gobierno de España.

X

x

x

Teniendo en cuenta que los “antifas” cuentan con el apoyo del gobierno y la policía también es enviada por el gobierno da la impresión de que, para formaciones como Podemos, se trata de una tablero estratégico en el que mandan a unos contra otros sin importarles las consecuencias, mala suerte si hay policías heridos o alguien pierde un ojo en el otro lado.

x

En realidad vivimos una situación totalmente irracional y surrealista, en la que el mismo día vemos al vicepresidente del gobierno reprobar en nombre de la libertad de expresión que un rapero sea condenado por las letras de sus canciones y afirmar que hay que poner coto a la libertad de expresión de los medios, concretamente a la libertad de expresión de los medios que critican a Podemos.

X

X

La absurda teoría de Podemos es que todas las televisiones en España son de derechas y que tiene más poder la tele que el gobierno. Lo primero raya la demencia, pero lo segundo es bastante contradictorio. ¿Qué interés tendrían las teles en influir sobre el gobierno si el gobierno tuviera menos poderes que ellas? ¿Cuál es el próximo peldaño al que aspira Pablo Iglesias después de la vicepresidencia, presentar La Isla de las Tentaciones? Y si gobierna quien deciden las televisiones, ¿cómo se atreve a quejarse de las televisiones el vicepresidente del gobierno?

x

x

x

Por supuesto el vicepresidente insistió una vez más en su afirmación de que España no llega a ser una democracia, pero lo que propone cada día que pasa en la vicepresidencia es dar pasos para que la democracia que hay vaya desapareciendo. Merece la pena llevar a cabo un par de consideraciones al respecto.

X

En primer lugar, hay que detenerse un momento en lo que Pablo Iglesias quiere decir cuando afirma que España no es una democracia completa. Lo que quiere decir con esto es que no hay democracia, y lo dice al hilo de los “presos políticos” catalanes a los que quiere indultar a cambio del poder o del caso de Pablo Hasel y sus letras llamando al asesinato de los rivales de Pablo Iglesias. Si Pablo Iglesias sólo pensara que España es una democracia, aunque mejorable, su frase no tendría sentido. Por un lado porque mejorables son todas las democracias. No existe ninguna democracia perfecta. Decir que una democracia es mejorable es no decir nada. Lo que sí tiene contenido relevante es decir que a España le falta completar los requisitos para poder ser considerada una democracia. Por otra parte su apoyo a los violentos antifa, al discurso de Pablo Hasel, a Otegui o a los golpistas catalanes, sólo se puede justificar bajo la premisa de que España no es una democracia y que por tanto, al ser una especie de dictadura, la violencia contra las instituciones del estado español es algo así como una cosa legítima.

X

En segundo lugar, nos encontramos ante un amante de la democracia que se hace fotos con la bandera de la URSS, y ante un partido en el que sus líderes se ponen para cocinar chándales de la RDA, de lo que dejan testimonio gráfico en las redes sociales. Hablamos también de un partido que reivindica abiertamente a través de sus cuentas de Twitter (sin que por cierto Twitter le censure) a dictaduras como la de Cuba o Maduro, y a criminales como Lenin o Castro. Puede que haga falta más pluralidad en el panorama mediático español, pero eso es justo lo contrario de abogar a que el gobierno controle todos los medios, que es el escenario más temible posible. Todos podríamos estar de acuerdo con Pablo Iglesias en que la democracia que tenemos es incompleta e imperfecta, pero los demás lo decimos reclamando más derechos y más libertad, mientras que él pretende avanzar en el sentido totalmente opuesto, recorriendo el camino a una dictadura.

X

X

x

Dicho esto, el apoyo de ayer de Podemos a las revueltas violentas de los antifa en defensa de Pablo Hasel es un hecho gravísimo. Hace poquísimo tiempo hemos visto como se ha responsabilizado a Trump del asalto al Capitolio por mucho menos de lo que se podría responsabilizar al Gobierno de España por las acciones violentas de las dos últimas noches. No ya es que un partido del gobierno no haya hecho ningún llamamiento a sus simpatizantes, como hizo Trump, para que se desmovilicen y respeten las leyes y a las fuerzas del orden, sino que se ha hecho un llamamiento explícito en apoyo de esas acciones mientras se reventaban los comercios y ardían las calles. Naturalmente el responsable final de todo esto es Pedro Sánchez. Todo aquello que dijo que le quitaría el sueño si gobernaba con Podemos está sucediendo, sólo que al parecer el líder del PSOE ha descubierto que perder la presidencia es lo único que realmente le puede quitar el sueño.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

   Dar de baja