En general, para llevar a cabo un análisis electoral a menudo bastan los números. Los números, además, más allá de las interpretaciones tienen de su parte la frialdad y objetividad de las evidencias que exponen. Los datos limitan en buena parte el campo de las interpretaciones y seguramente el caso de ayer no fue la excepción.

X

Para empezar podríamos decir que el partido más votado en las elecciones catalanas de ayer fue el Partido Abstencionista, con un 46,45% de los votos. El PSC quedó segundo a una gran distancia con sólo un 23,02% de los votos. Podría pensarse que lo anterior es una pequeña boutade, pero lo cierto es que la abstención, aparte la irrupción de VOX, fue el hecho más relevante en las elecciones de ayer, en las extrañas elecciones de ayer.

X

Obviamente una caída de 32 puntos en la participación respecto a 2017 no es un asunto menor. Pese al #yonovoto que pudo tener su influencia y desde luego tuvo una fuerte repercusión en las redes sociales, lo cierto es que la mayor causa de abstención seguramente fue la pandemia, más allá de que, incluso en la vieja normalidad, no es probable que se hubiera alcanzado el 79,09% de participación de las también excepcionales elecciones, por otros motivos, de 2017. La clave, como vamos a ver a continuación, es por tanto la abstención, pero sobre todo cómo ha afectado a cada bloque la abstención. Las cosas han cambiado, aunque tampoco tanto, porque no a todo el mundo le ha afectado por igual la abstención.

X

Decíamos que la participación general cayó un 32%. Es decir, de cada 3 votantes de 2017, en 2021 sólo votaron 2.

x

En el caso del PSC, los votantes respecto a 2017 han crecido un 7,3%.

x

En el caso de Ciudadanos, los votantes han caído un brutal 85,8%.

X

En el caso del PP, los votantes han caído un 41,4%.

x

En el caso de Podemos, han caído un 40%.

x

En el caso de ERC, han caído un 35,7%.

x

En el caso de JxCAT, han caído un 40%.

x

En el caso de la CUP, sólo han caído un 3%.

x

Por bloques, el voto unionista ha caído un 40,4% y el voto separatista sólo ha caído un 34,7%. He ahí la clave del resultado. Dicho de otro modo, los unionistas perdieron 899.542 votos respecto a 2017 y los separatistas sólo 720.431.

x

El caso de la CUP resulta significativo porque parece confirmar la tesis de que los votantes más radicales y activistas siempre votan. Efectivamente, los votantes de la CUP en 2017 han sido casi los mismos que en 2021.

x

Lo que ha sucedido con la CUP, o en menor medida con ERC, por otra parte confirma los análisis que advertían de que la convocatoria electoral en este momento, en plena pandemia, provocaría una gran abstención (como así ha sido) y esa abstención anómala beneficiaría a los más extremistas, o sea al nacionalismo (como también así ha sido). El posible “efecto Illa” ha quedado totalmente diluido y contrarrestado por este efecto abstencionista.

X

No obstante, una vez más cabe pensar si el resultado realmente es malo para el PSOE o si no es justo el que quería, o al menos el que le convenía. Es decir, no le puedes quitar el gobierno a Esquerra o a Junts y luego esperar su apoyo en Madrid. El fracaso de Illa le quita un problema de encima al PSOE.

X

El otro elemento más destacable de la noche electoral fue la fuerte irrupción de VOX en el panorama electoral catalán. No es que hubiera un sorpasso con el PP, sino que casi cuatriplica sus diputados (11 frente a 3). VOX también le hizo el sorpasso a Ciudadanos, de hecho VOX ha conseguido más diputados que PP y Ciudadanos juntos, y por superar también superó a Podemos y a la CUP. Pese al mal resultado general de los unionistas, VOX se convirtió ayer en el cuarto partido de Cataluña, lo que no es una mala marca teniendo en cuenta que habrá 8 partidos en el parlamento catalán. Todo ello además tras una campaña totalmente antidemocrática, con censura, violencia y el ataque permanente del pensamiento único mediático en Cataluña. También fuera de Cataluña.

X

El desastre de la estrategia de Casado

Con un 3,8% de los votos y sólo 3 diputados de 135, es preciso preguntarse qué es lo que sucede con el PP. Evidentemente la estrategia de Casado ha sufrido un varapalo descomunal. Habría muchos más asuntos, pero podríamos resumir el fracaso de la estrategia de Casado en 3 puntos: el defenestramiento de Cayetana Alvarez de Toledo, el señalamiento de VOX como si fuera un enemigo, y el desmarque de Casado de la actuación policial el día del referéndum ilegal. La pregunta realmente es qué votas ahora mismo si votas al PP. O qué votas ahora mismo si votas a Ciudadanos. ¿Alguien lo sabe? Que nadie tenga esa respuesta no sólo explica la debacle de Ciudadanos y el PP, sino que seguramente la hacía inevitable. Lo más preocupante para Casado o Arrimadas es que nadie sabe qué se vota votando al PP o a Ciudadanos no sólo en Cataluña, sino en cualquier otro lugar, acaso con la excepción de Madrid. Tal vez el PP necesite a otro candidato si no puede rectificar, porque Casado ya no puede dar una voltereta más y seguir siendo creíble. La confianza sobre lo que quiere hacer Casado es cero y da igual el sector del PP o de la derecha que lea esto.

X

Otro elemento de análisis que nunca se puede dejar de lado en estas circunstancias es el siguiente. Si el separatismo controla hace décadas los medios, el presupuesto, la educación y la cultura, ¿alguien realmente puede sorprenderse por el resultado? ¿Qué resultados puedes esperar cuando le entregas todos los instrumentos de creación de opinión y presión social a tu rival? En realidad, teniendo en cuenta que era previsible que la abstención favorecería a los separatistas, casi podría concluirse que han tenido un mal resultado dadas las circunstancias. Incluso con una participación de sólo el 53%, apenas superan en voto a los unionistas.

X

Muchas personas quizá se pregunten de qué sirve la entrada de VOX en el parlamento catalán si total sigue gobernando el separatismo. El caso es que muchos votantes seguramente han confiado en VOX porque sólo así se aseguran de que en el parlamento catalán habrá una voz discordante cuando se hable de memoria histórica, de eutanasia, de aborto, de ideología de género, de inmigración ilegal o de vientres de alquiler. VOX representará a todas esas personas que veían que el 100% del parlamento no reflejaba al 100% de la sciedad. Puede que la entrada de VOX no cambie las cifras pero sí que cambia la letra. Por eso a es a ellos a los que los “demócratas” les han tirado las piedras.

X

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,44 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentarios (1)
  1. Musdeh says:

    ¿Cómorl…? que “¿Qué resultados puedes esperar cuando le entregas todos los instrumentos de creación de opinión y presión social a tu rival?” pero… entonces… todos esos instrumentos de creación… pertenecen a alguien en concreto? Y se los regala a su rival? Huy, huy, huy, ingenua de mí, pensaba que eso de la democracia era otra cosita…

    ¿Te gusta? Thumb up 2 Thumb down 1

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

   Dar de baja