El expolio de un youtuber

La fuga del Rubius y otros youtubers de éxito a Andorra ha abierto un interesante debate sobre el límite de los impuestos, cuánto es justo quitarle a la gente de lo que gana, hasta dónde tiene que llegar la “solidaridad” y cómo evitar la fuga de talentos.

X

Está bien pagar la Sanidad y la Educación, ¿pero justifica el pagar la Sanidad y la Educación que te quiten casi tres cuartas partes de lo que ganas? Si te quitan tres cuartas partes de lo que ganas, ¿no acabas dejando de esforzarte para ganar ese dinero? ¿Cuánto le quitan a un Youtuber de éxito?

X

Naturalmente no sabemos lo que gana el Rubius con sus vídeos, pero asumiendo que ganara mucho dinero tendría que enfrentarse en primer lugar al pago del IRPF. Simplificando un poco y ganado mucho podríamos establecer que el gobierno le quita al Rubius y a otros casi el 50% de lo que ganan, sólo con el impuesto sobre la renta.

X

Además del IRPF, obviamente, el Rubius o cualquier otra persona que gane mucho dinero tiene pagar muchos otros impuestos. Con ese 50% que el gobierno no le quita, cada vez que el Rubius se compre un teléfono, unas zapatillas, un libro, una pizza, una mascarilla, una caja de cerveza o un yate, el gobierno le vuelve a quitar otro porcentaje. Igual que cada vez que prende el interruptor de la luz de su casa, enciende la calefacción o llena el depósito de su coche. O sea, que al final a ese 50% que se le quita vía IRPF se suma otro porcentaje que en el caso del IVA puede llegar al 25% a lo que hay que sumar todos los demás impuestos que pagamos por la energía, los combustibles, las bebidas, más tasas diversas, impuestos de circulación, contribución, y todo tipo de etcéteras. Al final, decir que el Rubius o un rico puede acabar pagando tres cuartas partes de lo que gana en impuestos no es una exageración sin sentido, lo que nos lleva a la siguiente pregunta.

X

¿Hasta qué punto el estado le puede quitar a un hombre casi todo lo que gana? ¿Dónde está el límite? ¿En un 100% de impuestos? ¿En el 90%? ¿En el 75%? Y el país o la región que cobrara un 80% de impuestos en vez de un 90%, ¿sería un paraíso fiscal?, ¿un boicoteador de las políticas sociales del que cobra el 99%? ¿Cuál es el final de esa absurda forma de pensar?

x

Si, por otro lado, a todos nos quitaran el 100% de lo que ganamos para que el gobierno lo distribuyera a su manera, la forma de ganar dinero no sería trabajar sino hacerse amigo del gobierno y montar el tipo de chiringuitos y plataformas que le gustara pagar a ese gobierno. Si a todos nos quitaran el 100% de lo que ganamos no tendría sentido esforzarse más que el de al lado. Una fiscalidad excesiva resulta totalmente desincentivadora de hacer esfuerzos o asumir riesgos. ¿Para qué debería alguien arriesgar sus recursos acometiendo cualquier empresa para quedarse igual que el que no corre ningún riesgo y se queda tumbado a la bartola? Unos impuestos confiscatorios acaban paralizando el esfuerzo y el emprendimiento para sumir a las sociedades en la miseria.

x

No sólo es que el gobierno te quite casi todo lo que ganas, además te insultan. Por un lado Hacienda te trata como un predelincuente, tratando de buscar irregularidades por cualquier parte, con o sin razón, para tratar de exprimirte un poco más en busca de un poco más de recaudación para pagar los siempre crecientes e ilimitados gastos del gobierno. Por otra parte,  por más que un rico pague más impuestos, en vez del agradecimiento de la sociedad se encuentra a menudo con su odio. Gente que trabaja la décima parte que tú, que no genera nada o que no hace otra cosa que quejarse o decir bobadas todo el día por Twitter, dice que ya les gustaría a ellos ganar lo que tú y pagar el 70% de impuestos. Pero de hecho parece que prefieren bastante mas tumbarse, tuitear y vivir de tu talento y tu 70% de impuestos.

x

Pagas un 70% de impuestos y ves además que todo esta gestionado como el culo y proliferan los chiringuitos en los que los amigos, parientes y queridos del gobierno se lo llevan muerto. Resulta que patriota es que se pasa el día quejándose sin hacer nada y sin tributar nada o una insignificancia, exigiendo a los demás que sean ellos los que hagan, arriesguen y tributen, para después pasar las horas muertas insultándolos y luchando contra Franco a 45 años de su muerte y desde el sillón de su casa.

X

Al final te vas y decides que les den por el saco a todos. Después de unos impuestos confiscatorios lo más desincentivador del esfuerzo en cualquier país es la abundancia de tanto cretino.

X

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, media: 4,50 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

   Dar de baja