Noticias lamentables sobre la ETA y su entorno

Cualquiera de estas noticias merecería una atención particularizada, pero vivimos tiempos tenebrosos. Las malas noticias, o quizá mejor dicho las noticias sobre el mal como protagonista, son tan abundantes que en ocasiones como esta no queda más remedio que agruparlas para dar cuenta de ellas. Por otro lado, este agrupamiento pudiera resultar también ilustrativo.

X

La primera noticia hace referencia al aniversario del asesinato de Jesús Ulayar en Echarri Aranaz. En el lugar donde cayó abatido el ayuntamiento abertzale, en vez de una placa, colocó los contenedores de la calle. La fachada de los Ulayar se encuentra decorada con varias pintadas en favor de ETA. Por lo visto si no las borra la familia no las borra nadie.

X

x

x

Estas pintadas en la casa de los hijos del asesinado no las hacen los asesinos, sino los partidarios de los asesinos, porque hacen falta muchos partidarios del asesinato hasta que brota el asesino. La pintada que hace poco también era noticia es la que felicitaba de este modo la Navidad a la familia de una de las víctimas de la agresión de Alsasua, que aún intenta vender la casa para huir de la localidad. La violencia abertzale persigue hasta a las familias y los descendientes de sus víctimas. No tiene piedad. No tiene límites. No tiene humanidad.

X

x

En esta misma línea y también en estas últimas horas han alzado su voz los hijos del socialista Fermando Múgica recordando no sólo el asesinato de su padre, sino la persecución a la que fue sometida la familia de la víctima hasta que la viuda tuvo que marcharse de su tierra. Esto no es el fascismo de los nazis en los años cuarenta, esto es el País Vasco y Navarra en la actualidad. El nazismo hoy en nuestra tierra se llama izquierda abertzale. El gatillo lo apretaban unos cuantos, pero había muchos más practicando la presión social contra quienes no pensaban como ellos. En la eliminación y expulsión social de sus rivales tanta importancia han tenido los unos como los otros.

X

x

La última noticia no es actual, pero ha circulado por las redes en estos días gracias al blog y la memoria de Patxi Mendiburu, resultando también sumamente ilustrativa. Es la historia de cómo se detuvo a la cúpula de ETA en Bidart en 1992. Resulta que un día el sujeto en cuya casa se escondía un comando de ETA descubre que los miembros del comando reciben los favores sexuales de su mujer y su hija de 15 años. Hundido por esta revelación decide hacerse confidente de la policía. La historia de todos modos muestra la cosificación de las personas de la que se alimenta el fanatismo nacionalista, un fanatismo por el que los asesinos, ubicados por la mitología nacionalista en la cúpula de la pirámide, tratan como perros hasta a sus propios partidarios. Sus partidarios, salvo el que se hace confidente, entregan a los terroristas hasta a sus mujeres y sus hijas menores.

X

x

Las esclavas sexuales de ETA

Esta historia sobre la caída de la cúpula de Bidart encaja con el relato de otro angelito de la ETA, Iñaki Rekarte, que en el libro “Lo difícil es perdonarse a uno mismo” relata la práctica de la izquierda abertzale feminista de colocar fotos de presos en los bares y las fiestas, incluyendo la dirección a la que las chicas les podían escribir cartas para poder tener un bis a bis con ellos. Si alguna de ellas tenía un accidente de tráfico durante el viaje mucho mejor, otra mártir para rellenar las pancartas y las ofensas inhumanas del estado español.

X

Todas las noticias anteriores tienen en común el no versar tanto sobre la ETA o los crímenes de los etarras como sobre los simpatizantes de la ETA, la abultada parte de la sociedad en la que echaba raíces la ETA, la parte de la sociedad que no era la ETA pero sin la que no podía existir la ETA. O que por tanto de alguna manera sí era la ETA. Puede que ya como tal no exista la ETA, pero sigue existiendo esa parte de la sociedad sobre la que flotaba la ETA y gracias a la cual la violencia nacionalista se extendía mucho más allá de los pistoleros de ETA. La victoria siempre estará a medio completar hasta que además de a los pistoleros no se derrote también a la ETA sociológica: la de las fotos de presos, las esclavas sexuales,  los etarras de moqueta, las pintadas y los “txabales”.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, media: 4,91 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

   Dar de baja