Hacienda es la mayor casa de apuestas de España

Entre la lotería de Navidad y la del Niño puede ser un buen momento para reflexionar sobre eso que algunos han venido a llamar un impuesto voluntario, claro que semejante cosa resulta un tanto contradictoria en sus términos. Sin embargo, es cierto que nadie nos obliga a comprar un boleto de lotería del estado y no menos cierto es que las loterías constituyen una notable fuente de ingresos para el gobierno. No ya por los impuestos que pagan los premiados, a lo que iremos luego, sino por los beneficios del estado como mero organizador de la lotería.

X

Lo de que el estado es la mayor casa de apuestas de España no era un simple exageración destinada a fabricar un titular atractivo. Literalmente el estado es la mayor casa de apuestas de España. Para ser precisos, el estado tiene de hecho el monopolio de las loterías y, a excepción del sorteo de la ONCE, organiza no sólo la Lotería Nacional, sino la Primitiva, la Bonoloto o las quinielas. Todas estas apuestas las gestiona el estado a través de una sociedad pública llamada SELAE (Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado). Llamativamente, esta es una de las escasas sociedades públicas que no pierde dinero. De hecho ingresa 2.492 millones anuales para las arcas públicas mediante esta extraña naturaleza de “impuesto voluntario”, que algunos con menor sutileza también denominan (sic) “impuesto de los tontos”.

X

Como a nadie se le escapa jugar a la lotería no es un negocio. O sea, lo puede ser para el que le toca, que es uno entre millones. Para el resto es más bien una ruina. Para quien es siempre un negocio es para el que organiza la rifa. A cambio de una expectativa remota de obtener una fortuna, a lo largo de su vida las personas regalan al estado cientos o miles de euros adicionales a los impuestos que ya están pagando. Desde luego el 99,9% de estas personas jamás consiguen su fortuna y en el balance de toda una vida apostando lo que ganan es una insignificancia frente al dinero que le acaban entregando al estado. En realidad resulta un tanto cínico ver a menudo, incluso desde campañas públicas, cómo se arremete contra el juego o las casas de apuestas y las devastadoras consecuencias del juego para las personas cuando el estado es el principal organizador de apuestas de España, y desde luego el mayor beneficiario.

X

Como colofón cabe añadir que el estado se lleva otros 711 millones de los impuestos que cobra a los premiados. Es decir, no sólo es que el estado cobre las apuestas sino que hasta de los premios que entrega se queda otra parte. En realidad es como sortear premios menores sólo que al estado le gusta inflar, como a cualquier buen organizador de apuestas, el aspecto de los premios que entrega.

X

x

Desde el punto de vista matemático, un estudio de un profesor de la Universidad San Pablo Ceu señaló que las posibilidades de que en la Lotería de Navidad nos toque el Gordo son del 0,00001% y las de que no nos toque nada son del 86%, en cuyo caso perdemos el 100% de lo invertido, un riesgo mucho más salvaje que invertir  en bitcoins o en la bolsa. Otro dato relevante es que la probabilidad de conseguir algo más que el reintegro sólo es del 5,3%.

x

Dicho esto, únicamente nos queda desear mucha suerte a todos aquellos que tras no haber ganado el Gordo en Navidad tienen todas sus ilusiones puestas en el Niño. En realidad es esto lo que uno compra realmente con cada boleto, el derecho a soñar unos días despierto con el nombre que le pondrá a su yate o el color de su nuevo Ferrari. Después ese dinero fuera del mundo onírico irá a financiar a las televisiones autonómicas, los CDR, los sindicatos o el yate de otro. Salvo que le toque el premio a usted, cosa que por supuesto sería maravilloso.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentarios (1)
  1. mac says:

    Siempre lo llamé tributo voluntario y, por supuesto, no juego.
    Sería más animante que nos rifaran a los que hacemos la declaración del IRPF lo que nos descuentan con casi un año de anticipación y que nos devuelven en vísperas de Navidad… casi dos años.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 4 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

   Dar de baja