Los Sanfermines y el 8M de 2021

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, avanzó ayer los peores augurios para cerrar el año 2020: puede que los Sanfermines de 2021 tampoco se puedan celebrar con toda normalidad.

X

x

Lo cierto es que al ritmo actual de la campaña de vacunación tampoco resultaría muy sorprendente. Por otro lado estamos adelantándonos mucho a los acontecimientos futuros. Habrá que ver cuál es la situación epidemiológica llegados a julio, por no hablar de la situación política o del hartazgo social. En todo caso, Maya dejó caer la bomba y ahí queda ese escenario como posibilidad. A lo mejor también es cuestión de ir pensando ya qué sí se podría hacer. O sea, acabamos de ver un concierto de Raphael. Seguramente entre todo y nada hay cosas que se pueden hacer. Tampoco descartemos por principio que la situación llegado el verano no pueda ser mucho mejor de lo que cabría esperar. Preparémonos para lo peor, pero no dejemos de confiar en lo mejor.

X

Antes de los Sanfermines, sin embargo, hay una fecha bastante anterior en la que a lo mejor será posible ir tomando la temperatura a la situación. Nos referimos naturalmente al día del feminismo, el 8 de marzo del 2021. ¿Se suspenderá este año o se volverá a celebrar?

X

La cuestión puede tener mayor interés del que parece porque si, por ejemplo, se celebra el 8 de marzo, ¿por qué no se iban a celebrar los Sanfermines o al menos algunas actividades del programa sanferminero? ¿En virtud de qué criterio una cosa sí y otra no? Máxime teniendo en cuenta que el tiempo en principio juega bastante a favor de los Sanfermines frente al 8M, puede que no sólo en un sentido cronológico, por el avance de la población inmunizada, sino en el climático, a fin de cuentas y por lo visto el año pasado no está claro que el coronavirus no presente un cierto patrón estacional.

X

Alternativamente, si no se celebra el 8M en 2021 ello supondrá una auténtica prueba de cargo contra la celebración del 8M de 2020. No tiene sentido pretender que el 8M no tuvo incidencia en la propagación de la pandemia en 2020 y no celebrarlo en 2021. O tiene incidencia o no la tiene, y si no se celebra en 2021 porque habría incidencia, es absurdo pretender que no la tuvo y con muchas más razón en 2020, sin mascarillas, distancias ni precauciones de ningún tipo. Así que la izquierda está obligada a celebrar el 8M de 2021 o a reconocer que el 8M de 2020 fue una idea catastrófica. De hecho  3 mujeres del actual gobierno (Montero, Calvo y Darias) salieron contagiadas de aquel evento, o al menos coincidiendo las fechas, sin incluir a la propia esposa del presidente del gobierno. Ningún miembro varón del gobierno se contagió de coronavirus.

x

X

El negativismo preventivo

No es descartable que el 8M se celebre de una forma limitada, lo que por otro lado y con más razón siendo un acontecimiento posterior abriría la puerta a la celebración de los Sanfermines siquiera también de una forma limitada. Desde luego habrá que ir viendo la evolución de la situación con el tiempo y toda la fe que no tenemos en el gobierno la tenemos en las farmaceúticas, la competencia, la presión social y el libre mercado capitalista. Hay margen hasta el verano para que las cosas mejoren, el gobierno espabile y aumente la producción y distribución de vacunas. Al menos no nos pongamos el 31 de diciembre ya en lo peor para julio. No seamos aún tan cenizos.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

   Dar de baja