El genial trabajo del PSN reduciendo este año la mortalidad en las carreteras navarras

Diario de Navarra publicaba ayer una noticia relativamente poco llamativa: “La pandemia deja en Navarra la cifra de muertos de tráfico más baja de los últimos 50 años”. Como indicábamos, no se trata de una de esas noticias que nadie se esperaría dadas las circunstancias. Tal vez por ello lo que provocó ayer un apreciable revuelo no fue la noticia, sino la medalla que intentó ponerse a cuenta de este asunto el vicepresidente Remírez:

x

x

Empezando por lo obvio, este año ha habido menos muertos en carretera igual que ha habido menos peleas en los bares o menos cornadas en los encierros. O muy mal pese al Navarrómetro ve la cosa el vicepresidente Remírez, o muy escaso anda de noticias para poder presumir, o hasta este punto es incapaz de evitar el tratar de atribuirse un mérito al hilo de cualquier cosa, por inverosímil que resulte la atribución.

X

Por otro lado, hay un claro peligro para Remírez en tratar de que nada de lo que pase sea ajeno a la acción del gobierno. Esta teoría vale lo mismo para las cifras de muertos que bajan que para las que suben. ¿Qué parte del exceso de mortalidad de este año es entonces responsabilidad del gobierno? Y a este respecto tenemos además algunos errores sonados de los que, por supuesto, nadie en el gobierno ha asumido la menor responsabilidad. Es que ahora lo vemos y no nos lo creemos, pero esto es lo que en el momento clave de la pandemia nos aconsejaba el gobierno.

X

x

Dicho lo anterior nos estamos encontrando en las últimas horas y correspondientes al balance del año con algunas noticias en esta misma línea del descenso en la mortalidad de las carreteras. También ha descendido la criminalidad, el número de mujeres asesinadas,o la cantidad de robos en domicilios. Lógicamente, puesto que ahora la gente tiene que pasar mucho más tiempo en su domicilio. El caso es que a alguien le podría resultar tentador no ya ponerse medallitas ridículas, sino pretender que se vive muy bien en un estado de alarma permanente, con un gobierno supervitaminado y las libertades fundamentales recortadas. A lo mejor cuando acabe la pandemia tampoco es mala idea que sigamos necesitando un salvoconducto de Remírez justificando nuestros desplazamientos, para evitar los muertos en carretera. Qué cifras más maravillosas. Qué bien se vive sin libertad y qué peligroso es no encontrarse  indefinidamente en estado de alarma, superprotegidos por el gobierno, sus actos benevolentes y sus sabios consejos. Porque si algo ha quedado claro en esta pandemia, como acaban de ver, es que no somos nadie sin el estado y que el gobierno nos ha dado en todo momento unos consejos maravillosos para salvarnos.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

   Dar de baja