Economía para garzones: ¿por qué el estado no puede imprimir dinero de la nada indefinidamente para pagar sus facturas?

Decididamente no estamos todo lo preocupados que deberíamos por el tipo de políticos que forman parte del Gobierno de España. Es posible no obstante que usted esté muy preocupado, pues así y todo seguramente no es todavía tanto como la situación lo merece. Desde luego los pactos con los golpistas catalanes y con Bildu resultan bastante estremecedores, para quien quiera verlo, a escala institucional, moral y política, así como la proliferación de miembros del gobierno con banderas de la URSS, imágenes de Lenin, retratos de Chávez, Castro o el Ché, o hasta con chándales de la RDA. Pero eso ya lo sabemos. Lo que quizá se nos escapa es el grado de desconocimiento de la realidad económica que ostentan la mayoría de los miembros del gobierno, uno de cuyos máximos exponentes es Alberto Garzón, el ministro de Consumo, empedernido retuiteador de las reflexiones de su hermano, Eduardo Garzón, economista e ideólogo de Podemos en asuntos financieros. No es que las simpatías totalitarias antes descritas no sean preocupantes, pero si estas simpatías son una clara amenaza en el terreno político, las aberraciones en el discurso de la extrema izquierda son una amenaza aún mayor en el terreno económico.

x

X

Eduardo Garzón ha alcanzado cierta notoriedad estos días por una serie de tuits en los que realizaba una serie de afirmaciones demenciales. La tesis resumida del hermano del ministro de Consumo e ideólogo económico de Podemos es que el estado a través de los bancos centrales puede crear infinitamente dinero de la nada para pagar todo, sin que existan consecuencias negativas. Garzón se comparó con Einstein y Galileo presumiendo de que, al igual que aquellos genios, sus ideas a lo mejor podían ser incomprendidas y tomadas por disparatadas. El problema que parece escapársele al ideólogo de Podemos es que no todas las afirmaciones disparatadas se reconocen al cabo del tiempo como genialidades y que pronunciar cualquier insensatez no es algo que le iguale con Einstein. De hecho cuando alguien dice algo que a todo el mundo le parece una insensatez existen dos opciones: una que sea un genio, y otra que sea un cretino. Obviamente por cada Galileo o cada Einstein hay cientos de millones de cretinos diciendo majaderías. La estadística no juega en principio por tanto del lado del hermano del ministro, o del ministro retuiteador de las enormidades de su hermano. Pero para ser justo, ¿por qué está Garzón totalmente equivocado y sus afirmaciones son un peligro?

x

X

Para empezar, salta a la vista que los hermanos Garzón desconocen por completo la naturaleza del dinero. El dinero no es una realidad que tiene valor al margen de la riqueza que representa. No se puede por tanto imprimir dinero esperando que los papelitos que imprimimos tengan valor al margen de la riqueza los respalda. Supongamos por ejemplo que un sujeto tiene 100 naranjas, las cuales representan toda su riqueza, pero que para no tener que ir arriba y abajo con sus naranjas imprime un papel en el que reconoce a su portador que le debe 100 naranjas. De este modo, el sujeto puede ir haciendo negocios e intercambios con ese papel (o con 10 papeles en los que reconoce que valen por 10 naranjas cada uno) en vez de ir acarreando físicamente con las 100 naranjas.

X

¿Qué pasa si el sujeto decide crear otro billete de 100 naranjas, de manera que tenga dos vales de 100 naranjas, pero teniendo sólo 100 naranjas en vez de 200 para respaldar los dos billetes? Obviamente el valor real de los vales se devalúa a la mitad. Cuando vaya a cambiar los billetes de 200 naranjas por 200 manzanas, el dueño de las manzanas le dirá que sólo le puede dar 100. En realidad no es tan complicado, pero parece que se puede llegar a ministro sin entenderlo.

X

Obviamente si se pudiera imprimir dinero sin respaldo alguno de una riqueza real no haría falta por ejemplo pagar impuestos. ¿Para qué tendríamos que pagar impuestos al estado si el estado pudiera simplemente imprimir ese dinero para pagar sus gastos? Tampoco haría falta un presupuesto de gastos e ingresos ni estos tendrían que estar equilibrados, el estado podría gastar una cifra tan alta como la que pudiera imprimir en un billete. ¿Por qué entonces el mundo real no funciona así?

X

Lo cierto es que el complejo mundo real se parece bastante al caso del sujeto de las naranjas. La moneda de un estado tras la que no existe una riqueza real no tiene valor. El estado puede imprimir los billetes que quiera, pero esos billetes, como al tipo de las naranjas, nadie se los va a cambiar en el mundo real por petróleo, por aviones, por vacunas o por cualquier otro bien o servicio. Si no tienes naranjas, no puedes cambiar papelitos por manzanas. Si tienes 10 papelitos y 100 naranjas, cada papelito valdrá como 10 naranjas. Si imprimes 1.000 papelitos, el valor de cada papelito no llegará ni a un gajo.

X

Los hermanos Garzón, sin embargo, creen ver ejemplos en la economía real en los que no se verifica esta teoría. Obviamente la realidad es un poco más compleja que la teoría. De este modo, Eduardo Garzón contrasta por un lado que el Banco Central Europeo haya usado “billones” de euros para comprar deuda pública y privada y que sin embargo la inflación en la eurozona haya bajado. ¿Pero esto significa que el BCE puede crear dinero indefinidamente sin que suceda nada? Obviamente no, y de hecho están pasando cosas malas por esa política del BCE.

X

Para empezar, hay que tener en cuenta que la zona euro es una economía de 12 billones de euros. O sea, la zona euro genera más de 120 billones de riqueza en 10 años. Por tanto, el BCE puede permitirse de usar en un momento dado 1 ó 2 billones para salvar una crisis concreta sin que colapse el sistema. Lo que ha hecho el BCE, en realidad, es tomar riqueza de toda la economía de la zona euro para inyectarla en países como España, Italia o Grecia. Si fuera sólo por España, el estado español estaría quebrado, y si todos los países de la zona euros fueran como España la que estaría quebrada sería la zona euro.

X

Todo el dinero que el BCE ha inyectado en economías y sistemas financieros maltrechos, como el español, ha creado sin embargo graves desequilibrios que no ven los hermanos Garzón. Toda la política expansiva global de los bancos centrales, en realidad, está creando globalmente graves desequilibrios. Y sí que existe un grave problema de inflación, el problema es que la inflación no se reparte por toda la economía de forma proporcional.

X

La inflación está en la burbuja de deuda pública y sus precios artificiales

Por ejemplo, aunque el BCE esté llevando a cabo políticas muy expansionistas, la economía global ofrece una competencia atroz que impide la subida de precios en la mayor parte de bienes. La tienda de la esquina no puede subir precios cuando tiene que competir con un almacén chino que está a un click de distancia. ¿Dónde está subiendo brutalmente la inflación? Pues precisamente en la deuda pública. Todo el dinero que inyecta el BCE para financiar a los gobiernos más incumplidores de la UE dispara los precios de los bonos de esos países. ¿Por qué la prima de riesgo de la deuda pública española es tan baja? Porque el BCE está manteniendo artificialmente la demanda y los precios, comprando toda al deuda pública española que no compran los mercados. Es decir, la política del BCE está creando una burbuja de precios, pero no en los frigoríficos o los tomates, sino en la deuda pública española.

X

¿Hasta dónde puede llegar la burbuja financiera que está creando el BCE y que no pueden ver los hermanos Garzón? El estallido de la burbuja puede llegar por dos vías. Por un lado, los países ricos, al estar gestionados por gente con más fundamento que los hermanos Garzón, tiene una cierta capacidad para sostener la burbujita española, la burbujita italiana o la burbujita griega. Sin embargo, la capacidad de los países equilibrados de la zona euro de sostener a los países desequilibrados de la zona euros no es infinita, por no mencionar que los países equilibrados tienen también sus propios desequilibrios. Por otra parte, incluso antes de llegar a un nivel insostenible económicamente, los países equilibrados y virtuosos de la zona euro pueden llegar a hartarse de los países desequilibrados y manirrotos, cortándoles el grifo de la financiación o poniéndoles severas condiciones a cambio de mantenerla, a fin de cuentas pagamos nuestras cuentas con una transferencia de riqueza que nos están haciendo esos países a costa de sus ciudadanos. Esto lo pueden descubrir un día cualquiera los hermanos Garzón con gran sobresalto. Lo que pasa es que de ese sobresalto saldremos todos y todas más arruinados, no necesariamente sin embargo los hermanos Garzón.

X

Para los hermanos Garzón, por otro lado, debe resultar absolutamente incomprensible lo que está sucediendo con Venezuela. Pudiendo Maduro imprimir todos los bolívares que quiera, ¿cómo es que no le compra un Ferrari a cada venezolano? ¿Cómo es por el contrario que los venezolanos están pasando hambre y no vale nada el bolívar? El estado español, sin ir más lejos, ha quebrado al menos 13 veces a lo largo de su historia, seguramente los Garzón no saben o no pueden explicar este hecho. No sólo es que  los estados pueden quebrar, es que lo hacen de hecho con bastante frecuencia. Por no mencionar que un estado puede pagar una deuda de 1 millón de maravedíes con 1 millón de maravedíes sin ningún valor, o con una milésima del valor que tenía el maravedí a la hora de contraerse la deuda. Podemos usar otra palabra, pero eso también es quebrar.

X

El problema es que en la misma situación de desconocimiento que los hermanos Garzón se encuentran también el 99% de los miembros de Podemos, así como sus votantes, es de temer que al igual que el 99% de los líderes socialistas y sus votantes. Lo terrible es que mientras Eduardo Einstein y Alberto Galileo no entiendan por qué está fracasando otra vez el recetario comunista en Venezuela, no pueden darse cuenta de que están en un error, de modo que por el contrario insisten en seguir aplicando ese mismo recetario a más países, empezando por España o incluso el conjunto de la UE. ¿En qué medida puede aguantar todo esto la UE? En la medida en que los Garzón, los Sánchez o los Iglesias sean un fenómeno puntual y no un mal general. Lamentablemente en Europa y hasta en los EEUU hay más garzones y kamalas de los que la riqueza global real puede acabar por soportar.

X

x

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentarios (1)
  1. De Navarra says:

    Sí, pero, en general, el ciudadano común no tiene ni idea de teorías económicas aunque sean de lo más elemental. Si calan entre la población las aberraciones de los Hnos. Garzón, es porque en la escuela no se enseñan ni los más elementales conceptos de economía.
    ¿Cuantos graduados de la ESO o del Bachillerato (y también universitarios) saben p.e. qué es la masa salarial?. ¿Y el concepto de presión fiscal?. ¿Cuántos saben qué es el esfuerzo fiscal?. ¿Cuánta gente no tiene ni idea de lo que paga de impuestos?.

    Pero a ningún gobierno le interesa lo más mínimo que la gente abra los ojos en economía. Así nos llevan mejor del ramal.
    El día que los ciudadanos conozcan esos conceptos se terminarán, los Garzones.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 5 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

   Dar de baja