Lo malo que sabemos y lo peor que tememos de los Presupuestos

Ante la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado asistimos a un despliegue de insensatez y cinismo como pocas veces se ha visto en la política española, mundial y probablemente cósmica. Esto dice poco de la izquierda política, pero menos aún de la población que le vota. El nivel ha descendido a tal punto que reaparece Zapatero como gurú y valedor de la política presupuestaria de Sánchez y Otegui, diciendo que en lo que se refiere a los Presupuestos tenemos que centrarnos en los propios Presupuestos y no en los extravagantes partidos que los apoyan.

X

x

Pues bien, hablemos de los Presupuestos aunque sólo sea un momento. Zapatero hablando de política presupuestaria es como Nerón hablando de medidas anti-incendios. Resumiendo nos encontramos con unos Presupuestos que, por un lado, prevén unos ingresos absolutamente increíbles, con un incremento de los ingresos de 33.000 millones de euros, que no se van a cumplir ni remotamente. Por otra parte, los Presupuestos prevén un gasto no financiero que se incrementa en 60.000 millones de euros, un 33% más que el año pasado. Todo ello sazonado con la previsión de un improbable incremento del PIB del 9,8%. Es decir, con los Presupuestos no hay ningún problema, salvo los ingresos, los gastos y las previsiones. Que Zapatero vea estupendos los Presupuestos dice bastante de los Presupuestos y de Zapatero. A Sánchez y a Iglesias, sin embargo, les basta con añadir el adjetivo social para presentar cualquier disparate como una genialidad. El problema es que no existe algo así como unos presupuestos sociales: sociales en todo caso serán los resultados. Si los juzgamos por los resultados para la sociedad los presupuestos puede ser no sociales sino catastróficos.

x

X

Otra derivada de los Presupuestos es que son estupendos porque vienen de la mano de socios tan insignes como los sediciosos de ERC o los filoterroristas de Bildu. El discurso ahora es que es una maravilla haber atraído a estos elementos al parlamentarismo y la democracia. Pero entonces, ¿por qué al mismo tiempo, si realmente se piensan que son fascistas, no celebran la llegada al Parlamento de VOX? ¿Por qué no aplauden y animan los acuerdos del PP y Ciudadanos con VOX? Ya puestos, ¿por qué no se abren a dialogar y pactar cosas ellos mismos con VOX? Más aún, si tan estupendo les parecía pactar con Bildu y los golpistas separatistas, ¿por qué toda su campaña electoral se basó en jurar y perjurar una y veinte veces que no pactarían con Bildu? ¿Acaso no había dejado de matar ETA el año pasado?

X

Si nos centramos en los Presupuestos como quieren Ramírez y Zapatero a la vista está que todo es un despropósito, ¿pero por qué no quieren que veamos lo que rodea a los Presupuestos? Ya de por sí los Presupuestos son impresentables pero lo peor es seguramente lo que no viene en los Presupuestos, precisamente por ello esa zona oscura merece un foco. ¿Qué tienen que ver los Presupuestos con la reforma del derecho de sedición, los presos de ETA, la eliminación del español en los colegios, la selección vasca o la convocatoria de un referéndum consensuado en Cataluña? ¿Cuántas de las cosas que figuran en los Presupuestos tienen una contrapartida fuera de los Presupuestos? ¿Por qué no quieren que miremos? ¿Tan vergonzoso es todo?

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 4,20 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

   Dar de baja