El ahorro de los navarros y la salida de la crisis en tromba

Además de la vacuna, en el terreno sanitario, una buena noticia en el terreno económico es la del aumento del ahorro. Con los confinamientos, los horarios restringidos, la incertidumbre y el miedo generalizado, la actividad comercial en buena medida se ha paralizado. Eso ha hundido la economía y el empleo. No obstante, por esa misma razón, el descenso del gasto de las familias ha resultado en un aumento significativo del ahorro. Sólo entre marzo y junio, los navarros ahorraron 1.351 millones de euros más respecto al trimestre anterior.

X

x

Los datos, publicados por el Banco de España quedan un tanto desactualizados, al referirse sólo al segundo trimestre del año. No obstante, parece lógico pensar que la tendencia al ahorro y el aumento de los depósitos se mantiene, ya que aunque atenuadas también se mantienen las razones que provocaban el trimestre anterior ese ahorro.

X

El resultado de toda esa contención en el gasto, provocada por la situación general, puede dar lugar a lo que podríamos llamar un “efecto presa”. La pandemia ha actuado conteniendo el gasto privado de la misma forma en que la presa de un pantano contiene el agua y provoca un embalsamiento. La cuestión es que hablamos de una presa que aparece de manera súbita e inesperada, y que de forma igual de súbita e inesperada puede desaparecer, por ejemplo por la administración masiva de una vacuna. El efecto es que el agua comienza a embalsarse y acumularse de forma súbita al aparecer la pandemia, pero al desaparecer también de forma súbita toda esa agua acumulada puede fluir de golpe como una riada. Por lo que estamos viendo ha existido efectivamente un efecto presa por la pandemia, existe una cantidad apreciable de dinero acumulado y no gastado, y al desaparecer la pandemia todo ese dinero puede dar lugar a una notable riada de gasto. Obviamente esa riada de gasto produciría en principio un importante crecimiento económico.

X

El problema con el que nos podemos encontrar es la inseguridad política y económica. No es totalmente descartable que, desaparecida la presa al decaer la pandemia, no se produzca una salida en tromba por el temor a los vectores políticos a los que nos estamos enfrentando. O haya salida en tromba, pero menos que si no existieran esas incertidumbres. Otro posible perjuicio para Navarra y para España es que la inversión puede salir en tromba pero hacia afuera, y no venir a su vez la inversión en tromba del exterior. Esto puede suceder por ejemplo por la fiscalidad y la inseguridad jurídica, entre otros motivos.

X

Cuando vemos subir la bolsa de manera tan intensa al anunciarse la eficacia de una vacuna, lo que están reflejando los mercados es esta forma de analizar la situación. Todo el dinero acumulado durante estos meses al que se puede dar salida bruscamente, además del lógico efecto dinamizador del crecimiento, sería también el catalizador que haría falta para dar la vuelta a la situación. Todo ciclo económico conlleva una serie de factores que se retroalimentan, ya sea para bien o, en las recesiones, para mal. Para salir de esa retroalimentación y el círculo vicioso que implica hace falta un catalizador, algo que provoque el paso de una retroalimentación negativa a una retroalimentación positiva. Los elementos para salir de esta situación, el ahorro y la vacuna, por tanto están ahí. El elemento que queda para alinear hacia la recuperación todos los factores es el político. Triste sería que con todo a favor y tras lo que estamos pasando fuera el gobierno quien viniera a estrangular o empequeñecer la recuperación.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

   Dar de baja