El NICDO, ¿ingresa 8,4 millones o pierde 4,4?

Otra de las noticias de hace unos días en el capítulo de sucesos inadvertidos han sido las finanzas de NICDO, la sociedad pública que gestiona Baluarte, el Navarra Arena, el Planetario o el Circuito de Los Arcos, respecto a las que su director gerente realizaba una comparecencia en el Parlamento de Navarra. Para quien no obstante la noticia no pasara desapercibida, seguramente le resultaría sorprendente la previsión de que, en medio de la paralización de la actividad y el desplome de la economía por el Covid-19, NICDO anunciara para fin de año unos ingresos de 8,4 millones de euros. Incluso asumiendo que la previsión inicial de ingresos antes del coronavirus era de 10,3 millones, se podría pensar que el NICDO es una sociedad a prueba de pandemias que va como un tiro.

X

x

Como era de esperar los grupos gubernamentales se mostraron encantados con estos números. Para Geroa Bai, por ejemplo, la misión de NICDO “tiene una mirada sumamente amplia” y “es evidente que esta empresa pública tiene una labor de gerencia muy importante y en materia económica es muy buena”. Por su parte, Bildu indicaba que “es fundamental el compromiso de los grupos parlamentarios a través de los presupuestos con este sector“, recordando que “este es un sector que durante el tiempo de pandemia ha sido fundamental”.

X

Los grupos que sostienen al gobierno no han hecho autocrítica en nada desde que están en el gobierno, ¿la iban a hacer ahora a la vista de las cifras anteriormente citadas? Y eso que, como indicábamos, hablamos de la sociedad que gestiona el Navarra Arena o el Circuito de Los Arcos, obras que recibieron las críticas más despiadadas de los grupos que ahora dicen que al apoyo presupuestario a este sector es fundamental y más ahora. ¿Son sin embargo las cosas tan sonrosadas como nos las presentan?

X

Da igual si la información sobre la comparecencia y las cuentas de NICDO la leemos en el Diario de Navarra o en el Diario de Noticias, por ninguna parte aparece la palabra “pérdidas”. ¿Pero no nos dicen que NICDO va a tener 8,4 millones de euros en ingresos? ¿Por qué habría que hablar de pérdidas?

X

Tal vez resulte necesario comenzar distinguiendo entre ingresos y beneficios. Un viejo chiste dice que al hijo de un empresario le avisaron alarmados los trabajadores de una empresa de tuercas advirtiéndole de que con cada tuerca que vendían perdían medio dólar. Da igual, decía el hijo del empresario, ¿acaso no las vendemos por millones?

X

O sea, si una empresa fabrica un millón de tuercas que le cuestan 1 euro y las vende a 0,5 euros, la empresa tendrá 500.000 euros de ingresos, pero 500.000 euros de pérdidas. Esa es la diferencia entre ingresos y beneficios. ¿Qué es entonces lo que sucede con NICDO?

X

Si revisamos las cuentas de NICDO del año pasado, en la añorada vieja normalidad anterior a la pandemia, nos encontramos con que facturó 8,3 millones de euros, pero que tuvo 4,4 millones de pérdidas. ¿Cuántas serán las pérdidas este año? ¿Como las del año pasado por lo menos?

X

x

Otra cosa que vemos en las cuentas de NICDO es que el año pasado, cuando todo iba bien, tuvo todas esas pérdidas de 4,4 millones pese a recibir 1,28 millones de euros en subvenciones. Con todos estos datos ya podemos empezar a contemplar a nuestra querida NICDO de una forma alternativa.

X

Desde luego resulta bastante discutible que una sociedad pública con unas pérdidas de 4,4 millones sea una bendición para nuestra comunidad. ¿No sería más bendición que ganara 4,4 millones en vez de perderlos? Desde luego hay quien dice que no hay que reparar en pérdidas en estos casos, que esas pérdidas generan beneficios colaterales de difícil estimación que, no obstante, se presume que superan a las pérdidas. Naturalmente esto es una absoluta falsedad, propia de quienes aún defienden la teoría keynesiana del cristal roto. Asumiendo que gastar esos 4,4 millones genere por un lado un beneficio multiplicador en otras empresas, para gastar esos 4,4 millones primero hay que detraerlos vía impuestos de las empresas, familias e individuos, provocando por otro lado un perjuicio multiplicador aún mayor. La administración simplemente quita dinero de donde se genera para derivarlo hacia donde se destruye. Si fuera bueno por sus efectos multiplicadores que una empresa pública perdiera 4,4 millones, sería aún mucho mejor que perdiera 8,8 millones, u 888 millones.

X

El lector es muy libre de pensar lo que quiera sobre las cuentas del NICDO y su utilidad social, o si sería mejor tener dos Navarra Arena o cuatro Circuitos de Los Arcos en vez de uno, pero que al menos lo haga disponiendo de todos los puntos de vista y todos los datos.

X

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja