La policía y los datos de los detenidos desmienten a los que acusan de los disturbios a VOX

La izquierda niega, a veces de una manera bastante pintoresca, que entre los autores de los graves disturbios contra el estado de alarma haya miembros de la extrema izquierda. La lógica de su acusación, contra todas las evidencias documentales y materiales, es que si tenemos un gobierno de extrema izquierda no puede ser que la gente de extrema izquierda se manifieste contra ese gobierno. Como si la extrema izquierda que representan el PSOE y Podemos pudiera controlar por completo a colectivos como los okupa, los anarkistas, los CDR, los pro etarras, las peñas de fútbol más enloquecidas o los inmigrantes ilegales, por no hablar de los zumbados de complicada adscripción política.

X

Un ejemplo de ello es el joven detenido Cantabria por publicar un vídeo llamando a una concentración en Santander anunciando que “Este viernes sacaremos las armas contra los cerdos bastardos de la élite, revolución o muerte”. El vídeo no tiene por lo demás ni pies ni cabeza, aunque su discurso de “los de abajo” luchando contra “los de arriba” no deja de tener algunas reminiscencias llamativas con algunos otros discursos. Por lo demás, la izquierda institucional, gubernamental y mediática olvida que los de arriba ahora son ellos. Por eso también se encuentran con la hostilidad de al menos una buena parte de la ultraizquierda.

X

https://www.instagram.com/p/CG7Gkd6IJx3/

x

En las redes resulta relativamente sencillo encontrar documentos gráficos de que los violentos que protagonizan los disturbios de los últimos días tienen poco de “cayetanos”. Ya sea por su estética, por las pintadas a favor de la okupación que dejan a su paso, o por algunos de los gritos que coreaban mientras arrojaban objetos a la policía (“fuera fascistas, de nuestros barrios”). Cuando la gente como Errejón que antes gritaba “nazi de día, de noche polícía” se subió al carro del euro y pasó a mandar a la policía, parece que no toda su parroquia le siguió en su pirueta.

X

x

Entre medios tan pretendidamente serios como El País, resulta llamativo como las propias noticias que publica se contradicen entre sí. Tan pronto asegura que la responsabilidad de las protestas es de VOX como, citando fuentes policiales, en la página siguiente niega semejante vinculación:

x

La policía no ha encontrado, hasta ahora, “ninguna conexión” entre los distintos grupos que, en los últimos días y convocados a través de las redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea, han provocado disturbios de distinta gravedad en una veintena de ciudades españolas en protesta por la instauración del estado de alarma y el toque de queda para frenar la segunda oleada de la pandemia. “Los participantes no responden a ningún perfil concreto”, coinciden en señalar diversas fuentes policiales consultadas por EL PAÍS.

“Hay gente de extrema derecha, ligados muchos a grupos ultras del fútbol, pero también grupúsculos de izquierda, individuos antisistema con antecedentes por hechos similares, algún negacionista [de la pandemia] o simples delincuentes que aprovechan para robar… depende de la ciudad”, detalla un responsable policial. En la noche del sábado, fueron detenidas 56 personas —33 de ellas en Madrid— por participar en altercados que fueron desde la quema de contenedores y el lanzamiento de objetos a agentes antidisturbios al saqueo de comercios. “Es un batiburrillo ideológico tan difuso como confuso”, admite un alto mando policial.

X

X

El diario El País, en sus contradictorias publicaciones, también informa de que 25 de los 33 detenidos durante las protestas del sábado en Madrid han pasado a disposición judicial. Entre los detenidos, señala, 14 tienen antecedentes policiales y uno de los 14, además, tiene vínculos con grupos neonazis. Eso sí, el diario añade a continuación que 5 de los detenidos son marroquíes y uno argelino. Al final, tirando de ironía, va a ser verdad lo de que de esta crisis, gracias al rechazo general al gobierno, sí que vamos a salir más unidos.

X

x

Frente a la posible desorientación derivada del tipo de personajes que practican la kale borroka, donde no es posible perderse es en el posicionamiento de las fuerzas políticas al respecto. Por ejemplo, VOX ha condenado todas las acciones violentas y ha mostrado su apoyo a la policía. Por el contrario, la izquierda y las fuerzas que ahora dan apoyo al gobierno llevan años alentando la violencia callejera, desde Podemos a los nacionalistas catalanes de los CDR, pasando por Bildu. La paradoja lleva al extremo de que ayer veíamos a la portavoz de Podemos en el parlamento de la Comunidad de Madrid, Isa Serra, condenando los disturbios, cuando cualquiera puede encontrar un vídeo en la red del pasado de Isa Serra como practicante de la kale borroka.

X

x

VOX no puede responder uno a uno por los millones de votantes y simpatizantes que tiene, pero sí puede decir tranquilamente que condena con la misma vara de medir la violencia de la extrema izquierda que la de la supuesta extrema derecha. Los problemas con la violencia política es evidente que los tiene la izquierda. Y no de ahora, sino desde 1934. El gobierno de España está lleno de personas que no condenan dictaduras de izquierda. Por supuesto que la izquierda tiene severos problemas para condenar la violencia de los grupos de izquierda, en parte por eso la niega, como la “trifulca de Alsasua”: mientras supuestamente no exista, no tiene que enfrentarse al dilema de condenarla.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 4,43 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentarios (1)
  1. Josetxo says:

    lo tremendo es que haya que hacer una noticia para desmentir unas falsas noticias.. y que los progres consigan marcar la agenda.. hasta NC les hace el juego.. porque el titular debería ser la izquierda manipula

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 10 Thumb down 1

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

   Dar de baja