El gobierno prepara un nuevo ataque a la sanidad y la educación privadas a través de la fiscalidad

Esta misma izquierda que cuando estaba en la oposición decía que los niños españoles pasaban hambre, nos dice ahora sin asomo de sonrojo que esos niños españoles tan pobres y hambrientos resulta que están gordos, luego hay que subir los impuestos a las bebidas azucaradas. La lógica puede ser cuestionable, la demagogia denunciable, pero vayan ustedes rascándose el bolsillo cada vez que se vayan a comprar una bebida porque el gobierno necesita una vez más de su dinero, además de todo el que ya está usted pagando, por supuesto. Tampoco se puede negar la maestría de la izquierda a la hora de subir los impuestos a los pobres pero por su bien, para que dejen de comer mal y empiecen a frecuentar más asadores.

X

x

Igualitarismo gubernamental

Aunque Garzón aporta lo que puede al saqueo gubernamental de nuestros bolsillos, el gobierno socialpablista amenaza con subidas del IVA hasta el máximo previsto del 21% para la sanidad y la educación privada. Se trata de acabar con esta democratización de la sanidad y la educación en virtud de la cual millones de familias españolas, tras pagar con sus impuestos las camas y pupitres públicos, hacen un esfuerzo extra para pagar una cama o un pupitre privado, tratando de acceder a un plus de calidad sobre los servicios públicos que ofrece el estado. Este gobierno quiere que la educación y la sanidad privadas sean más elitistas y sólo al alcance de los más potentados. También quiere que la población dependa del estado en todas las cuestiones fundamentales, particularmente en la Educación, ya que la Educación tiene que ser igualitaria en el sentido de que todo el mundo tiene que salir del sistema educativo teniendo unas ideas iguales a las del gobierno. En esto también sólo los más ricos deben poder pagar una educación alternativa.

x

X

Aprovechan la crisis para recortar la libertad de elección de los españoles

La idea de subir el IVA a la educación y la sanidad privada es por tanto una medida económica, pero también y en gran medida ideológica. De algún modo es una proyección de la tesis de que los niños no son de los padres, sino del gobierno. Según esta tesis los padres pueden ser un peligro para sus hijos, especialmente los padres con ideas que no coinciden con las del gobierno. Para nuestros actuales gobernantes el gran riesgo del sistema educativo no es el totalitarismo sino que, dejada la educación a la libertad de las familias, todos los niños se quedaran sin vacunas, sin transfusiones o sin clítoris. Lo cierto es que no hay ningún país con libertad educativa en el que los niños no se vacunen, no reciban transfusiones si las necesitan o las niñas se queden sin clítoris. O sea, una vez más nos ponen ante un falso dilema. Por el contrario, lo que no hay es ninguna dictadura con libertad educativa.

X

Irónicamente, expulsar a las familias de la educación o la sanidad privada podría ser un grave quebranto para el gobierno, al menos en términos económicos. Si todos los españoles que acuden a la sanidad privada o a la educación concertada aterrizaran de sopetón en la sanidad y educación públicas, el estado no tendría recursos para darles el servicio. Bastante mal están ya las cuentas del estado para pagar la educación y la sanidad sin todas las familias que le ahorran ese coste al estado acudiendo al circuito privado.

x

X

Subir impuestos y recortar salarios tiene los mismos efectos

Por lo demás, como cualquier otra subida de impuestos, no puede esperarse sino una contracción del consumo y el crecimiento. Si se sube el precio de las bebidas azucaradas, sucederá por ejemplo que el comprador no podrá tomarse 10 bebidas al mes sino 9, lo que hundirá la cuenta de resultados del supermercado y de la fábrica de bebidas, que tendrán que despedir a un embotellador y a una cajera. Los cuales pasarán de cotizar y pagar impuestos a quedarse en el paro y cobrar un subsidio. Todo esto en medio de una crisis sin precedentes respecto a la que sólo sabemos que lo que no funciona en el resto de crisis económicas tampoco funcionará con esta. Las medidas por lo demás se enmarcan en la política radical de este gobierno cuyos hechos todos los días desmienten que tenga el menor interés en el diálogo y la unidad. Mientras me clavas otro tenedor en el ojo no me pidas apoyo ni me digas que buscas de corazón la unidad.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja