La “bandera de los cojones” de El Drogas

Enrique Villareal, “el Drogas”, goza estos días del protagonismo que le confiere la presencia de un documental sobre él en el Festival de Cine de San Sebastián. La celebración del festival en estos extraños tiempos de pandemia provoca que el Drogas venga a ser la figura más relevante que pasa por las alfombras en la “nueva normalidad”, lo que ya de por sí es tanto una crónica como un diagnóstico. En su papel de antisistema del sistema que participa en festivales con documentales subvencionados, el Drogas ha tenido a bien glosar el pensamiento que le ha llevado a ser merecedor del paseo por la alfombra y la subvención. ¿Qué es lo que hay que decir en la España actual para que te den premios, presencia en los medios y subvenciones?, el Drogas te lo explica a la perfección. Así, entrevistado por los medios ha dejado perlas como que “Tenemos un puñado de diputados de ultraderecha, otro puñado de la extrema derecha y otro de la derecha casi extrema. Y Podemos es la cataplasma de la tranquilidad. Pues ya ves tú el panorama que tenemos en este país. Me alegro de que hoy se movilice toda la zona sur de Madrid para criticar lo que se les quiere imponer”.

X

Abundando en su papel de reflejo del discurso dominante que le impulsa al estrellato, el Drogas también declaró que “Mi España es la de los sanitarios y no la que se envuelve en la bandera de los cojones”.

X

Tras este moderado recital contra el extremismo del célebre letrista de “alguien debe tirar de gatillo”, las redes sociales hirvieron con todo tipo de comentarios en contra y a favor. Porque efectivamente, la situación actual no se explica sin que el discurso de El Drogas se encuentre normalizado en una parte de la sociedad.

X

No obstante, el Drogas desafina claramente cuando se convierte en analista. Desde luego no le discutiremos que VOX, el PP y Ciudadanos son la extrema derecha porque hace poco el mismo Drogas declaraba que el PSOE y Errejón también son la extrema derecha. Ayer mismo la sede del PSN en Burlada fue atacada con pintadas acusando a los socialistas de fascistas. Si uno se va lo bastante a la izquierda, todo es extrema derecha. Llegados a cierto punto, a la derecha de la ETA todo es fascismo. Desde cierta posición hasta el Drogas puede ser la extrema derecha fascista.

x

X

Respecto a las medidas de confinamiento aplicadas a la zona sur de Madrid, llama poderosamente la atención que hayan provocado protestas organizadas apoyadas por el PSOE y Podemos. Por un lado porque a quienes se pronunciaban contra la prolongación del estado de alarma y el confinamiento tras semanas y semanas de reclusión domiciliaria se les llamaba irresponsables y negacionistas, señalándoseles que no existe el derecho a contagiar. Por otra parte porque tras el fin del estado de alarma se han producido diversos confinamientos en distintas comunidades, lo que al parecer no es un problema sino una medida prudente y necesaria salvo que se trate de Ayuso y Madrid. Asimismo resulta irónico que partidos que desde el gobierno pedían responsabilidad y unidad a la oposición y que cejara en sus tímidas críticas ahora apoyen abiertamente movilizaciones callejeras contra los gobiernos que no son de su signo. Por otro lado que todo esto resulte bastante cínico tampoco parece demasiado problema para los partidarios del gobierno, en la medida en que su postura se vea reflejada en personajes como el Drogas.

x

 

 

X

Como casi todas las escasas personas que no son de extrema derecha, el Drogas tiene un embrollo neuronal importante con el asunto de la bandera de España. Nada tiene que ver la bandera con no apoyar a los sanitarios. Como dicen que una imagen vale más que mil palabras, he aquí algunos ejemplos de sanitarios durante la pandemia envueltos en la bandera de los cojones.

x

X

Por último, podría pensarse que esto de llamar bandera de los cojones a la rojigualda es un gesto propio de una posible acracia internacionalista del personaje, pero como muchos otros personajes del estilo da la impresión de que el Drogas sólo odia la bandera de España, y que no hablaría de la bandera de los cojones para referirse a la ikurriña o a la senyera. Tampoco parece, y una imagen vuelve a valer más que mil palabras, que el concepto bandera de los cojones sea aplicable tampoco a la bandera republicana, en la que se envuelve el líder de Barricada. Podríamos concluir con un desahogo diciendo que el Drogas es un bobo de los cojones, pero tampoco sería un gran desahogo pensando que en todo caso sería un bobo de los cojones al que le estamos subvencionando. También podríamos preguntarnos cuántos premios y subvenciones le darían a alguien que dijera de la ikurriña, la estelada o la bandera republicana que son banderas de los cojones. Pero no procede la pregunta si ya sabemos la respuesta y que jugamos en un tablero absolutamente inclinado en el que los personajes como el Drogas siempre juegan cuesta abajo. Las tonterías que diga el Drogas son no obstante lo de menos, de lo que se trata es de enderezar el tablero. De hecho puede llegar un punto en que las tonterías de el Drogas y compañía sean ya tan excesivas y absurdas que ayuden a enderezarlo.

x

X

x

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, media: 4,64 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja