El caso de Luka Doncic: ¿es racismo si un negro llama “puto blanco” a un blanco?

Redacción 24 agosto 2020 Noticias
Imagen de El caso de Luka Doncic: ¿es racismo si un negro llama “puto blanco” a un blanco?

El racismo es un asunto muy sensible en los últimos tiempos. Si en un evento deportivo un jugador o el público llaman “negro” a un negro, el escándalo está formado. Hemos montado toda una estructura ideológica y conceptual indiscutible alrededor de la violencia racista, como alrededor de la violencia machista. O sea, si un hombre pega a una mujer es por machismo. Una mujer puede pegar a otra mujer, pero un hombre no podría pegar a una mujer con ese mismo motivo. O sea, no se admite que exista una violencia no machista del hombre contra la mujer. Aunque es evidente que pueden existir motivos no basados en el machismo para que un hombre actúe violentamente contra una mujer, no se pueden admitir para que el machismo sea una explicación total y perfecta de todos los casos. Como si por otro lado la violencia de un hombre contra una mujer no basada en el machismo fuera menos condenable. Algo parecido pasa con el racismo.

X

Si un blanco pega a un negro es racismo. No se concibe que un blanco pudiera pegar a un negro si no existiera el racismo igual que no se concibe que un hombre pudiera pegar a una mujer si no existiera el machismo. No obstante, un negro puede pegar a un blanco y eso no se considera necesariamente racismo. Y por supuesto un negro puede pegar a otro negro, pero hay que suponer que por motivos por los que no podría pegarle a ese mismo negro un blanco, ya que la violencia de los blancos contra los negros se explica por el racismo. Como con el machismo, no dejemos que ningún racista escape a su estigma por abrir la puerta a que un blanco pueda pegar a un negro por motivos que no sean racistas, o por los mismos motivos por los que un negro pegaría a otro negro. Todo lo cual nos lleva a la actualidad, al deporte y a la NBA.

X

En las últimas horas y aún en la resaca del Black Lives Matter, la noticia ha sido que durante un partido de baloncesto un jugador negro le ha llamado “puto chico blanco” a Luka Doncik, la estrella eslovena de los Dallas Mavericks.

X

Paradójicamente, mientras sucedía esto todos los jugadores portaban en sus camisetas eslóganes baratos contra el racismo y la desigualdad, y por supuesto al inicio del encuentro participaron en el ridículo arrodillamiento que la corrección política ha impuesto como ritual obligatorio de sumisión al discurso dominante. Lo que sucede es que la vara de medir parece que no es la misma según el racista sea blanco o negro. De hecho la NBA no ha tomado de momento ninguna sanción contra el jugador negro, lo que invita a preguntarse qué hubiera sucedido, y más en estos momentos, de haber sucedido las cosas al revés. Podría parecer un asunto menor, pero no lo es cuando el foco político mundial y buena parte de la campaña electoral en los EEUU gira en torno a esta cuestión, que en realidad no se puede llamar cuestión porque lo que impone el discurso dominante no se cuestiona: se acepta de rodillas sin rechistar.

X

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 3 de septiembre de 2014