El bastardo Cervantes y el genocida Junípero

Redacción 22 junio 2020 Noticias, Noticias destacadas
Imagen de El bastardo Cervantes y el genocida Junípero

California es un lugar extrañamente ausente de la historia y el sentimiento de los españoles. Estos días se ha producido una cierta indignación en las redes sociales, no obstante, por la destrucción de una estatua de Fray Junípero, san Fray Junípero para ser exactos, a manos de las hordas antifa, cuyos métodos tanto recuerdan al fascismo. Sin embargo, lo cierto es que para muchos españoles la primera noticia “ever” sobre fray Junípero ha sido la destrucción de su estatua, la cual es un acto notablemente bárbaro, como el ataque a la estatua de Cervantes, pero que oculta el absurdo desconocimiento que nosotros mismos tenemos de nuestra historia, como para exigir que la conozcan los extranjeros.

x

X

Podríamos decir que California es uno de los casos más brillantes de la colonización española. Hay quien podría pensar que mejor vivirían los indios si jamás hubiera llegado el hombre blanco a América. En realidad, en algunos lugares de América es relativamente fácil hacerse una idea de cómo vivirían los indios si nunca hubiera llegado el hombre blanco y tampoco es una cosa particularmente envidiable. De hecho retroceder a su nivel sería sencillo y nadie lo hace. Desde luego California no sería ahora lo que es. Con unos 40 millones de habitantes, por tanto un tamaño ligeramente inferior al de España, su PIB sin embargo es 2,5 veces el nuestro. Silicon Valley es el epicentro mundial de las empresas tecnológicas. Por otro lado, la población de origen hispano es mayoritaria. No todo en California es tecnología, desde luego. California -recuérdese la serie Falcon Crest- produce el 90% del vino que se consume en los EEUU y si fuera un estado independiente sería el cuarto productor mundial. Las vides las llevaron los españoles a California. No descartemos por tanto que los antifa, además de atacar las estatuas, destruyan todas las botellas de vino del país y arranquen los naranjos de raiz.

X

Esta pequeña descripción de California, por no decir de ese pedazo de la vieja España, viene a cuento porque California fue fundada por los españoles y en aquella fundación tuvieron un papel fundamental las misiones que iba levantando San Junípero para evangelizar y ayudar a los indios, a los que aparte de la palabra de Dios les enseñaba los rudimentos de la agricultura, la ganadería, el derecho o el comercio. San Junípero se posicionó en diversas ocasiones a favor de los indios y en contra de las autoridades coloniales, por lo que más allá de la crítica de algunos revisionistas no es dudoso el aprecio que se le profesaba por parte de los nativos. De hecho, la estatua de Fray Junípero es una de las que se pueden encontrar en el Capitolio de los EEUU, en el que cada estado propone dos estatuas de sus personajes más ilustres para figurar como sus representantes. California propuso a Fray Junípero, bien es cierto que en los últimos años, por lo que parece es el sino de los tiempos, se ha intentado -por ahora sin éxito- sustituir la estatua de Fray Junípero por la de Sally Ride, la primera lesbiana en salir al espacio.

X

Decíamos además que Fray Junípero no es sólo Fray Junípero, sino san Fray Junípero desde el año 2015, en que fue canonizado por el Papa Francisco.

x

X

Podríamos dedicar muchas líneas a Fray Junípero, a los exploradores españoles y al Imperio, pero lo que resulta bastante indiscutible, y esta polémica es vivo ejemplo de ello, es que no se puede destruir el pasado de la humanidad sin destruir España, o destruir España sin destruir el pasado de la humanidad. O sea, lo que pasa en California no se entiende sin España. El pasado español se extiende por medio mundo. Algunos pensaran que para vergüenza nuestra y otros que para nuestro orgullo. Esta discusión también merecería muchas líneas pero pensemos un par de cosas. Hubo imperios que se impusieron militarmente, pero no culturalmente porque su desarrollo era inferior. Es por ello que Roma sobrevivió de algún modo a los bárbaros, que se convirtieron en vencedores romanizados. Las culturas indígenas, por el contrario, no prevalecieron porque la cultura que expandía España era muy superior a la nativa. Recordemos que lo que se encontraron los españoles en América no era la Arcadia feliz, sino pueblos primitivos (por eso los que descubrimos las dos orillas fuimos nosotros y no ellos) entregados a la guerra, la esclavitud, los sacrificios humanos y el canibalismo. Otros imperios se expandieron a costa de la aniquilación de los pueblos con los que se encontraban, como pasó en América con todos los nativos que no fueron colonizados por los españoles. Desde luego hubo pueblos mucho más crueles que fueron mucho más pequeños que nosotros. A lo mejor es que lo vemos bajo nuestro punto de vista pero, el Imperio español fue sin duda el más “progresista” (con perdón) desde Roma. Obviamente podrán señalarse aspectos negativos, pero habría que analizarlos desde los parámetros de la época y no desde los del presente, como hacen tantos derribadores de estatuas. Podemos cuestionar hasta qué punto fray Junípero, fray Bartolomé de las Casas o Isabel la Católica protegieron a los indios, pero no podemos cuestionar que donde llegó el Imperio español al menos quedaron indios. O sea, seguro que los defensores de los indios de otras naciones no fueron mejores que los nuestros.

X

Para concluir merece la pena volver a subrayar la curiosa coincidencia en la forma de proceder de los fascistas y los antifas. Más allá de su violencia y su intolerancia hacia el que no comparte su discurso, salta a la vista que entre quemar libros y derribar estatuas tampoco hay un gran camino. ¿O hay que quitar la estatua de Cervantes pero leer sus libros? Los que queman libros, ¿no aplican exactamente esa lógica? ¿Y cuál es la lógica que distingue quemar libros de eliminar películas? ¿Tan diferente del fascismo creemos que es lo que estamos viendo? Tampoco puede dejar de resultar llamativo que los mismos que hablan de las bondades del interculturalismo y la eliminación de fronteras nos digan que lo mejor que les pudo pasar a los indios o a los negros es haber seguido viviendo para siempre en una burbuja. ¿En qué quedamos? La pregunta en todo caso es si todo este izquierdismo global o como queramos llamarlo sigue creciendo o está retrocediendo, porque si avanzan ellos es que retrocedemos nosotros. A lo mejor es que pensamos que cuanto más avancen menos presión ejercerán sobre nosotros, que cuanto más tarde reaccionemos más fácil será la victoria y que el momento de reaccionar es mañana. Que es un poco lo que llevamos pensando treinta o sesenta años, a la vista están los resultados.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (1)
  1. De Navarra says:

    Aquí se ha hablado mucho de fascistas y antifas, pero ni una palabra de comunismo que, en realidad, es lo que está detrás de todos esos movimientos violentos. El comunismo todo lo que toca lo destruye, y lo malo es que está ocupando diversos organismos supranacionales con el objetivo de controlar el mundo.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 12 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

Encuestas

Y usted, ¿cómo lo ve?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 11 de junio de 2012