El quid de los “bots rusos” de Twitter

Ángel Manuel García Carmona 13 abril 2020 Noticias, Opinión
Imagen de El quid de los "bots rusos" de Twitter

El pasado Miércoles Santo, día 8 de abril, a medida que se adentraba la noche en la mayor parte del territorio peninsular ibérico, varias cuentas de la red social Twitter fueron suspendidas sine die sin un motivo real aparente (la cifra podría haber rondado los trescientos).

En teoría, una de las justificaciones emitidas por el área de soporte técnico -y censor- de esta red social habría sido la emisión de spam (contenido no deseado) masivo. Luego, se sostiene que muchos censurados publicaron un estándar de texto similar a los resultados de un log en consola de tuiteado automático.

Muchos usuarios empezaron a detectar pérdidas nada despreciables de seguidores. No obstante, es conveniente recordar que, en sí, este fenómeno es bastante habitual en la tuitosfera (distinto es que en esa ocasión, la cuantificación de los daños pudiera ser mayor).

Twitter tiene unos objetivos ideológicos muy claros

El CEO de Twitter, Jack Dorsey, llegó a reconocer, en una ocasión, que admitía completamente la parcialidad y sesgo izquierdistas en cuanto a la “administración” de contenidos en esta red social. Ahora bien, ¿en qué medida hay que tener en cuenta estas declaraciones?

No conocemos el contenido exacto de las hipotéticas consultas en SQL (o comandos de servicios basados en NoSQL) que dan lugar, dentro de determinadas funciones programadas en un servidor, a las habituales suspensiones en masa de perfiles.

No obstante, los patrones de censura no son indiferentes ni indiscriminados. Se procura censurar todas aquellas voces que cuestionen tanto los dogmas de la corrección política “progre” como cualquier postulado o estrategia de las distintas expresiones revolucionarias.

Es por ello que los perfiles, habitualmente, suelen responder a tradicionalistas, conservadores, identitarios y paleo-libertarios. Ya sea en la totalidad o en proporciones más reducidas, algún que otro punto de lo mencionado en el párrafo anterior se cuestiona.

Eso sí, el criterio de Dorsey no es una excepcionalidad en la Web 2.0. Por lo general, las Big Tech están alineadas a los intereses del Big Government (pero no tanto en base a un crony capitalism más local, sino también de cara a objetivos de causas izquierdistas, “progres” y globalistas).

Por suerte, de Twitter uno puede escaparse

Como usuario, uno está en el derecho de ejercer su libertad de expresión para reprobar el mal servicio prestado por un agente del entorno del social media (el no tener titularidad estatal no es un eximente de crítica alguna).

No obstante, no solo es posible renunciar a seguir participando en ese “proto-universo virtual izquierdista” (aunque, personalmente, no lo recomiende, en pro de la difusión de determinados contenidos en defensa de la Ley Natural de Dios, la tradición, la dignidad humana y la libertad).

De hecho, es posible (aparte de loable) tanto promover como ofrecer otras alternativas en el mercado, entre las cuales está la ya existente Gab. Pero como digo, no considero que haya que tirar la toalla ante el pajarito azul.

En cualquier caso, conviene no distraerse (sin intención de restar importancia a nada), ya que hay otros problemas que no dejan de ser más preocupantes. Desde el PSOE y PODEMOS, con el pretexto de la preocupación por los bulos, están hasta prestando atención a los “bots”.

Pero es que mientras que en Unidas Pandemias han presentado una querella judicial, el famoso comensal político del restaurante Válgame Dios anunció que las autoridades estatales están monitorizando las publicaciones en redes sociales en busca de “discursos peligrosos”, contra la “desinformación”.

Por lo tanto, ya concluyendo, lo que hay que tener presente es que existe una intención de imposición de una “verdad oficial” (por medio de la censura), en la que estarán implicados, en el caso español, tanto un gobierno con tintes totalitarios como corporaciones más amigas del Estado que del mercado.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (3)
  1. De Navarra says:

    Bots, log en consola, CEO de Twitter, SQL, NoSQL, Web 2.0, Big Tech, Big Government, crony capitalism,
    Gab… Por favor. ¿Vds. creen que el común de los mortales puede seguir un artículo como ese, sin una traducción simultánea?. Tal vez, un servidor ya no sea común, pero sigo siendo mortal, así que les ruego que no me maten con semejante jerga; al fin y al cabo, todo el artículo podría resumirse a las tres últimas líneas: “…lo que hay que tener presente es que existe una intención de imposición de una “verdad oficial” (por medio de la censura), en la que estarán implicados, en el caso español, tanto un gobierno con tintes totalitarios como corporaciones más amigas del Estado que del mercado”.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 11 Thumb down 0

  2. De Navarra says:

    Bots, log en consola, CEO de Twitter, SQL, NoSQL, Web 2.0, Big Tech, Big Government, crony capitalism, Gab… Por favor. ¿Vds. creen que el común de los mortales puede seguir un artículo como ese, sin una traducción simultánea?. Tal vez, un servidor ya no sea común, pero sigo siendo mortal, así que les ruego que no me maten con semejante jerga; al fin y al cabo, todo el artículo podría resumirse a las tres últimas líneas: “…lo que hay que tener presente es que existe una intención de imposición de una “verdad oficial” (por medio de la censura), en la que estarán implicados, en el caso español, tanto un gobierno con tintes totalitarios como corporaciones más amigas del Estado que del mercado”.

    ¿Te gusta? Thumb up 2 Thumb down 0

  3. Alambique says:

    Pues sí De Navarra tiene razón, Hasta el gorro del uso tontaina de tanto anglicismo.

    ¿Te gusta? Thumb up 3 Thumb down 0

Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 11 de marzo de 2019