Un gobierno de “ideólogos”

Redacción 27 marzo 2020 Noticias
Imagen de Un gobierno de “ideólogos”

Vaya si estamos notando lo que significa tener un gobierno compuesto en su mayoría, no digamos en su cumbre, por personajes totalmente ajenos a la gestión de una empresa, de un presupuesto, de una entidad, en el mundo real. Pedro Sánchez, por ejemplo, tan sólo tiene una mínima experiencia como concejal de Madrid y como consejero en la Asamblea de la archiquebrada Caja Madrid. Pablo Iglesias es un teórico que llegó al poder para hacer la revolución e implantar la dictadura del proletariado. Lo sabe todo sobre escraches pero nada sobre comprar una mascarilla.

X

Como contrapunto a lo que está haciendo el gobierno (o lo que no está haciendo), tenemos a los grandes empresarios de este país, ya sean Juan Roig o Amancio Ortega. Imagínense si, como pretenden los comunistas, el gobierno hubiera nacionalizado Mercadona, DIA, BM, Lecrerc, El Corte Inglés y en general los supermercados que sostienen el suministro y hasta el abastecimiento online. A todos los problemas existentes estaríamos ya sumando el hambre en este país. La duda es si no estaríamos mucho mejor habiendo designando un gobierno de gestión encabezado por Amancio Ortega y Juan Roig.

X

Tener un gobierno de “ideólogos”, frikis y nostálgicos de comunismo incapaces de hacer la hoz con un canuto tiene mucho que ver con el empecinamiento en mantener la convocatoria del 8M, mención que estomaca ya a alguno de los robots humanoides programados para defender al gobierno en las tertulias suceda lo que suceda. El 8M se encuentra en el epicentro de la crisis por una doble cuestión. Primero porque ya en sí el 8M implicaba concentraciones masivas por toda España que fueron sin duda un auténtico acelerador de los contagios. Segundo porque no se podían suspender el fútbol, los mítines, los conciertos u otros actos multitudinarios y mantener el 8M. O sea, que por mantener el 8M se permitieron de rebote además muchos otros actos propiciadores de la multiplicación de los contagios. ¿Y por qué era totalmente intocable el 8M? Porque la política es lo que marca la agenda en un gobierno de “ideológos”.

X

La crisis del coronavirus ha demostrado que el gobierno y lo público no son el escudo impenetrable que detendrá la bala imparable. Una de las dos cosas tenía que ser un timo y era el del escudo impenetrable. Sin embargo, lo que ha demostrado que lo público es tan vulnerable o más que lo privado es una vez más (como en las cajas de ahorros) la gestión de los políticos. En cuanto el coronavirus llegó al País Vasco (comunidad con el mayor gasto público por habitante de España, donde el malvado PP no había hecho ningún recorte), el resultado fue que se infectaron casi de golpe 200 sanitarios colapsando el sistema público sanitario alavés. Por cierto, esto sucedía el 3 de marzo, ¿quién iba a prever antes del 8M que había un problema? ¿Quién iba a pensar hasta la semana pasada que en todos los hospitales iban a faltar mascarillas y equipos de protección para el personal sanitario? Nadie, nadie, habría que ser un genio.

X

Que tampoco nos engañen. Si ahora faltan millones de mascarillas o miles de respiradores no es por los recortes del PP, reales o inventados. Nadie tiene millones de mascarillas o miles de respiradores acumulados por si llega una pandemia, el PP no se dedicó a vender los respiradores y pinchar las mascarillas que se encontró almacenados por el gobierno anterior. No había almacenados los respiradores ni las mascarillas que ahora faltan. Lo que se espera de un gobierno eficaz es que, al aparecer la amenaza, sepa reaccionar y se anticipe a los hechos para hacerse con todo el equipamiento extraordinario que va a necesitar. Esto es gobernar. Esto es gestionar. En esto es en lo que este gobierno de “ideólogos” no para de fracasar.

X

El caso más sangrante en este momento puede ser precisamente el del Ministerio de Sanidad, un Ministerio que en circunstancias normales los partidos desprecian, del que Podemos de hecho prescindió en las negociaciones para llegar al poder. Dicen que su patria es la sanidad pública, pero lo que les interesa es la televisión y el CNI porque su única patria verdadera es el poder. En realidad es una suerte para todos que Podemos no esté al frente de la Sanidad, pero tampoco es que sin Podemos nos haya ido mucho mejor. En el tetris político de Sánchez había que meter en el gobierno a alguien del PSC y, tras el reparto con Podemos, quedaba Sanidad que efectivamente se le entregó a los socialistas catalanes. Así llegó al frente de Sanidad el ministro Salvador Illa, un licenciado en Filosofía que había sido alcalde de La Roca del Vallés, con unos conocimientos en Medicina y Sanidad equiparables a los de Belén Esteban. No es por casualidad que estamos como estamos y que el gobierno no las ve venir y mete la pata en todo lo que hace.

X

Llegados a este punto tal vez debiéramos empezar a valorar sobre qué criterios confiamos en tales o cuáles partidos o en tales y cuáles políticos. En realidad no es malo que los políticos no sean sólo gestores, pero no pueden carecer de la mínima capacidad y experiencia de gestión. No hay países potentes dirigidos por gente que no sabe lo que se hace. Los países disfuncionales tienen líderes incapaces. Si al frente de un país potente empiezas a poner líderes incapaces, el país se acaba volviendo disfuncional. El equilibrio se restablece.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (1)
  1. De Navarra says:

    Veamos pues, facilico y en pocas palabras. Qué prefieren Vds:

    A.- Un gobierno liderado por Snchz y el coletas.

    B.- Un gobierno dirigido por Amancio Ortega… o aunque sea por su chófer. (Por dejar tranquilo a D. Amancio que bastante hace).

    Venga, hagan juego.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 28 Thumb down 2

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

Encuestas

¿Qué opina respecto a este reparto de la ayudas?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 16 de agosto de 2007