Sigue la batalla por la politización de la ikastola Paz de Ziganda

Redacción 26 febrero 2020 Noticias, Noticias destacadas
Imagen de Sigue la batalla por la politización de la ikastola Paz de Ziganda

Algunas ovejas se escapan del redil y la izquierda abertzale trata de evitar que cunda el ejemplo. Decíamos hace unos días que la educación en los colegios del modelo D atravesaba momentos de conflicto interno debido a que la dirección de algunos centros se había opuesto a la politización de los espacios educativos. Esto que debiera ser lo normal es sin embargo algo extraordinario en Navarra cuando se trata de colegios del modelo D, de ahí la mala reputación de la enseñanza en vascuence fuera del entorno nacionalista. A tal punto llega la politización total y sistemática del paisaje educativo en estos centros que la izquierda abertzale se estaba movilizando sólo contra la rebelión de tres de ellos, concretamente Paz de Ciganda, Askatasuna y Berriozar. La buena noticia era que en estos tres centros había por lo menos surgido el debate y eso era porque se había apreciado y reconocido el problema. La mala noticia, evidentemente, es que si la izquierda abertzale sólo llamaba a la movilización en estos centros es que en todos los demás la politización y el adoctrinamiento campan por sus respetos.

X

Las novedades al respecto son que la resistencia a la politización de la educación en vascuence sólo parece continuar en Paz de Ziganda, contra cuya dirección las organizaciones juveniles abertzales redoblan sus esfuerzos. Una de las últimas “ekintzas” para doblegar a la dirección del colegio ha sido organizar una marcha con alumnos de otros centros para concentrarse ante éste y para llenarlo de propaganda política, tal y como las organizaciones abertzales presumen en sus propios manifiestos:

x

x

Son muchas las veces en las que Navarra Confidencial ha reflejado la politización diaria del espacio escolar en los centros educativos del modelo D. Esta apropiación del espacio escolar que llevan a cabo las organizaciones juveniles abertzales incluye la realización de todo tipo de actividades en los propios centros, desde el patio hasta los gimnasios o el aulario, en los que tienen lugar actos reivindicativos de toda especie, incluyendo la colocación de carteles y pancartas, la celebración de asambleas o hasta la realización de performances. Todo ello, desde tiempos inmemoriales, ante la total inacción de la dirección de los centros o del Gobierno de Navarra. Por no tirar de hemeroteca, las siguientes imágenes son recientes y corresponden al patio del colegio público Eunate, uno de los centros contra cuya dirección por lo visto no hace falta movilizarse porque las organizaciones estudiantiles de la izquierda abertzale ejercen un control absoluto, sometiendo a los alumnos a un activismo político permanente.

X

x

Esto es en lo que de algún modo parece que quiere evitar convertirse Paz de Ziganda, lo que se comprende perfectamente aunque resulte excepcional que un centro del modelo D se atreva a desmarcarse, que por otro lado está por ver que lo consiga. A lo que asistimos es al hostigamiento de este centro por intentarlo.

x

x

Como remate final, el vídeo de la marcha contra la ikastola Paz de Ziganda y una vez más la preocupación de que en todos los demás centros la politización se encuentre asumida y normalizada. Y nadie hace nada. Se entiende que no lo hagan quienes esperan beneficiarse de la politización de esos centros y de ese modelo, pero lo de los demás no tiene sentido. Que además no se trata de un asunto de beneficios y perjuicios. Por una cuestión de principios los espacios escolares no tienen que estar politizados. Si lo estuvieran, al menos tendrían que ser plurales. La izquierda abertzale quiere primero politizarlos y después monopolizar esa politización a través de su activismo y su habitual matonismo. Las familias por lo demás deberían poder esperar que los colegios fueran espacios despolitizados y apartidistas y no tener que enfrentar una lucha heroica por tener revertir una situación absolutamente inversa, incluyendo las familias que o quieren educar a sus hijos en vascuence o, por falta de alternativas, se van abocadas a que sus hijos estudien en un centro del modelo D. Lo que estamos describiendo es una situación tan preocupante como que no es que haya algunos centros politizados, sino que se está librando una batalla en un centro porque es el único que trata de evadirse un poco de ese adoctrinamiento. Por otra parte a nadie se le escapa que, en otra vertiente del problema, los ”txabales” que llevan a cabo actos violentos proceden de ese caldo de cultivo. Si queremos que deje de haber melones, es en esos campos donde hay que dejar de cultivarlos, salvo que pensemos que esos melones son un precio pequeño por garantizar la próxima generación de votantes del nacionalismo.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 1 de octubre de 2015