La pasarela del Labrit y el Ayuntamiento de Windsor

Redacción 14 febrero 2020 Noticias
Imagen de La pasarela del Labrit y el Ayuntamiento de Windsor

Gracias a los vídeos de Ter sabemos que esto de la pasarela del Labrit es algo que no representa ninguna novedad a lo largo de la historia de la arquitectura. O sea, no osaremos decir que la pasarela del Labrit está bien o mal construida y menos a las puertas de los resultados de la prueba de carga. Si para la prueba de carga el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Navarra ha utilizado a 3 hombres de peso medio, tampoco enmendaremos la plana a los expertos diciendo, como la prensa abertzale, que había que había que haber usado 16 camiones de 38 toneladas, como en el punte del Vergel hace ahora 25 años. Y es que sobre arquitectura no sabemos nada, pero gracias a Ter sí sabemos un poco sobre las ocasiones en que la gente que no sabía nada ha intentado imponer su criterio a los arquitectos.

x

x

Christopher Wren fue un famoso arquitecto inglés del siglo XVII entre cuyas obras se cuenta para nuestro interés el Ayuntamiento de Windsor, bajo el cual le encargaron que hubiera una galería cubierta en la que se pudieran colocar los puestos y acudir la gente los días de mercado. Lo que a Wren se le ocurrió entonces vino a ser esto:

x

x

La prensa abertzale de Windsor en el siglo XVII, o su equivalente histórico, consideró entonces que la galería estaba incuestionablemente mal diseñada. Que eso estaba mal sujeto, que no hacía falta ser arquitecto para ver que eso era poco sólido y que el día menos pensado se caía todo el techo sobre la gente que estaban debajo comprando en los puestos del mercado. Afortunadamente estaban el gobierno y los opinadores de la época para corregir a Wren y ordenarle que lllenara de columnas la galería, de manera que el diseño anterior pasara a ser este otro.

X

x

Obligado por las autoridades y el clamor popular, Wren no tuvo más remedio que rediseñar su galería y meter una serie de columnas. Pero lo hizo a su modo, vengándose de la ignorancia de sus detractores. Al mirar detenidamente las columnas, puede observarse que no tocan el techo. Wren dejó un pequeño espacio entre el techo y las columnas de modo que las columnas realmente no sujetan nada. Es como si no estuvieran ahí. Su única función es burlarse de los que le obligaron a ponerlas.

X

x

El caso es que 300 años después el techo no se ha caído, lo que viene a demostrar que Wren tenía razón y los opinadores y las autoridades estaban totalmente equivocados. Así que respecto a la pasarela del Labrit, en vez de entrar desde la ignorancia en una guerra mediática sobre los camiones que debería poder soportar, a lo mejor conviene dejar a los que saben que hagan tranquilos sus estudios y sus pruebas. Si hasta los que saben se equivocan a veces, como para fiarse de los que no saben. Que no sólo no saben, sino que a falta de conocimientos técnicos su único criterio para discernir si algo está bien hecho o mal es si esto lo han ordenado hacer los míos o los de enfrente.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (1)
  1. De Navarra says:

    Estos “ingenieros”, opinadores diplomados, son los que, si les toca cocinar, para probar si un guiso está bien de sal se comen el caldero entero.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 15 Thumb down 1

Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 7 de septiembre de 2020