El nuevo gobierno necesita máxima crispación

No estamos en 1934, pero estamos menos lejos de 1934 que ayer y más que mañana